jueves, 6 de agosto de 2009

Cuerpos

Tomás se decía: hacer el amor con una mujer y dormir con una mujer son dos pasiones no sólo distintas sino casi contradictorias.
El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer).

Cuerpos y más cuerpos. Cuerpos, levedad, cuerpos sin mentes, sin cargas, volátiles como plumas. Sin pasaportes, cuerpos sin amarras como globos que ascienden a las nubes. Colecciono cuerpos. Es lo único que sana esta eterna enfermedad que se agrava por las noches. Busco con desesperación, cazo. Tan acuciante es mi mal, que a veces no distingo hombre de mujer, ni joven o viejo, ni esbelto o desgarbado. Da igual. Sólo son cuerpos urgentes, como el antídoto del veneno, que me calma momentáneamente pero no me termina de curar. Cuerpos que vienen y se van, sin mayor retorno, que comprenden su comienzo y su fin. Como el círculo del que nunca salgo, del que no puedo salir y me lleva, errante, cuerpo tras cuerpo, en una infinita cadencia. Ya ni pongo excusas, porque no hay remedio para mí. Sé que está grabado como un tatuaje sobre mi piel, al que tengo que ver cada mañana frente al espejo. No sirve de nada la lamentación, sólo me resta tiempo para la búsqueda. Miro a las personas que pasean por la calle y me parecen extrañas, diferentes, inmersas en una realidad que no comprendo. Pero disimulo todo el tiempo, petrificando mi cara en una mueca agradable, para no asustar, para no ser descubierto. Y busco, busco con desvelo el cuerpo que pare esta agonía. Pero todos son casquillos vacíos. Cuerpos sin boca. Sombra de cuerpos. Sin nombre, sin alma.

21 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Qué bien has descrito los ligues esporádicos y superficiales! Nadie se encuentra. Es, simplemente, un desahogo eventual, fácil y efímero. En el fondo, MUY triste. Me ha conmovido tu post. Besotes, M.

Eduardo dijo...

Maravilloso! Ojalá tuviese tu capacidad de plasmar lo que no es tangible. Felicidades, Capri... Por aquí sigo...

Arezbra dijo...

Cuerpos con manos que escriben y cuerpos con corazones que se emocionan al sentirse identificados.
Enhorabuena!
Uff...

El futuro bloguero dijo...

Que bien descrito.

Es una eterna busqueda insatisfecha, en la que todos somos participes.

Y es parte del encanto, la búsqueda, afortunadamente, el viaje que comienza... y continua

El Deme dijo...

Busqué amor, y sólo encontré cuerpos. (Es una frase de alguien pero no me acuerdo).

Justo dijo...

La cita inicial me recuerda lo que hablamos hace poco.. la diferencia entre amor y sexo, que a veces se manifiesta bruscamente cuando a alguien se le pide que abandone la cama -o la casa-. ¿Verdad?

Yo no acabo de estar de acuerdo con esa cita, o con lo que leo en algunos comentarios... Pienso que los ligues efímeros hay veces que son muy importantes, tanto como los otros.
A mí me gustan mucho.
Y no por ser efímeros han de ser falsos o superficiales. En ocasiones en media hora se puede condensar una vida.. lo breve no tiene por qué ser un fraude. Todo dependerá de las disposiciones de ánimo, de la lealtad de cada uno. El deseo no es malo. Y no tiene por qué conllevar falta de cariño, o egoísmo a ultranza.

Otra cosa es lo que dices en el texto, claro. Porque la obsesión puede ser enfermiza y destructiva.. imagino que lo que hay en el fondo es nuestro deseo de apurar todas las posibilidades que nos ofrece la vida, y al pensar que poseemos tantos cuerpos es como si penetráramos en cada uno de ellas.

Y corto, que parezco Séneca. Por cierto, claro que me encanta que abordes todo tipo de temas en verano. Si yo he ido a la playa con un novio que leía En las cimas de la desesperación, de Cioran...

