viernes, 31 de julio de 2009

A sangre fría

Por Larsing circulaban varios asesinos u hombres que se jactaban de haber cometido asesinatos o de sus ganas de cometerlos; pero Dick llegó al convencimiento de que Perry era ese ejemplar único, el "asesino nato", absolutamente cuerdo pero sin conciencia y capaz de llevar a cabo, con o sin motivo, los mayores crímenes con la máxima sangre fría.


Dejaron el coche en el camino para no despertar sospechas y comenzaron a caminar por el polvoriento sendero hacia la casa. Silenciosa, aislada, como si hubiese caído del mismo cielo en aquel remoto lugar, la casa de los Clutter parecía perfecta. Después de días hablando y hablando, Dick y Perry apenas se dirigieron la palabra. Portaban una vieja escopeta que llevaba en casa de Dick toda la vida. Habían viajado más de 500 kilómetros para llegar a ese punto y nada, ni nadie, les haría retroceder. Sus dos siluetas recortadas en la noche pronto se acercaron al edificio. Había luces encendidas en su interior. No sabían ni cuantas personas, ni siquiera quienes eran. Les esperaba una caja fuerte repleta de dinero, que haría cambiar sus vidas, lejos, muy lejos, quizá en México. Una vez en la puerta, Dick y Perry se miraron. Sin testigos, susurró uno de ellos. Solamente dos palabras que desencadenaron una furia ciega y que se las llevó la fría brisa de la llanura de Kansas. Y no se volvió a oír nada en aquel lugar esa noche de noviembre. Al menos, nada que alguien escuchara. Sólo silencio y viento.

¿Son monstruos? ¿Son personas que pierden toda su condición humana y matan indiscriminadamente o simplemente queremos creer esto para no pensar que seres humanos como nosotros cometieron los peores crímenes? Enfermos mentales, ineducados, iracundos incontrolados, vidas difíciles o personificaciones del mal. Cada criminal lleva lo suyo y es difícil comprender motivos o móviles. Y es precisamente esto lo que Truman Capote se preguntó en A sangre fría (1966), novela-crónica sobre el asesinato de la familia Clutter el 14 de noviembre de 1959 en el pueblo de Holcomb, Kansas. El soberbio escritor pretendió escribir lo que sería un nuevo género literario, la novela de no ficción, traspasando al papel los hechos reales que rodearon dicho suceso. Quiso describir como ocurrió, cómo se encontraba el pueblo ante tan sanguinario delito y la fuga, captura y juicio de los asesinos, Dick Hickock y Perry Smith. Con la intención de robar una supuesta caja fuerte, entraron en la granja de los Clutter y masacraron a sangre fría al matrimonio, Herb y Bonnie, y a sus hijos, Nancy y Kenyon. La pretendida novedad de Capote no fue tanta, ya que existían precedentes de mezclar literatura y realidad. Sin embargo, los retratos psicológicos de los asesinos y la cadente sucesión de los hechos, convirtió A sangre fría en una obra cumbre no sólo de la literatura estadounidense sino también del periodismo escrito. Además de un éxitos de ventas.
Se supone que leer es sumergirse en vidas e historias ajenas, y esta novela consigue ese objetivo con creces, convirtiendo al lector en compañero codo con codo de los fugitivos, o tertulianos del bar del pueblo, comentando la investigación policial. Además el libro es un estupendo testimonio de la América profunda de los años 50, donde pequeñas comunidades rurales combaten los hechos que los disturban con religiosidad exacerbada y pena de muerte.

Imagen: Fotos policiales de Perry Smith y Dick Hickock (1960).

26 comentarios:

De las imagenes a las letras dijo...

hola que tal paso para saludarte y decirte que esta muy bueno tu blog me gusta mucho felicidades

Merche Pallarés dijo...

"A sangre fría" lo leí hace años y me tuvo absorta desde la primera hasta la última página. MUY interesante.
Referente a estos descerebrados que matan sin ton ni son, simplemente son ratas. Cada ser humano tenemos un animal que nos corresponde. Ellos son las ratas de nuestras alcantarillas, desgraciadamente. Besotes querido Capri, M.

Ainhoa dijo...

Uno de mis libros favoritos. Cuando lo leí la primera vez no pude dejar de pensar en los personajes durante días. Unos años después lo leí de nuevo y me ocurrió lo mismo.
Saludos.

Lúcida dijo...

Lo leí hace años, y pienso hacerlo en breve. Me pareció tremendo.

CRISTINA dijo...

Los hay que además disfrutan matando. Peor aún que "a sangre fría".

pe-jota dijo...

Un excelente novela, bueno una excelente crónica, hasta dónde somos capaces de llegar los seres humanos, qué complejo mecanismo puede hacer que, en un momento dado nos convirtamos en monstruos, hasta ahora nadie ha podido dar la respuesta, por eso a veces uno tiene que preguntarse sobre si mismo, qué podría llegar a hacer, y aunque nos de vértigo no nos atrevemos a confesarnos.

Ulysses dijo...

