domingo, 18 de mayo de 2008

Gattaca

Bienvenidos a Gattaca. Bienvenidos a una sociedad donde una sola gota de tu sangre puede determinar a qué edad morirás, con quien deberías casarte o qué trabajo deberías desempeñar porque es el más apropiado para tu constitución genética. Una sociedad donde una persona no genéticamente mejorada tiene muy pocas posibilidades de triunfar, o donde un diseño erróneo puede marcarte para toda la vida.



Bienvenido a Gattaca. Bienvenido al mundo del futuro. Contamos con una sociedad perfecta, genéticamente seleccionada, con magníficos ejemplares listos para ejercer las diferentes funciones del planeta. El porcentaje de error es proporcionalmente insignificante. Hombre y mujeres capaces de disfrutar una vida plena conforme a sus posibilidades genéticas. Nadie puede escapar del férreo control de Gattaca, todo planeado para conservar la paz y la seguridad de la población. Nuestros conciudadanos gozarán de una mayor tranquilidad sin el caos que produce la aleatoria y caprichosa Naturaleza. Como seres superiores, es nuestro deber controlar esa Naturaleza a través de los cauces de la razón y de la ciencia. No sólo que podamos alterar a la Madre Naturaleza, creo que ella lo quiere así. Creemos firmemente que personas con una perfecta genética pueden conformar con facilidad una sociedad perfecta. Saber con antelación a su nacimiento cuáles son las mejores características de cada individuo hacen posible una mejor planificación de su vida. Si alteramos alimentos, animales o plantas para una mejor optimización de los recursos, es nuestra obligación mejorar a los seres humanos con los medios técnicos más avanzados para mayor gloria de la Humanidad. No hay posibilidad de crítica a una verdad tan incontestable como la Genética. La Genética lo es todo.

Pero la Genética no lo es todo. No hay gen para el espíritu humano, es al menos lo que viene a decir Gattaca (Andrew Niccol, 1997). Y es cierto, la Naturaleza aborrece la perfección de un laboratorio, porque ella misma no es perfecta. Una sociedad de seres humanos genéticamente perfectos puede llegar a ser perfectamente imperfecta. Ya no existirán las discriminaciones que todos conocemos, sólo una única y más cruel discriminación, la genética, con una clase baja no-válida que realizará los trabajos inferiores y una élite que gobernarán los destinos del planeta. Como no es posible el control absoluto sobre las mentes de las personas, en Gattaca surgirá Vincent (Ethan Hawke), un hombre concebido naturalmente y al que los médicos le conminarán a resignarse a no cumplir su sueño de volar al espacio. Pero su enorme voluntad y esfuerzo le llevarán a conocer a Jerome (Jude Law), un "válido" amargado que el azar le ha obligado a estar atado a una silla de ruedas. Para entrar en la sociedad aeroespacial, Vincent precisa del material genético de Jerome, para sortear los numerosos controles y crearse una nueva identidad que le permita alcanzar su sueño: las estrellas. Todo parece perfecto hasta que asesinan brutalmente al director de Gattaca y la investigación policial encuentra restos de una persona que nunca hubiera podido entrar en dichas elitistas instalaciones.

Es un tema que da que pensar: la Genética como la peor de las eugenesias para el control de la población. Refleja cómo un avance puede convertirse en algo tremendamente injusto si no se actúa con precaución. Dado que los progresos espectaculares en la investigación del genoma humano han abierto un panorama nuevo, esta película incide en un futuro que puede que no sea tan lejano. ¿Es más perfecto el hombre que es perfecto en su ADN? ¿Dónde dejamos otros factores como el azar, el esfuerzo, la voluntad, la educación? No somos pura genética, es mi opinión, hay algo más, debe haberlo, llámalo alma, espíritu, energía o lo que quieras, pero es esto lo que diferencia con el tiempo a dos personas esencialmente iguales.


Vídeo musical con imágenes de la película: Télépopmusik - Into Everything.

49 comentarios:

pe-jota dijo...

