domingo, 11 de mayo de 2008

El Mayo de la libertad

Después de lo que hemos vivido durante este mes, ni el mundo, ni la vida volverán a ser como eran.

Daniel Cohn-Bendit (junio de 1968)

En la plaza de La Sorbona, los jóvenes se congregan todos los días. La asamblea revolucionaria corea sus consignas: la revolución es necesaria, la imaginación al poder. La utopía sobrevuela la plaza, tocando las cabezas de cada uno de los estudiantes: todo es posible. Los objetivos son infinitos, las reivindicaciones múltiples: necesitamos abolir el autoritarismo, el aburrimiento es contrarrevolucionario, dejen salir a los borregos de sus rediles, seamos realistas, pidamos lo imposible. La utopía se extiende como una mancha de aceite, la Universidad, las calles del Barrio Latino, las fábricas, los intelectuales, el país entero... Mientras en otro lugar de París, el viejo general mira cansado al cielo y se lamenta, esta Francia no es la misma que liberamos de la Guerra. Eso no lo puede evitar ni él, ni nadie. Las ansias de cambio llegan tarde para el general. Los estudiantes, los sindicatos, el Partido Comunista, los anarquistas van tomando la ciudad, las barricadas vuelven a asentarse en la vieja París. Las estructuras comienzan a crujir, no son posibles los parches, están podridas. La policía carga contra el sueño, pero nadie deja de soñar. Pueden detener a Dany el Rojo, a los 8 líderes estudiantiles, a los 30.000 de Nanterre, al pueblo entero pero el Arco del Triunfo es suyo, rojo, rojinegro o de cualquier color. La chispa ya está encendida. Saca del suelo los adoquines, lánzalos, defiende tus ideales, bajo ellos está la playa, ancha y extensa, buena para todos. Luego llegó el tiempo de la decepción, de las traiciones, del fracaso, pero hubo un Mayo de la libertad, en 1968, en que las personas gritaron y lucharon por el cambio.

Han pasado 40 años, los ideales se han olvidado, de aquel Mayo sólo queda la nostalgia y el recuerdo. Aún se discute sobre si fue un fracaso absoluto o nuestra sociedad es heredera del 68. ¿Todo sigue igual desde entonces? Claramente, no. Algunos problemas siguen sin solución hoy, otros han cambiado de lugar o de gravedad y han nacido nuevos. Pero lo más importante, ¿se ha perdido el espíritu de lucha? De vez en cuando resurgen destellos de lucha ciudadana, como contra la guerra, esa misma y cruel guerra que sigue azotando el mundo sea en Vietnam o en Iraq o contra las injusticias, contra las dictaduras que permiten que el pueblo muera de hambre, contra la represión, contra la violencia... Pero los engranajes están oxidados y verdaderamente cuesta moverlos. Aún quedan adoquines en la calles, suelo contra en que se estampa la sangre y las ilusiones de los inocentes, pero debemos pensar que la arena de playa también siguen intacta ahí abajo, lista para que la destapemos.

20 comentarios:

pe-jota dijo...

Bueno, ya van......dos sin contar el mío, jejejejeje 1968, demasiado importante para olvidarlo, tal vez el exceso de adocenamiento de la mayoría de la juventud actual, esa indiferencia conque miran el mundo con esa estúpida expresión bovina, ese exceso de banalidad, y no es que uno esté en contra del mundo de la moda o el diseño, pero todo en su justa medida. Hoy todo es demasiado vacío de contenido o mejor dicho intentan vaciarlo de contenido, pero aún podemos resistirnos e intentar dar ejemplo, no se si servirá para algo , pero es una opción.

Lula Fortune dijo...

Un hermoso post. Emocionan tus palabras y me gustaría creer que la playa seguirá estando ahí abajo y no la cloaca inmunda con los deshechos de nuestra burguesa y acomodada vida.
Ya sabes que me gustas ¿verdad?
Un beso imposible.

nomolamos dijo...

Hay demasiada individualidad en todas partes, cada uno vamos a lo nuestro, y solo nos arrascamos cuando nos pica. Creo que ya no creemos en nada, estamos apaticos de ideales o acomodados como dice lula.
un besito,

Poledra dijo...

La verdad es que no creo que se haya olvidado, pero la gente se acomoda en su día adía y le cuesta reaccionar. Eso sí, a veces,se reacciona o yo quiero creerlo.

Un abrazo

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, no podía resistirme a escribir sobre el Mayo del 68, es un acontecimiento que me interesa mucho. Mira con la juventud de ahora tienes razón aunque paso de criticarla así generalizando, como si los jóvenes de antes fueran todos unos santos, superresponsables, rubios y con los ojos azules. Bóvinos los hay en todas las épocas y gente comprometida también (sí, sí, ahora también). Pero sí tienes razón que un aire de superficialidad y de falso diseño sobrevuela preocupantemente, espero que no nos pille de lleno. Lo del 68 fue algo difícil de repetir porque se juntaron muchos factores en un momento dado y en un lugar concreto. Puede que por esto es que sea mágico. Muchos abrazos.

