jueves, 10 de febrero de 2011

La Libertad guiando al pueblo

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948)

757PX-~1

6:45 de la mañana. Ducha rápida. Traje comprado en las rebajas. Café bebido. En el coche, tertulianos radiofónicos quejándose de todo. En la carretera, el atasco diario de las 7:45. No hay sitio dónde aparcar, como siempre. 10 minutos más. Trabajo. Las mismas caras de siempre, la misma pesada rutina de siempre. Jefe con cara de cabreo, compañeros con cara de resignación. Media mañana, cigarrillo rápido en la puerta. Café de máquina. El informe no va a estar para hoy por más que me pongan malas caras. Todo me da igual. No me pagan lo suficiente para que me compense este viacrucis. Comida. Tupper calentado en el microondas. Conversaciones triviales: el tiempo del fin de semana, las semifinales de la Copa de Rey. Sopor de siesta, un nuevo café de máquina. Tarde interminable. Casi a la hora de salir, hago como que trabajo. En la carretera, el atasco diario de las 7 de la tarde. Casa. Correo habitual: luz, agua, gas, teléfono e hipoteca. Chándal cómodo. Mi mujer llega cansada y se derrumba en el sofá. ¿Qué tal el día? Como siempre. Colada, platos en el lavavajillas, escoba. Algo rápido para cenar frente a la tele. Conversaciones triviales: la noticia del día, el capítulo de la serie. Ojos que se caen lentamente. ¿Vamos a la cama? Pongo la alarma del despertador. Pies fríos. Hasta mañana. Ojos cerrados. Ruido de coches en la calle. Una música de fondo. Tarareo mentalmente mientras voy perdiendo la consciencia.

Imagen: La Libertad guiando al pueblo (Eugène Delacroix, 1830) – Museo del Louvre (París).

13 comentarios:

Sophia dijo...

La vida misma vaya...
la magia la tiene que poner uno mismo, no está mal pensar en el fin de semana, mañana viernes!

Besitos

Merche Pallarés dijo...

¡Qué monotonía de vida! Pero muy exacta para muchísimos, desgraciadamente. Besotes, M.

Capri c'est fini dijo...

*Sophia, la vida misma.. tú lo has dicho... y qué me dices del contraste con el cuadro. La Historia sólo se está escribiendo en Egipto? Somos libres en el supuesto primer mundo? Es algo que tengo a menudo en la cabeza.

*Merche, desgraciadamente es el pan nuestro de cada día de muchos. Casi que me puedo incluir. Muchos besos.

calamarin dijo...

Capri has vuelto, me alegra mucho!!!

Capri c'est fini dijo...

*Calamarin, hip, hip, hurra!!! Ya estoy aquí (cual amenaza). Un saludo.

brokemac dijo...

Yo diría que en el supuesto primer mundo la vida es más cómoda pero las insatisfacciones mayores, porque mayores son las cadenas de esa comodidad y mayor el trozo de libertad a la que se renuncia para su obtención.
Total libres de pensamiento (y no siempre) y esclavos de la insatisfacción.

Gracias por pasarte por el acantilado.
Un abrazo!

Y digo yo que después de leer tu texto le recomendaría un amante o dos a esa familia :)

senses and nonsenses dijo...

bueno, hay días mejores....

como hoy mismo, que descubro que regresas a la blogosfera. me corriendo a ver la gala de os Goya, pero quería saludarte.
me alegro mucho.

Capri c'est fini dijo...

*brokemac, un amante o dos y algo en que pensar... pero desgraciadamente la culpa no la tienen ellos, sino más bien el asco de vida en la que muchos están (estamos) inmersos. Aunque claro, en la comparación entre insatisfacción y necesidades materiales, sigue pesando más las segundas, porque si tienes que buscar cada día que comer, no hay otra banalidades en las que pensar. Un beso.

*Senses, saludado quedo y agradecido por tu visita. Un abrazo.

pe-jota dijo...

Con ligeros retoques, suscribo tu entrada. Y encima nos dicen que debemos sentirnos felices.

Me alegro de tu regreso y de reencontrar tus serenas reflexiones.

troyana dijo...

Capri!!!
y yo sin enterarme de que has vuelto!.Yo he cambiado de servidor y ahora participo además de en historias troyanas,en otro blog comunitario donde 5 mujeres hablamos en exclusiva de cine: Zinéfilas.Espero nos visites:)
http://zinefilaz.blogspot.com/
bienvenido.Me alegro mucho de tu vuelta.
abrazo

PATSY SCOTT dijo...

¡Qué alegría volver a leerte! - yo he envidiado en secreto a egipcios y tunecinos por ese espíritu y la convicción de que el cambio está en nuestras manos y es posible. Claro que luego está el ganarse las lentejas (que tan bien describes) siendo autónoma no siento tanto la presión de la rutina, pero las cosas están difíciles para los que no sabemos cuánto nos "caerá" cada mes. Y cuando eso no está resuelto mantener el espíritu se hace un poco más cuesta arriba.

Capri c'est fini dijo...

*Patsy, cuando ocurre algo como en Túnez o Egipto todos descubrimos de repente el poder del pueblo. Algo muy curioso... creo que lo más importante es que esas personas han vencido, para manifestarse, el miedo al régimen, un régimen que los puede torturar, detener y masacrar. Eso da una muestra de lo penosa que es su vida si se arriesgan a recibir la represión.
Ah los autónomos... pero habrá que mantener el espíritu, como bien dices...

Besos

Sophia dijo...

Pues tienes toda la razón, no nos diferenciamos apenas de ciertos conflictos, creemos que somos muy libres pero en realidad estamos entre los deberes y los quehaceres... Hoy vuelve a ser viernes!