Dicen que todo lo que el hombre pueda soñar, podrá realizarlo. Pero este futuro da miedo, es el asesinato del ser humano, ya que nuestras imperfecciones son nuestras señas de identidad.

nomolamos dijo...

dios mio!!!! espero que solo sea el guion de una pelicula..... tiemblo solo de pensarlo.
Sería otra dictadura distinta... casi mas cruel todavia, utilicemos la genetica para sanar y hacer cosas productivas no para crear mounstuos perfectos. nononono.
besitos,

Caulfield dijo...

En una sociedad así, no existirían los cuadros de Toulouse Lautrec. Creo que eso lo deja bastante claro.

atikus dijo...

Tengo pendiente esta peli, creo que es interesante, al menos su guionista-director, tenía otros guiones interesantes como es Show de Trhuman o la terminal, vamos, siempre temas relacionados con la identidad del ser humano. Tengo que ver esta peli sin duda, debe ser un poco del estilo de "un mundo feliz", seguramente un tema apasionante y si se trata con tacto una maravilla, desde luego tengo muy buenas opiniones y la tuya me da pie para verla definitivamente, si me acuerdo la comento!!

saludos

raangul dijo...

me encantó esa peli, aunque yo me suelo poner del lado de la ciencia y verle el lado positivo..
no me pareció mal que la gente fuese a clínicas de fecundación in vitro buscando que su hijo tenga mas posibilidades.. lo de discriminar a los que están concebidos de forma natural me parece una pasada...

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, no soy tan optimista como tú, ¿cuantos sueños se han quedado por el camino? aunque sí que estoy de acuerdo en que las imperfecciones son nuestra grandeza. Saludos.

*Nomolamos, aún esto es la ficción de una película, espero que nunca nos veamos en esa. Toda una dictadura de la que no puedes escapar... la genética para cosas verdadermente útiles y no para sentirse arquitecto del mundo. Un beso.

*Ni en general todas las vanguardias, creo recordar que el nazismo lo llamaba arte degenerado... ya ves tú que no se puede estar más ciego. Un saludo.

*Sí, Atikus, toma la premisa de Un mundo feliz, me gustan esas ficciones de un futuro agobiante y autoritario. La peli merece ser vista, te la recomiendo, al menos te hace pensar, que es mucha más de lo que puedo decir de los estrenos de cine de ahora. Un saludo.

Capri c'est fini dijo...

*Hummm Raangul, está claro que la ciencia está para mejorar (no seré yo quien ponga coto a la investigación) pero la peli demuestra como de lo mejor de una idea pueden sacarse consecuencias nefastas. Un abrazo.

BELMAR dijo...

Yo también vivo en San Fernando... pero en Chile...

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

No he visto esta película. A veces, me da miedo pensar como será el futuro. Se supone que mejor, pero nunca se sabe ...

un abrazo.

la rata bastarda dijo...

Supongo que es una doble moral..por un lado,crear al ser perfecto,sin enfermedades ni defectos...y por el otro...dejar a un lado a los "no válidos"...
Espero que ese dia nunca llegue...me gustan las imperfecciones....me moriria de aburrimiento en un mundo PERFECTO

El Deme dijo...

Capri, me han hablado muy bien de esta película, creo que va hacia atrás, no?, de todas formas en el cine de ciencia-ficción no estoy muy puesto. Pero tu reflexión me ha hecho pensar que es un título interesante.

Anónimo dijo...

No nos consta aún si somos producto de nuestra genética o somos mucho más. Sería interesante explorar esto sin tener que confrontar consecuencias terribles.

Esta entrada y sus comentarios me condujeron a la siguiente pregunta: ¿Será posible que de seres "imperfectos" puedan surgir seres "perfectos"?

Merche Pallarés dijo...

Esto me ha recordado mucho a Aldous Huxley y su "Brave New World" dónde ya intuía la nueva generación de autómatas en que nos convertiríamos... He venido a saludarte desde el blog de Pedro Ojeda Escudero. Besotes,M.

cure of love dijo...