Un abrazo

Vivian dijo...

Fascinante texto, realmente fascinante, de esos textos que invitan a leer y releer, que invitan a imaginar, que sugieren tanto o más de lo que cuentan…
Sabes, releyéndolo vino a mi cabeza una idea, si no hubieras escrito la cita del principio podría ser el discurso de… la muerte…
Me he llevado una doble sorpresa hoy, primero con Milan Kundera y después con tu texto, agradable doble sorpresa..

Un beso

Capri c'est fini dijo...

*Merche, que no parezca que no estoy de acuerdo con los ligues esporádicos... estoy muy a favor. Lo verdaderamente triste es cuando tu vida sólo sirve para eso, cuando sólo sirves para eso. Entonces es el hundimiento, porque buscas algo que nunca podrás conseguir. Un beso.

*Eduardo, gracias, eres muy amable. Me gusta describir, esa es la verdad y sobre todo lo que no es tangible, porque para lo que sí lo es, está la fotografía. También sigo por aquí, pero con poco tiempo para visitar blogs, ojalá pudiera cambiar eso. Un abrazo.

*Arezbra, los cuerpos son meros vestidos que no se soportan si no hay nada dentro. No quiero en mi vida cuerpos vacíos, sino llenos, rebosantes. Un abrazo.

*Futuro bloguero, la "eterna búsqueda" diría yo, el problema es cuando la insatisfacción es tal que se vuelve el único motor de tu vida, entonces es una vida insatisfecha, amargada y vacía como un cuerpo sin boca. Un abrazo.

*Pues Deme, tampoco sé de que es, pero si lo hubiera sabido antes hubiera sido la perfecta cita para el comienzo de esta entrada, no crees? Un abrazo.

*Justo, yo tampoco estoy de acuerdo del todo con Tomás. Me parece muy puritano eso de condenar los ligues sexuales. Sirven para mucho. Y no me gusta hacer moralismo. Lo que he escrito podría ser una situación concreta de una persona a la que esa vida le estuviera hundiendo. Pero no tiene por qué ser la regla general. Conozco a mucha gente que precisamente la búsqueda de cuerpos le conlleva un placer infinito. Perfecto. Cada cual sabe que es lo que necesita y con lo que disfruta. Nadie debe dar lecciones morales sobre lo que se debe o no se debe hacer. Al menos, no yo. No quiero convertirme en la Conferencia Episcopal. Como dices, los problemas comienzan a surgir cuando se convierte en una obsesión. Entonces actuas como un enfermo.
Por otro lado, felicita a tu novio, no hay "peor lectura" de playa que esa... yo soy igual, jajajaja. Me encanta que saques tu vena Séneca aquí. Lo aprecio mucho. Un abrazo.

*Vivian, qué estupenda lectora eres... qué feliz me siento. No lo había pensado, pero es verdad que podría ser lo que la muerte pensara sobre su "fastidioso trabajo". La insoportable levedad del ser es uno de mi libros favoritos y trata, aunque no exclusivamente, sobre la búsqueda del amor y del sexo. Pensé que podría complementar un poco mis palabras. Me alegro si ha funcionado. Un fuerte beso.

Abogada Soltera dijo...

Uno de mis libros favoritos, sin duda.
Hubo un tiempo que me sentí muy "ella", ahora, tal vez, me sienta más Tomás... Adoro la estética de la casualidad y venero cada detalle que mi memoria poética seleccionó para mí...
Alguien me dijo, no hace mucho, que cuando acaba la búsqueda acaba la vida ;)
Sólo quedan un par de gotas en el casco de botella de mi cuerpo... Tuyas son.
Besos

Arguifonte dijo...

Como buenos coleccionistas, buscamos el mejor; cuan filatélico busca el mejor sello.

molano dijo...