Excelente novela, sobre un espantoso crimen.

Saludos

panterablanca dijo...

Todos tenemos un monstruo dentro, capaz de lo peor, y eso suele salir en los peores momentos de la humanidad, por ejemplo las guerras.
Si escarbáramos en nuestro lado más oscuro, nos horrorizaríamos.
ESta novela de Capote no la he leído, es una asignatura pendiente, pero sí he leído relatos suyos muy buenos, y es que Truman Capote es mucho Truman Capote.
Besos felinos.

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola!!
Estoy interesado en que me inviten a bodas, bautizoos o comuniones. A cambio regalo las fotos que haga. También a lunas de miel o celebraciones más privadas. Si sabéis de algo ya me lo contarás.
Saludos!

molano dijo...

Nunca leí "A sangre fría". Tampoco vi la película de Richard Brooks del mismo nombre. Pero si vi "Historia de un crimen" (Infamous) y "Capote" sobre el proceso de creación de la novela. No las distingo ahora en mi mente. Me fascinó el tema.
Respecto a la condición humana, ahí están las guerras demostrando cada día de lo que son capaces ciudadanos que hubieramos considerado "como nosotros" antes de que se dieran las circunstancias para que se comportaran como monstruos.

Capri c'est fini dijo...

*De la imágenes, saludo recibido y contestado. Gracias por tus palabras. Un abrazo.

*Merche, sí, muy interesante. Normalmente en este tipo de historias de ve la visión de los que investigan y no de los investigados. En cuanto a los animales, no sé si son ratas o no. Antes de cometer el crimen eran simples hombres con una vida dura, como tantos otros... qué les hizo cambiar de postura? Un beso.

*Ainhoa, a mí me pasó lo mismo. La psicología de los asesinos es de lo que llama más la atención, porque llegas incluso a verte reflejado en ellos. Buen trabajo de Capote. Un beso.

*Lúcida, merece ser releido. Además se lee muy fácilmente, da gusto hacerlo. Un beso.

*Cristina, sí, hay gente que disfruta matando. Es algo terrorífico pero es así. En mi opinión sirve de poco calificar a estos individuos como monstruos, intentandoles despojar de su condición humana. Pero son tan humanos como nosotros. Un beso.

*Pe-jota, novela o crónica o lo que sea, A sangre fría es un excelente texto. Y sobre el proceso que convierte a un ser corriente en un asesino, es curioso y complejo y dudo mucho que alguien de algún día con la solución. También es bueno preguntarse que seríamos capaz de hacer en determinados momentos: ¿podríamos ser considerados monstruos también? Muchos de nosotros seguro que sí. Un abrazo.

*Ulysses, esta demuestra como hasta de la historia más horrible se puede sacar la novela más buena. Un abrazo.

*Pues Pantera, merece la pena que lo leas. También creo que lo peor del ser humano se saca según las circunstancias y por supuesta la guerra es el mejor escenario para ello. Basta que te ocurra algo para que el lado oscuro salte... no lo veo nada descabellado. Un beso.

*Paco, curiosa idea. De momento no tengo eventos de ese estilo. Pero lo tendré presente. Un abrazo.

*Molano, son buenas aproximaciones a la creación de la novela. Sirven para conocer algo más de la vida de Capote, que era un personaje de lo más curioso. Nunca más hizo algo parecido a A sangre fría. Se quedó pillado de esta historia. En cuanto a la condición humana, lo de "nosotros" para separar a los buenos de los malos es muy típico. Pero todos corremos el riesgo de salir de esa categoría. Todo depende de lo que pase en la vida de cada cual. Sufrir una guerra o un hecho traumático puede contribuir a cambiar. Estoy seguro.
Un abrazo.

calamarin dijo...

Yo lo pasé bastante mal leyendo esta novela, en general las historias de crímenes no me gustan, pero superada esa primera parte, me resulto increíble la relación que se establece entre el escritor y el asesino (supongo que como a todo el mundo)

El futuro bloguero dijo...

La novela, terrorífica, pero tan adictiva que se hace interesante.
La versión cinematográfica, quizás decepcionante en algunas fases, pero también interesante.

El momento de esta entrada, muy apropiado, tras los atentados de los asquerosos, que atentan a sangre fría...

Abrazo

Justo dijo...

Vi la película hace tiempo... no he leído el libro.

Tengo entendido que todo este proceso de creación causó graves problemas a Truman Capote, de toda índole, sobre todo moral. La idea es muy buena, indagar nada menos que en el Mal, el Bien... ¿hasta dónde puede llegar el relativismo?

Eso sí que era Nuevo Periodismo, y no la bazofia que tenemos ahora en las televisiones. "El novio de la chica degollada cuenta con detalle sus últimos momentos", alcancé ayer a ver que decía el titular de una de nuestras televisiones ultra-basura.

¡Anda que no apuestas fuerte tú, no puede decirse que el tema sea veraniego! Un abrazo

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

Es curioso. La novela no me sorprendió lo suficiente.