Vi la peli hace tiempo y me pareció que detrás de la tesis de la-genética-no-lo-es-todo me dejaba cierta sensación de "nazismo"... Quiero recordar que el personaje de Ethan Hawke consigue sus objetivos. A pesar de luchar contra lo impuesto no deja de querer meterse en ese sistema, aun haciéndolo por querer hacer realidad un sueño. No sé, tendría que volver a verla...

Justo dijo...

Es curioso, hace sólo unos días intentaba recordar el nombre de esta película y no fui capaz. Me gustó mucho.
De momento, la clave de la desigualdad pienso que no está en la genética, sino en la educación y el desigual acceso a la misma; la enseñanza de manera sutil -y no tan sutil- va dirigiendo a cada cual a su futuro trabajo, acorde con la realidad socioeconómica de su familia.
Un abrazo

Capri c'est fini dijo...

*Belmar, hay unos cuantos San Fernando, por cierto ¿cómo se llaman los habitantes de San Fernando de Chile? Pásate cuando quiera pseudo-paisano. Un saludo.

*Hola Fernando, pues no sé si esa teoría, que se arrastra de la Ilustración, de un futuro cada vez más perfecto vaya a cumplirse. Sólo hay que echar un ojo como está el mundo en la actualidad, los problemas no siempre son los mismos, se avanza en unos campos y se retrocede en otros. Un saludo.

*Rata, sí, es un dilema, la genética está claro de debe ser útil para los hombres pero también puede ser un arma muy poderosa de selección de la raza. En realidad le toca a los gobiernos comportarse correctamente en temas más peligrosos. Biquiños.

*Deme, definitivamente si va hacia atrás no es Gattaca, puede que te refieras a Memento. Yo tampoco soy muy de ciencia-ficción pero esta tiene su trasfondo para pensar. te la recomiendo. Un saludo.

*Bueno, anónimo, teóricamente se supone que de seres imperfectos salgan seres perfectos modificando los genes defectuosos por otros más válidos del otro progenitor o incluso de otra persona. Pero aún todo esto es teoría, abogo porque se siga investigando porque es un campo que puede hacer mucho bien a la Humanidad.

*Merche, bienvenida al blog, espero que te guste. Sí, la idea fundamental es la misma que la de Un mundo feliz o 1984, una sociedad futura a la que nos vamos pareciendo peligrosamente, o no? No puedo concebir que se crucen determinados límites, pero la verdad es que el mundo no deja de sorprenderme. Un saludo.

*Cure, me has hecho que pensar, pero por más que le doy al coco, no veo una gota de nazismo en esta peli. Sí, el se integra en el sistema como farsante y lo sabe, pero es que es la única manera de alcanzar su sueño. Creo que es más un elogio al esfuerzo que otra cosa, querer decir que el ser humano es algo más que cromosoma si hay una voluntad que los sustente. En cualquier caso, me abro a debatir lo que quieras. Besos.

*Justo, me alegro que te sacara la duda, a mí me pasa a menudo y no puedo parar hasta que no me acuerdo del título que buscaba. Estoy de acuerdo, en la actualidad, la educación y su acceso es una fuente de discriminación. Quiero pensar que en la actualidad el salto de clase social es algo más asequible en otras épocas y esto es debido a la educación. La genética es más igualitaria, por eso la pelo juega con este supuesto de algo que en teoría es bueno y que pueda tener consecuencias nefastas. Buen pensamiento. Un saludo.

CRISTINA dijo...

Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que se dicen en el post y en los comentarios, pero voy a hacer un poquito de "abogado del diablo".

Leo que qué horror sería que todo fuera perfecto, que nuestras imperfecciones son nuestras señas de identidad, que en una sociedad perfecta no existirían los cuadros de Touluse-Lautrec, etc...

Sí, vale, ¿de qué imperfecciones hablamos? Alguno de los que firman esas frases ¿admitirían ser ellos "los imperfectos"?. O, si hablamos por ejemplo de enfermedades (no me gusta hablar de imperfecciones), alguno de los que dicen eso ¿querrían tener las piernas como Touluse-Lautrec? ¿querrían tener una enfermedad degenerativa y saber que van a morir muy jóvenes y probablemente en muy malas condiciones físicas?
Si tan bonitas son esas diferencias, alguno querría por ejemplo para su hermano pequeño una espina bífida o una ceguera?