Menos mal que he leido los comentarios para no repetirme. Justo y tu lo habéis explicado estupendamente. Pero que bien has reflejado el sentimiento del que lo lleva como una cruz.
Quizá solo añadir que lo que a veces parece hundirte, otras te da la vida.
En cualquier caso, me gusta el texto.

Caronte dijo...

Qué razón tiene Kundera en el texto que has citado, que es uno de mis favoritos de "La insoportable...", un libro imprescindible para acercarse, o alejarse más, del amor.

1 abrazo

Capri c'est fini dijo...

*Abogada, pues lo idóneo es no ser siempre Teresa o siempre Tomás, quizá una mezcla de ambos. Me encanta, "La insoportable..." me parece un libro muy completo, inteligente y audaz. Quien te dijo lo de la búsqueda, probablemente esté buscando incansablemente. Mientras hay búsqueda, hay objetivo. Aunque la búsqueda cansa, eso sí. Acepto con gusto tus gotas, las guardo en mi memoria. Un beso.

*Arguifonte, pero si el filatélico se obsesiona con encontrar el sello perfecto, el único... el resto le parecerán vulgares. Un abrazo.

*Molano, tienes razón, que se sienta como un mero coleccionista de cuerpos ahora, no significa que siempre lo hay sido. Lo más seguro es que la caza le diera un placer infinito en otro tiempo. Gracias por tus palabras.

*Caronte, yo también me rindo ante ese libro. Se pueden sacar de él mil citas, porque todas sus palabras son sabias. No creo que te aleje del amor, simplemente que no lo describe como una pradera multicolor con nubes de algodón... vamos, eso creo. Un abrazo.

eva al desnudo dijo...

Tampoco yo creo que sea un suplicio, sólo que depende del momento o de la época que suelen llegar después de una ruptura sentimental importante.
Cuando dejas de quererte o pierdes un poco la confianza, pero hay gente maravillosa de unicas noches maravillosas.
Besos Capri(chito)

*¿Hannover azul? Te dejé un test :p

Capri c'est fini dijo...

*Eva, no digo que siempre sea este suplicio, por supuesto que no... hay gente que vive toda su vida de esta manera y está contenta y orgullosa de ello. Claro que hay gente maravillosa con la que pasar una noche... estoy seguro, pero este no es el caso del protagonista de mi relato. Un beso.

PD: Hannover azul??? Qué es eso??? No tengo ni la menor idea.

eva al desnudo dijo...

Jajajaja, Capri.
Me dejaste un "recado" en el blog de Molano...

Capri c'est fini dijo...

*Eva, es cierto, qué cabeza la mía!!! Pues te lo explico: ¿nunca has visto la preciosa llama azul que sale cuando se quema el alcohol? Pues eso, que si lo incineran va a haber una fogata azul que durará días, jajaja

Un beso.

panterablanca dijo...

Qué triste! A mí Kundera me parece un estupendo ecritor, y ése libro en concreto me encantó, y la película también.
Besos felinos.

Capri c'est fini dijo...

*Pantera, es un libro muy bueno y la película también está bien. Es triste estar en esa situación, aunque también te digo que es simplemente una llamada desesperada, seguro que se le pasa y sale a cazar cuerpos feliz de la vida. Un beso.

Jose dijo...

Vaya que es la primera vez que entro en tu blog, y te comento aqui porque me gustó esta entrada.

Una cosa es sexo y otra es amor, en mi opinión. El amor amor, el de verdad es muy dificil de encontrar, quizá por eso es tan bonito (y fugaz).

Definitivamente no es lo mismo follar que hacer el amor y domir con alguien.

Saludos desde Córdoba.

Capri c'est fini dijo...

*Jose, bienvenido a Capri. Pues parece que los términos (amor y sexo) están muy claritos en la mente de todos, pero estamos siempre dándole vueltas confundiendo uno con otro. El amor mal entendido puede llevar a un problema y el sexo mal entendido igual. El protagonista de estas letras buscaba cuerpos sin descanso, una búsqueda inagotable.

Un abrazo.