Sobre todo cuándo tuvo al lado, una novela del mismo tenor: "The Executioner´s Song" de Norman Mailer (bautizada en España como "La canción del verdugo"). Una novela mucho más compleja, espectacular, mejor escrita y superior en todos los sentidos.

La batalla entre Capote y Mailer fue de antología. Ambas novelas describían capítulos absurdos de violencia en la América de esa época, pero tambien diseccionaban la violencia misma.

Capote perdió porque erigió un culto a su novela basándose en su personalidad (hubo hasta promesas de pago que Truman no cumplió). Mailer, por su parte, creó una obra maestra que no es tan conocida y habló de su tema como lo que fue, un perfecto y duro caballero.

Un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Calamarin, qué sensible!!! Es cierto que la historia es apabullante, pero ya uno está tan acostumbrado a películas de crímenes que no me sorprende nada. Si te para a pensar que fue un hecho real, cambia la cosa... Aún así la exhaustividad de A sangre fría es impresionante y muy interesante.

*Futuro, pues mira no lo había relacionado en mi cabeza con los atentados, pero si lo pienso un poco, motivaciones aparte, todos los asesinatos se parecen. Muchas veces he pensado que tienen en la cabeza los terroristas, cuanto odio es necesario acumular para que no te importe la vida de una persona inocente. Un abrazo.

*Justo, A sangre fría sobrepasa lo que es el periodismo diario, es una obra maestra. También creo que es muy interesante adentrarse en los motivos del mal. Por cierto, Capote, tal y como era de superficial y mundano, debió tener problemas para concebir una obra de tal magnitud. Eso y la relación que tuvo con los asesinos le marcó toda su vida. En cuanto a lo del tema veraniego, me has hecho pensar... ¿por qué sea verano los temas tienen que ser más livianos? Nunca he entendido esta concepción que se aplica siempre a los medios de comunicación. Pues menudos tolstois me he tragado yo sudando la gota gorda, jejeje... Pero si haces tu queja formal, procuraré rebajar el nivel y miraremos al sol. Un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Velvet, no he leído La canción del verdugo... reconozco que no conozco la literatura de Mailer muy bien, por un pequeño prejuicio que le tengo a él. Pero me quedo con tu recomendación, porque algún día caerá. Yo no soy dado a la literatura de violencia, pero como leo un poco de todo, esta vez le ha tocado a Capote (que por cierto, tampoco es santo de mi devoción). Un fuerte abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Yo mas bien me refería a los etarras... Besotes de nuevo, M.

senses or nonsenses dijo...

a mí me gusta mucho A sangre fría, es un viaje casi obligado...
sobre el proceso de creación de esta obra que han plasmado las dos últimas películas sobre capote (con algún debate apasionado, es mi sino), yo me quedo con Infamous, mejor interpretación, mejor guión, y refleja mucho mejor ese doloroso acto de crear, y ese cuelgue que tuvo Capote con la historia...

Capri c'est fini dijo...

*Merche, curiosamente esta entrada se pegó a la actualidad con el maldito atentado terrorista, pero no fue mi intención. Aún así, pobres ratas si se las compara con esos "humanos". Un beso.

*Senses, sí, es una historia muy interesante y muy bien narrada. En cuanto a las pelis, como casi todas las versiones Hollywood intentan dar un poco de espectáculo. El Truman de Infamous es más realista que el de Capote y eso que éste último (Philip Seymour Hoffman) se llevó un Oscar. Un abrazo.

El Deme dijo...

Novela basada en hechos reales, nunca mejor dicho.

Capri c'est fini dijo...

*Deme, real como la vida misma, como el sol o el agua del mar, también existen personas como estas.

Un abrazo.

Vivian dijo...

Descubrí a Capote gracias a Blake Edwards, y tras leer “Desayuno con Diamantes”, menos cándida que la versión cinematográfica, mi siguiente parada fue “A Sangre Fría”, un libro que relata hechos terribles y abominables no desde quien juzga a los protagonistas sino desde quien intenta reflejar los hechos con la mayor objetividad posible, teniendo en cuenta que la objetividad no existe en términos absolutos.

Un beso

Capri c'est fini dijo...

*Vivian, yo también he leído esos dos libros de Capote, totalmente diferentes uno del otro, por cierto. En cuanto a "Desayuno...", en el relato es más obvia la profesión de Holly Golightly y quizá M.M. sirviera mejor a la historia. Pero creo que la película supo sacar adelante otro aspecto interesante, gracias a A.H.
En cuanto a "A sangre fría", das en el clavo. Reconociendo que es imposible se absolutamente objetivo, juega a la objetividad en todos los aspectos que rodean al crimen. Una interesante visión para que saquemos conclusiones. Un abrazo.

Arguifonte dijo...

Es el libro que tengo en la mochila de la playa. De ahí que pasé directamente a comentarte sin leer la entrada.

Capri c'est fini dijo...

*Arguifonte, buena lectura, espero que te atrape como hizo conmigo. Ya me contarás que te ha parecido.

Un abrazo.