Creo que según qué cuestiones, como las películas éstas, causan miedo en muchas personas y las apartan del principal objetivo de los científicos que es buscar mejoras para la vida de las personas.

Si a una persona que está en contra de los estudios genéticos le plantearan la siguiente pregunta:
¿quieres que tu hijo sea diabético de por vida o prefieres que con la manipulación genética evitemos que tu hijo tenga esa enfermedad?,
¿qué contestaría?

Saludos

Capri c'est fini dijo...

*Hummmm bien, me gusta la cañita. Muy de acuerdo con muchas de tus razones, Cristina. La investigación sobre genética no debe ser cortada de ninguna de las maneras. La película en sí se basa en una hipótesis afortunadamente falsa, porque por más que seamos genéticamente perfectos nunca seremos perfectos en el resultado. Porque la genética es una parte que nos conforma pero no la única. Cuando nacemos comenzamos a desarrollar la experiencia y la educación y eso condiciona enormemente. Si la genética puede prevenir enfermedades, todo mi apoyo, ¿quién querría estar enfermo si puede no estarlo? Gracias a los adelantos médicos muchas enfermedades desaparecieron de la tierra cuando antes arrasaban a la población. Todo versa sobre el uso perverso de un adelanto científico que crea una sociedad en que el que no accede a dicho adelanto se considera un desecho social. Por supuesto que una sociedad como Gattaca no es ni justa ni perfecta.

Otro asunto es el de las imperfecciones, ¿qué imperfecciones? pues todas, el ser humano está lleno y la propia naturaleza también. Pero muchas veces (caso Toulouse) esa imperfección ha servido de acicate para mejorar y crear algo que sin el sufrimiento de la imperfección no se hubiera conseguido. Quizá un totalmente normal Toulousse-Lautrec no hubiera sido quien fue, a lo mejor hubiera sido otro tipo de pintor, o un banquero o un mediocre, no lo sabemos. Además no conozco a nadie que se crea perfecto, porque sería un iluso y esa sería su imperfección. Va en nuestra naturaleza el serlo y por mucha alteración genética puede que deje de ser miope, pero no envidioso, avaricioso, indiferente o cualquier otro defecto. Supongo que todos aspiramos a la perfección (o no todos, no me gusta generalizar) pero como una meta inalcanzable, más como un punto de referencia.

Me encanta que te hayas planteado todas estas cosas.

Un saludo.

Funksturm dijo...

Una de mis distopías preferidas. La Thurman, Ethan Hawke y Jude Law que me encantan. Todo, todo, todo. Creo que la he visto como 5 veces ya entre cine, vídeo y DVD.

CRISTINA dijo...

Muy de acuerdo contigo, Capri.

De hecho mi comentario, bastante pobre, y que ha ido por el camino de lo obvio, empezaba con eso de "¿de qué imperfecciones hablamos?"
Ahí estaría la cuestión...¿qué imperfecciones en realidad no lo son? ¿qué responde a un error y qué a una salida al margen de lo convencional? ¿qué nos hace pertenecer a un grupo, identificarnos, ser "normales" y qué nos distingue? ¿de qué partimos y a dónde queremos ir?
¿qué somos?...la pregunta de siempre...¿herencia, genética, aprendizaje, costumbre...? ¿antropología o sociología? ¿psiquiatría, neurología o estudios del comportamiento?

Y otra cuestión es lo de Toulouse-Lautrec. Creo que tienes razón. Sin su terrible y sufrida por él enfermedad no hubiera pintado así, estoy segura. Tampoco Edith PIaf hubiera cantado como cantaba si hubiera tenido una vida cómoda y estable, por ejemplo... Ni hubiera escrito esos poemas tremendos y bellos Miguel Hernández si hubiese estado en su casa en lugar de estar muriéndose en una cárcel.

Pero somos egoístas (yo la primera), porque ellos, si hubieran podido elegir, ¿habrían querido ser, simplemente, felices? ¿o quizás no?