*Gracias Lula, eres un sol, también tú me gustas a mí (me pongo rojo). No todo es playa, ni todo cloaca, menos mal, pero sí que hay un conformismo que ni las ovejas. Vivimos en una época muy inquietante. Besos.

*Nomolamos, apáticos es la palabra, creo que hemos perdido la esperanza en el cambio (paso de decir el tan dicho tema Otro mundo es posible) y eso siempre merma la capacidad de lucha. Mi temor sería que la perdamos del todo y aceptemos resignado cualquier injusticia que se nos presente por delante. Saludos.

*Sí, yo también lo quiero creer, Poledra. Además verdaderamente lo pienso que aún no hemos agotado nuestra capacidad de lucha. Supongo que frente al caos revolucionario la gente prefiere la tranquilidad burguesa, pero también las dictaduras son silenciosas y tranquilas para el que no se opone. Un saludo.

Madame X dijo...

En las sociedades opulentas, donde se maquilla toda marginalidad y las injusticias se manipulan tras cuotas de pantalla, es muy difícil movilizar a nadie. Los jóvenes no se rebelan, pero ¿y nosotros... los que no somos ya tan jóvenes? ¿No somos cómplices a caso de este conformismo frívolo?
. En realidad somos los artífice, que es peor.

Para que la gente se rebele y se movilice, tiene que haber fracturas y sensación de crisis más aguda. Siempre ha sido así. Pero a todo llegaremos, tal como están las cosas.

Yo guardo los estandartes por si hay que volver a desplegarlos (ojo, no del mayo del 68... que era yo muy chica).

Entrañable mensaje, Capri, te felicito.

Funksturm dijo...

Mucho aburguesamiento es lo que hay. Y mucho consumismo y mucho conformismo. Dame una Wii. Y mucho ancho de banda. Y que se mueran los feos/pobres, total, yo soy guapo/acomodado...

Eduardo dijo...

No ha llegado mi comentario?
O se ha borrado????

Capri c'est fini dijo...

*Conforme, Madame, en las sociedades opulentas estamos anestesiados, pero ¿qué ocurre con los que no viven en una sociedad opulenta?¿o los que pasan necesidades en la supuesta sociedad del bienestar? También callado... Y lo que no somos unos chavales, también callamos, asintiendo con nuestro silencio a los dictados de las alturas. Hoy me siento revolucionario pero es verdad que nos cuesta mover el culo. Aún así mantengamos cierta esperanza, prefiero eso a ser un amargado. Un beso.

*Funksturm, yo también soy guapo y acomodado, tengo Wii, la banda más ancha, Minipimer y Thermomix. Me echo mis cremas por las noches y los rulos con redecilla. Qué asco de vida llevo. Un saludo.

*Eduardo, no ha llegado tu comentario. Vuelve a entrar y déjalo que me interesa tu opinión.

Sibyla dijo...

Desafortunadamente, aún queda mucho por cambiar...

Ah, por cierto no me gusta para nada Bisbal ni Bustamante!
Qué Horreur!!!!!!!!!!

Besitos:)

ELEFANTE35 dijo...

yo pienso que a la gente le falta motivacion e ideales en que creer, se perdieron en algun momento del espacio-tiempo. se perdieron como la misma gente, que esta perdida, enchufados a lo que nos quieren contar por tv o por prensa, muchas veces manipulado segun los intereses de quien tercie en el momento.. todo es lo mismo. consumo, crear necesidades absurdas y movernos todos juntos muditos, al son que ellos quieren.

Llegara un dia el cambio y llegará bien, esa es mi fe.

disfruta de tu comienzo de semana y gracias por tus palabras.

Anónimo dijo...

De acuerdo con que es mejor albergar la esperanza que ser un amargado, con que nos crean necesidades absurdas porque lo permitimos, de que la gran mayoria es conformista por naturaleza a menos que experimentemos la crisis y entonces habría revolución.

En el interin las personas que provienen de opulencia y no opulencia deben ayudar en la medida que pueden a los menos afortunados que ellos y experiementar la vida que les tocó que tampoco es cáscara de coco...:)

Lúcida dijo...

Vivimos en una época llena de indiferencia, egoismo, baja en autoestima e ideales. Espero que esa playa de la que hablas no se canse de esperar la unión de todos para mejorar las cosas.

atikus dijo...

