lunes, 18 de febrero de 2008

Elogio a Anton Chigurh

¿Qué es lo máximo que ha perdido a cara o cruz?



Siempre me he decantado por los malos. Los buenos suelen ser protagonistas, perfectos, encantadores y se salen con la suya al final de la película pero son tremendamente aburridos y planos. Los malos están hechos de otra pasta y son más atrayentes, polifacéticos, al menos para mí. Es mil veces mejor ver el sufrimiento del Drácula herido a las peroratas de Van Helsing o la carcajada de Joker al rostro impenetrable de Batman.

Hoy, he descubierto a un nuevo villano merecedor de la posteridad del cine como Lecter o Fu Manchú. Se trata de Anton Chigurh, el psicópata con cara de Javier Bardem y el peor peinado del estado de Texas. Sus motivaciones asesinas son claras, el sadismo ante el que le contradiga o simplemente se tope con él. Persigue insistentemente a Llewelyn Moss en un territorio fronterizo, inhóspito y como indica el título de la película no apto para viejos. Un maletín con dos millones de dólares es el punto de salida de la carrera de estos dos personajes cuya existencia se deben el uno al otro. Puede ser que el dinero mueva a Chigurh en un principio, pero la testarudez de Moss por seguir con vida es lo que le insufla energía para llegar hasta el final. En cualquier caso, el motivo no es lo que lo lleva a asesinar despiadadamente, es simplemente que disfruta de su trabajo. Los ojos enrojecidos de Chigurh llevan encerrados toda la vileza del ser humano y sobran las palabras, bien sean para pedir explicaciones o clemencia. Un personaje como éste vive como pez en el agua en un escenario como la frontera de Texas, con su sol inmisericorde y sus paisajes inmensos pero inhabitables, aunque igualmente podría desenvolverse en una gran ciudad.

Otras de las grandezas de Anton Chigurh, que lo diferencia de cualquier otro matón a sueldo, es su rendición a la suerte, representada en monedas que designan la cara y la cruz de las víctimas. Este mismo azar, en la película, toca a cada uno de sus personajes, que hubieran preferido no estar donde estaban en un determinado momento. Como en la vida de cualquiera de nosotros, la suerte juega un papel silencioso pero protagonista. Chigurh lo sabe y se erige en su mano ejecutora. Es la suerte la que, de cara, te hace ver esta película una tarde de domingo cualquiera y la misma la que hace que nunca te encuentres en la carretera con un hombre cargado con una bombona de aire comprimido.

Pero, ¿es tan malo este tío? ¿comparado con qué? ¿con la peste bubónica? sí, malo, malísimo (de los buenos), de los que tienen la mirada perdida ante los ojos de los débiles pero se miran las suelas de sus botas para comprobar si se ha manchado de sangre, fascinante.

15 comentarios:

cure of love dijo...

Malo es (el personaje de) Bardem en la peli, pero no lo es menos el de Llewelyn, que se juega a algo más que cara o cruz (unas dos mil millones de caras o cruces, muchas probabilidades) todo lo que tiene, incluida su vida y la de otros.

Estoy totalmente de acuerdo en que Chigurgh es malo pero como malo me quedo con el otro.

Un saludo

Capri c'est fini dijo...

A Llewelyn le pierde la ambición de las posibilidades de lo que podría hacer con los dos millones de dólares. Tiene su mérito luchar tanto por esa montaña de dinero, pero lo de Chigurh es hipnótico y misterioso. ¿Es sólo el sadismo lo que lo mueve?

desconvencida dijo...

Muy buena la reseña, Capri, me ha encantado la matización de que Chigurh es un malo malísmo (de los buenos)...

Por cierto, yo este finde vi la última de Burton, y acabé empapadita de sangre... ufff...

Capri c'est fini dijo...

Es mi próximo objetivo, aunque he leído cosas desiguales de Sweeney Todd y le tengo cierto temor a ver que ha hecho Burton con un musical y encima gore. Ese ufff final tuyo no es muy esperanzador.

Chema dijo...