Besos.

el otro amante dijo...

Yo ví la película y me impresionó bastante, especialmente cuando el hermano inválido, con la colaboración del médico, le corta las piernas al deportista para poder superar las pruebas genéticas y físicas. Ufff, me dió que pensar. Esperemos no llegar a una sociedad como esa, porque sino lo tenemos claro...Saludos.

Caronte dijo...

Película infravalorada que, como le ha pasado a otras tantas, el tiempo le ha ido dando el valor que merece; aparte de lo ya destacado por tod@s, me gustaría reivindicar también su banda sonora, o más bien al autor de la misma, y es que es una pena que a michael nyman "sólo" se le conozca por la BSO de "el piano".

1 abrazo

Capri c'est fini dijo...

*Funksturm, qué plantel de actores eh? yo también soy incondicional de los tres. Y me la he visto unas cuantas veces, más de 5, me parece. Un saludo.

*El otro amante: sí, hay partes que impresionan y espero que ese tipo de sociedad se quede en la mera ficción. Saludos.

*Caronte, gracias por incidir en uno de sus puntos fuertes, la BSO de Michael Nyman es increible y acompaña perfectamente a la trama. Me encanta Nyman, creo que la partitura de El piano es impresionante, aunque sólo se le recuerde por ella. En Gattaca hace muy buen trabajo. También de acuerdo con que esta película esta absolutamente infravalorada, pasó en su día sin pena ni gloria, aunque me alegro que más de 10 años después de su estreno siga igual de viva y polémica. Un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Cristina nos adentramos en honduras antropológicas, pero ciñendonos al tema, podríamos considerar imperfecciones todas las características de baja calidad o invalidantes que porta el ADN. En el caso de la peli, el protagonista tenía una lesión de corazón que le impedía ser apto como astronauta. Pero sí, cuanto porcentaje es genética y cuanto cultural... es muy difícil de saberlo. Seríamos más determinista en cuanto dieramos más importancia al lado genético en detrimento del cultural. En esto, como en todo, cada escuela arrima el ascua a su sardina.

En cuanto a la imperfección "creativa", creo que el artista debe salirse un poco de la normalidad para hacer destacar su trabajo. Aunque no sé si la mejor manera es tener una tara física o caer en una adicción, la verdad. Pero sé que ese "sufrimiento" vital sirve como motor de la creación artística. Tampoco estoy seguro sí todos daríamos nuestra tranquilidad por una vida sufrida, aunque te recuerde el mundo... Me encanta plantearme estas cosas, gracias. Muchos besos.

Anónimo dijo...

A todo esto ¿cómo se determina cuando un gen es defectuoso o no? Lo que en una era pudo haber sido una genética favorable porque permitía una mejor adaptación al medioambiente, no es necesariamente la recomendable para otra. Así la "perfección" es relativa a las circunstancias.

En la película los padres eran quienes decidían esto más bien por capricho que por otra cosa.

Capri c'est fini dijo...

*Bueno, anónimo, los genes que transmiten enfermedades degenerativas, mutaciones, duplicación de cromosonas, defectos en la vista... son malos, objetivamente. Sí, pero otros caracteres son subjetivos, está claro. Nadie le gustaría contar con estos en su mapa genético. En la película, los padres no eligen al segundo hijo sus características por capricho sino para que sea mejor. (También es comprensible la postura de los padres)

Sibyla dijo...

Estoy totalmente en contra de Gattaca.
Todo tan manipulable y controlable, que no se da opción a que la vida fluya, con esa naturalidad, y con el factor sorpresa; ¿dónde entaría la magia de las cosas?...

Capri c'est fini dijo...

*Sybila, sí, no existiría magia, todo estaría previsto de antemano... también yo espero no vivir nunca un Gattaca en el mundo real, que ya tiene suficientes fallos de por sí. Un beso.