Hay una peli que se titula "de ilusión también se vive", yo diría mas, de ilusión es de lo que se vive, y quizás es lo que le falta a la sociedad engeneral ilusión, porque las revoluciones de 68, y otras han caído en el olvido al aburguesarse sus promotores, y no cumplir las espectativas, o la revolución Hippie de tantos cuarentones ahora personajes de derechas, y asi con un montón de ejemplos supongo, parece que es menos contradictorio plantearse desde el comienzo que uno es egoista e individual que no solidario...de todas maneras eso es también muy triste, ademas sigo confiando en la gente y hay mucha solidaridad en el mundo a pesar de todo.

Capri c'est fini dijo...

*Sibyla, muchísimo por cambiar. Bien por tus gustos musicales (me ha encantado lo de "Horreur"). Besos.

*Hummm Elefante, se ha perdido muchas cosas pero hay algo que no debe perderse porque se renueva en cada generación: la rebeldía de la juventud, las ganas de cambiar el mundo... aunque parezca que la actual está adormecida (y en parte lo está) creo que sigue sintiendo esos impulsos. Que se consiga lo que pidas. Disfruta de tu smana tú también. Un abrazo.

*Anónimo visitante, vivimos una época difícil (en realidad todas las épocas lo son) pero no estoy seguro de querer que exista una crisis para que se desencadene la revolución. Eso es como querer que tus hijos pasen hambre para que se curtan como mejores personas. Pero sí que es necesario que mientras tanto ayudemos a los que lo necesitan. Interesante reflexión. Un saludo.

*Yo también lo espero, Lúcida, que nos aguarde algo mejor. Sin embargo no me gusta ser tan pesimista, nuestro mundo actual no es perfecto pero ¡¿en que época lo fue? Besos.

* Atikus, totalmente de acuerdo, hay que mantener viva cierta ilusión porque si no todo se hace cuesta arriba. Todos los intentos anteriores de todos modos no fueron fracasos absolutos, algunas mejoras se han conseguido. Sólo nos toca confiar en la solidaridad y la ayuda de todos. Un abrazo.

Caronte dijo...

Hermosísimo homenaje a aquella no menos hermosa utopía, me encanta cómo escribes. Lo hemos dicho en muchos sitios y yo al menos no me canso: hace falta otro mayo (muy acertado en lo de las manifestaciones contra la INVASIÓn de irak), veremos algo así alguna vez? ojalá que sí.

Un abrazo utópico.

Senses & Nonsenses dijo...

no estaba hoy muy idealista como para defender el 68, fíjate, pero después de leer los comments, me sale la vena más roja. la gente se empeña en minimizarlo. igual nuestra vida no sería la misma sin el 68. en criticar a los promotores, ellos lo intentaron, dónde están los jóvenes. y los que critican a los jóvenes, pues tampoco... como dices, hay de todo.

un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Caronte, hace falta otro Mayo, otra Primavera de Praga, otra caída del Muro de Berlín, porque las historias de represiones, dictaduras y falta de libertades se repiten constantemente en el tiempo y nos toca a la generación actual intervenir al menos con nuestra voz. La invasión de Iraq no se paró por las manifestaciones pero de cara al mundo fue un acto vandálico y eso al menos es un consuelo. Gracias por tus comentarios. Un abrazo.

*Senses, creo que detrás de muchas críticas al Mayo del 68 hay un pensamiento conservador más reaccionario que nunca. Siguen la línea marcada por Sarkozy en la que pide que Francia rompa con el Mayo del 68. Pero no debemos romper (ante ideas como estas también yo me vuelvo mucho más rojo). En cuanto a las críticas a la juventud, se repiten en cada cambio generacional, la generación anterior siempre critica a la posterior diciendo que no vale para nada. Eso no es así, hay muchos jóvenes comprometidos.

CRISTINA dijo...

Acabo de comentar en el blog de Senses y la idea final es que, como el propio Senses dice en un comentario, no es justo que se minimice el Mayo del 68.
Creo que degeneró, claro, que perdió fuerza, que incluso ahora es el refugio de gente que no movería ni un dedo por causas actuales pero que se le llena la boca de libertades pasadas.
Es más, no creo en las revoluciones a lo bestia...
Pero, aún así, creo que muchas de las libertades de las que gozamos actualmente son el resultado de ideas que empezaron en aquél Mayo del 68.
Y además hubo libros y películas y ganas de aprender y de hablar y pensar, y de escribir poemas. Sólo por eso ya debería respetarse, y mucho, todo lo que sucedió en París.

Saludos

Capri c'est fini dijo...

*Cristina, uno de los aspectos más interesantes del Mayo del 68 es su inquietud cultural e intelectual, por algo propugnaban la imaginación. Eso la diferencia de otras revoluciones. Creo que no se debería minimizar pero 40 años dan para que su recuerdo sea ya algo vago. Debería haber, si no una revolución, una llamada de atención para exigir determinados cambios. Gracias por tu reflexión, veo que el tema da para mucho. Un saludo.