Yo también he visto el país de viejos y me ha dado cierta pena Llewelyn, por mortal, por ser uno más que, en un momento determinado, toma una decisión para salir de su vulgar vida. Están los dos muy muy bien en sus papeles. Quizá el único que me decepcionó un poco fue Tommy Lee Jones, en ese papel que tan bien hubiera hecho Frances McDormand.
El sábado vi esta y el domingo, "4 meses, 3 semanas, 2 días". Qué dramón. Qué angustia y qué impacto.
Hoy me toca "Sweeny Todd". Comentaremos.

Capri c'est fini dijo...

¡Qué bien, Chema! Te estrenas en mi blog... Eso, ya me veo resucitando el cineclub de versión española. Tengo mucha ganas de ver la peli rumana... se me hace interminable mi lista de cosas por hacer. Sweeny será el siguiente, ya te contaré.

variopaint dijo...

Gran post...te he he incluido en mi lista de blogs...los Cohen siempre me han parcido unos genios.
Saludos
Manuel

rata perezosa dijo...

Malo me parece Hanibal Lecter, siempre consciente de su sadismo y, sin embargo, tremendamente carismático. Bardem aquí me ha resultado un poco inexpresivo, no me ha parecido un malo de verdad, solo un pobre hombre enfermo del tarro que no sabe muy bien por qué hace lo que hace. Creo que los Cohen han buscado un personaje un tanto absurdo o abstracto; un concepto.

Mi malo preferido es Clint Eastwood en Sin Perdón, aunque en ningún momento nos parece realmente malo, solo un pobre viejo.

Un saludo!

Capri c'est fini dijo...

*Manuel: muchas gracias por incluirme, intentaré estar a la altura.
*rata: claro que te habrá parecido inexpresivo, pero es que lo tenía que ser, más bien hermético, un tío que mata con tal saña y sin motivos conocidos. Probablemente esté enfermo del coco, como dices, pero me sigue pareciendo interesante. Estoy seguro que los Coen buscaban un concepto para personificar la maldad y Chigurh como concepto no está nada mal.

Chema dijo...

Yo conozco a malos más expresivos, y encima no son actores, así que deja a Bardem de esta forma... Perdona Capri c'est fini, ¿nos conocemos? Yo solo soy un fan de los cohen que, por causalidad, acabó en esta página, que espero que siga así de bien.

Capri c'est fini dijo...

Chema, perdona, te confundí con otra persona. Vi tu nombre y pensé enseguida en un amigo. Espero seguir de momento así, me alegro de que te gustara la entrada. Yo también soy aficionado a los Coen, aunque estaba un poco decepcionados con ellos por sus dos últimas películas. Pero con No country... me he reconciliado. También yo conozco a actores mucho más inexpresivos haciendo de héroes de acción. Un saludo.

rata perezosa dijo...

No, hombre, no. Yo no cuestiono a Javier Bardem en ningún momento. Vaya por delante que me parece un pedazo de actor. Solo pretendía decir, en relación a los malos que más nos han gustado, que este no me había resultado tan atractivo como otros. Me resultó inexpresivo porque era lo que los Cohen buscaban, no más. Y claro que hay actores de acción más inexpresivos, pero eso sí es problema del actor y no del personaje.

pe-jota dijo...

Y aprovechando las fechas...And the Oscar go to .....???
Gracias por tu visita y tu comentario

Chema dijo...

The Oscar goes to:
- "No country for old men"
- Actor: Tommy Lee Jones
- Actriz: Julie Christie
- Secundario: Bardem
-Secundaria: yo querría Cate Blanchett o Tilda Swinton, aunque se lo va a llevar Ruby Dee.
¿Qué opinais?

Capri c'est fini dijo...

Prometo hace una entrada dedicada a los Oscars. Pero como aperitivo ahí va mi quiniela (más con el corazón que con la cabeza)
-Expiación
-Director:Los Coen
-Actor: Daniel Day-Lewis
-Actriz: Julie Christie
-Secundario: Javier Bardem (hombre, por favor)
-Secundaria: Tilda Swinton