Senses & Nonsenses dijo...

no la he visto, así que poco puedo comentar. sólo deciros chic@s que ya estamos viviendo una distopía, muy sutil, pero algunas cosas de 1984 o Blade Runner ya están aquí...
y hablando de perfecciones e imperfecciones... (eso es un punto de vista)
somos humanos, eso es lo importante.

tb pienso, me gustaría pensarlo, que somos muy poco genética y mucho educación y cultura. que real, real poco hay... nacer, el deseo (mejor dicho, el orgasmo), y morir.
lo demás son palabras.

uy, me he puesto muy metafísico. perdón. es sólo una opinión.
mi distopía favorita es Fahrenheit 451, y tarde o temprano acabaré hablando de ella.
no quería molestar, sólo aoprtar cosas.

abrazos a todos.

Capri c'est fini dijo...

*Senses, si te pones a pensar si hay ciertos elementos de distopías en nuestro mundo... las cámaras de seguridad en las calles, por ejemplo. También creo como tú que la genética sólo es un punto de partida y que empieza a configurarse el ser en el momento de nacer: cultura y educación. Por eso 2 gemelos pueden llegar a ser tan diferentes.

Fahrenheit es también una de mis distopía preferidas, pero esa sí que me da pánico que se produzca: una sociedad sin libros, ahhhhhh

Un abrazo.

PD: Como vuelvas a decir que molestas aquí, me pongo distópico y agresivo con tu cara. Tus comentarios son muy bienvenidos.

Ainhoa dijo...

Vi esta película cuando la estrenaron y aunque no soy capaz de recordarla en detalle sí recuerdo que me gustó y me inquietó bastante (también recuerdo que el personaje de Uma Thurman me pareció un poco plano), pero después de leer el post y los comentarios, creo que voy a volver a verla.
A Fahrenheit 451 le dediqué una entrada hace poco en mi blog. Y es que un mundo sin libros para mí carecería de sentido.
Un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Ainhoa, merece verse una segunda vez. Quizá el personaje de Uma es prescindible, pero sale tan guapa que yo la dejaría como está. Y estoy contigo, no quiero vivir en un mundo sin libros. Un abrazo.

Lula Fortune dijo...

BUFFF! Me voy a ir de aquí pitando que me enrollo y descuido mis obligaciones (estudiar la maldita e "imperfecta" gramática italiana). Me parece interesantísima la discusión con Cristina y veo que os adentráis en terrenos filosóficos. Al fin y al cabo siempre desembocamos en el mismo impenetrable e inmóvil lago: ¿qué somos? ¿Hay algo más que genes y química? ¿y si no lo hay?
Nuestra imperfección es que nunca llegaremos a saberlo.
La peli es una de mis favoritas con esa temática del futuro, junto a Blade Runner. También me gustó mucho Código 64. Tengo un post pendiente: mardito italiano!!!!!!!!
Muchos besos y me voy que no aguanto mi imperfecta voluntad.

Capri c'est fini dijo...

*Gracias Lula, veo que el tema ha dado mucho de sí, me alegro, porque la peli es buena y trata un tema muy interesante. La cuestión de qué está formada la naturaleza del hombre es viejo en la Filosofía, pero ahora con los nuevos avances en genética, adoptan un cariz diferente. Yo soy de los que pienso que no somos mera química, hormonas o cromosomas, aunque también tengo mi parcela de duda sobre si queremos cierta trascendencia y por esto pensamos así. No sé, sería tan mal filósofo... nunca llego a conclusiones. En cuanto a las pelis, Blade Runner ya es todo un clásico y Código 64 no la he visto (hala, ya tengo deberes). Dale duro al italiano... Muchos besos.

Irene dijo...

pues ya estamos bastante engattacados

Capri c'est fini dijo...

*Irene, sí, un poco engattaquizados sí pero no del todo, gracias a cielo... Saludos.

Morgenrot dijo...

Supongo que esta es la entrada que me indicaste en la de la "perfección imperfecta ".

Muy buena, no se puede ir contra natura, pero es que la técnica no conoce el alma, y el individuo tiene algo más que un cuerpo y una capacidad intelectual, mucho más.

Todo lo que he leído me recuerda tremendamente a " Un mudo feliz", con los alfas, betas, epsilones...todos programados perfectamente para algo , y el "soma" para ser feliz, o ¿ para contener el alma ?.

No sé que nos deparará el futuro, de momento el concepto, p.e, de intuición, no lo han trabajado.

Hay tanto que hablar de Gattaca...

Besos

Capri c'est fini dijo...

*Bueno Mongenrot, bienvenido al blog. No se puede ir contra natura, pero ¿no es contra natura lo que realizamos en su mayoría los seres humanos? La alteración genética es un caso claro, claro que debe avanzarse en eso, pero como bien dices, la técnica no tiene alma, deben ponérsela los investigadores.

Claro que Gattaca parte de la idea de Un mundo feliz, la clasificación discriminatoria y todo eso.

En cuanto a la intuición, es un concepto interesante... es instinto? educaciòn? no lo tengo bien claro, creo que son enseñanzas previas que nuestro cerebro procesa a partir del instinto de supervivencia. En la intuición premonitoria no creo.

Un abrazo.

Madame X dijo...

No he visto la película. Pero todo lo que huele a perfecto, me espanta. No hay nada más atroz que la perfección. La idea misma de ella.

La genética me fascina. Es un campo interesantísimo. Pero quienes tienen los medios para manipularla son siempre los mismos y eso me da terror.

Me encanta leerte, Capri... eres un sutil provocador.

Eduardo dijo...

No tengas ninguna duda de que vamos a la eugenesia. No de la manera dramáticoa ideada por las mentes más perversas de nuestra historia, sino de una manera insidiosa, pero igualmente repugnante. Y lo peor es que va a ser con el aplauso de toda la sociedad. El control sobre los datos genéticos es cada vez mayor. Por otro lado, tenemos que tener en cuenta el alivio que supone el saber que no vamos a tener hijos enfermos. Lo más preocupante me parece, más que la própia selección artificial, el hecho de que los datos genéticos se puedan utilizar, una vez nacido, para orientar una carrera o para impedir el acceso a determinadas actividades. Porque ahí dejaríamos de ser iguales ante la ley (o ya lo somos?), y eso sería el fin de nuestro sistema. Gracias a dios, aún estamos lejos del control del genoma. Sin embargo, se empiezan a ver maneras, como en muchas empresas europeas que preguntan la raza a los candidatos a trabajar, la realización de tests de inteligencia, o la inclusión de chips e de RF en documentos de identificación en los que no sabemos con certeza lo que se dice de nosotros. Pero con la disculpa más aceptada "es por NUESTRA seguridad", aceptamos lo que nos echen, desde constituir pequeños Auschwitzs en los aeropuertos a grabar nuestras conversaciones telefonicas con empresas o a poder estudiar nuestros emails, llamadas o tarjetas de crédito.

Capri c'est fini dijo...

*Madame, a mí la perfección también me espanta, me recuerda a los que propugnaban la supremacía aria y sus ejércitos totalmente uniformado e uniforme. Desgraciadamente los que controlan los avances genéticos son los mismos de siempre, ese grupito que controla los destinos del mundo y en cuyas manos nos hallamos. La utilización de la genética con fines nefastos aún no se ha producido porque esta está en pañales, pero veremos en un futuro.

En cuanto al otro comentario, me sonrojo porque viene de ti... sutil provocador, eh? jejeje me gusta darle a todo un puntito, que veo que captas genial. Muchas gracias, besos, besos, besos.

*Eduardo, das en un tema capital, yo no tengo problema con que unos padres elijan el sexo de sus hijos o eviten una afección grave, pero creo que en manos de gobiernos megalómanos puede servir a fines eugenésicos y de selección de raza. Y eso me horroriza. Además bajo la excusa de la seguridad y de la mejora (dos argumentos altamentes demagogos) pueden decantar la opinión pública que sigue siendo necesaria para estos planes tremendos. El núcleo de la historia de Gattaca trata sobre la discriminación a través de algo que no controlas tú mismo por ser de nacimiento: los genes. Como una persona puede ver cerradas sus puertas si no tiene la configuración genética adecuada y es precisamente esto a lo que nos dirigimos con tanto control genético, chips o cámaras de seguridad. Por eso creo que estas investigaciones deben realizarse en manos prudentes como si de uranio radiactivo se tratase porque si no el futuro va a ser muy perro. Un abrazo.

Eduardo dijo...

Madame, yo controlo (en poca medida) algunos avances en genética y no soy tan malo. Sin embargo, a Capri le tengo que decir que no existen manos prudentes. O es muy dificil encontrarlas. Donde haya dinero (y lo hay), la cosa está perdida. Lo digo desde quien ha trabajado MUCHO tiempo en el tema del consejo genético. Y me he sentido jugando con fuego... De todos modos, la mayor parte de las veces, el diagnóstico que yo pudiese hacer no influía en las decisiones de los padres. Ahora, también os aseguro que, desde el punto de vista exclusivamente médico, la cosa no es tan peligrosa. Aunque si los sueldo de los medicos siguen siendo más bajos que los de otras profesiones de semejante calado, nos pueden atraer al lado oscuro.
Lo preocupante está en las órdenes de los políticos. Que además son muy tontos.

Capri c'est fini dijo...

*Edu, quizá he usado mal la palabra, más que manos prudentes, manos responsables. Aunque como bien dices, cuando está hay dinero de por medio, échate a temblar. Ah todo es dinero... hasta los médicos, la vocación definida por excelencia... pero es cierto, los intereses farmacéuticos, investigadores y políticos se ciernen sobre la profesión. Las posibilidades de la genética actualmente no está explotada pero veremos dentro de unos añitos. (me siento como un profeta loco, jejej) Un saludo, gracias por tu comentario tan profesional.

Eduardo dijo...

“Aquellos que sacrifican una libertad imprescindible para conseguir una seguridad temporal no merecen ni libertad ni seguridad".

Benjamin Franklin

Capri c'est fini dijo...

*Edu, que se lo digan a Bush después del 11-S... y a ver si lee más a un padre de EEUU como Franklin. Un saludo.

Silvia dijo...

He llegado a través de un blog amigo común al suyo y me encuentro un artículo sobre una de mis películas favoritas y unos comentarios la mar de interesantes.
Gattaca no sólo presenta un futuro muy negro sino que creo que es un canto esperanzador (a pesar de esa "negrura" sobre la superación del ser humano y de su lucha contra las adversidades por lograr un sueño.
Hay un frase, cuando Vincent (Ethan Hawke) se reencuentra con su perfecto hermano Antonio y recuerdan como Vicent le venció en una competición de natación siendo niños.
- ¿Cómo lo conseguiste, Vincent?
- ¿Quieres saber cómo lo conseguí? Así es como lo conseguí. No reservé nada para la vuelta.

Volveré a su blog pues me gustó mucho.
Un saludo

Capri c'est fini dijo...

*silvia, bienvenida al blog, me alegro que encontraras este camino por alguno de los que lo frecuentan, eso es lo mejor de los blogs. Tienes razón en Gattaca hay un rayito de esperanza, yo supongo que en un mundo así surgirían casos que pondrían en jaque al sistema, el ser humano es así al fin y al cabo, no somos máquinas. La frase esa que citas es preciosa (pensé en ponerla como cabecera del post) y es que Gattaca es un elogia al esfuerzo y a la motivación. Nunca hay que dejar nada para la vuelta (o al menos eso creo yo). Vuelve cuando quieras. Un abrazo.

PD: Y por Dios, háblame de tú...

Anónimo dijo...

alguien me puede decir que tipo de sociedad se ve reflejada en esta pelicula??
gracias :)

Capri c'est fini dijo...

*Anónimo, Gattaca muestra una sociedad estratificada mediante castas inmutables, de manera que el que está en una no puede acceder a ninguna superior. La condición para acceder a estas castas es tu propia condición genética. Desde el nacimiento conocías cuál era la probabilidad del origen de tu muerte. En vista de esto la gente construía la genética de sus hijos, sin saber que la voluntad humana y la educación pueden llegar a pesar más que tus propios genes.

Un saludo y gracias por pasarte por el blog.