jueves, 13 de noviembre de 2008

Las esperas

Espera, que sólo el que espera vive. Pero teme el día en que se te conviertan en recuerdo las esperanzas.


Un, dos, tres pasos, miro el reloj, deshago lo andado, uno, dos y tres. Vuelvo a estar en el mismo lugar. La esfera del reloj brilla con la luz de la ciudad, el segundero va exasperantemente lento y el aire se me escapa de la boca en forma de suspiro. Me dedico a observar a la gente que viene y va. Por mero entretenimiento, pongo la oreja en una conversación ajena. Nada trascendental. Espero. Siempre me hace esperar. Espero y espero tantas cosas, pero hoy de momento, la espero a ella, que se retrasa. Me fastidia, pero sé que se me pasará cuando entre la muchedumbre reconozca su cara. Será como apagar un interruptor. Miro mi silueta reflejada en el cristal de una tienda. Coloco bien los cuellos de mi camisa y sigo esperando. Saco el móvil del bolsillo y lo miro con desgana. No ha llamado, ni me ha escrito para decir que no venía. Lo guardo. Miro el reloj, sólo un par de minutos desde la última vez. Sigo con la rutina, un, dos y tres pasos. Me paro, suspiro. Otros tres pasos. Levanto la vista y la veo venir, apresurada. Con el bolso resbalándose de su hombro, a paso rápido. Cruzamos las miradas, me sonríe y le devuelvo la sonrisa. Siento que toda la espera ha valido la pena.

Esperamos y esperamos. Esperamos a gente, a que ocurre un hecho concreto o simplemente a que pase algo que no saque de la rutina. Nos pasamos la vida de espera en espera. A veces aguardamos con temor a que se cumplan nuestros peores deseos y otras que vengan tiempos mejores. Miramos el futuro con esperanza o con incertidumbre, da igual, pero nos pasamos la mayor parte del tiempo esperando. Hombres y mujeres a la expectativa, por no saber que va a ocurrir. Siempre ha sido así y así seguirá para siempre hasta que no haya tiempo. Esclavos de un futuro que nadie puede conocer. Nos comemos las uñas en una inmensa sala de espera. ¿Dónde estará el tren? ¿Qué pasa que no viene? ¿Por qué no llama? Preguntas esperadas. Sea con la quietud de las estatuas o con nerviosismo, vivimos en un mundo esperante, expectante, espectador...

26 comentarios:

nomolamos dijo...

es cierto, siempre estamos esperando a algo, una mejora, un cambio, una persona especial....menos mal que no nos paramos a esperar, y de mientras vivimos.....
un beso grandote guapo

El Deme dijo...

¿Quién sufre más, el que espera siempre o aquel que nunca esperó a nadie? (se me ha olvidado el autor de esta frase)

panterablanca dijo...

La vida es la espera continua de la muerte... aunque entretenemos nuestra atención haciendo como que esperamos otras cosas, pero al final de todo, todas las esperas nos llevan al mismo punto.
Besos salvajes.

Merche Pallarés dijo...

Bello tu texto (como todos). Me gusta lo que ha escrito PANTERABLANCA, al final la espera de la muerte es la mas certera. Besotes, M.

Anónimo dijo...

Yo espero varias cosas:
- Espero todos los Lunes a que sea Viernes.
- Espero que pase pronto este año, que va muy lento.
- Espero a las vacaciones de Navidad, pero antes espero el puente de Diciembre.
- Espero, espero y espero, pero nunca llega a ser el mejor momento para decirlo.

Espero demasiadas cosas. A ver si llegan. Muchos besos guapo.

Capri c'est fini dijo...

*Nomolamos, siempre esperamos algo, es verdad y mientras vivimos. Aunque a veces no sabemos ni lo que se nos viene encima... Un beso.

*Deme, es de Neruda. Estuve tentado en poner esa frase como inicio de la entrada. Te regalo otra: "Todo hombre no vive más que por lo que espera." (Giovanni Pappini). Un saludo.

*Pantera, la gran espera hacia la muerte, puede sonar tétrico o incluso amargado pero es la pura verdad. Todas las esperas no son nada comparadas con esa, la única y última. Muchos besos.

*Merche, gracias, siempre tan amable... Pantera ha sido tan certera como esa espera hacia la muerte que ha nombrado. Pero ¿y si la muerte te alcanza cuando no la esperas? Te dejo pensando. Muchos besos.

*Anónimo, que esperes y esperes sólo significa que tienen muchas cosas que cumplir, muchas ganas y muchos deseos. Sin embargo desde que el mundo es mundo todo los currantes han deseado que los lunes se transformen en viernes y que todos los días sean vacaciones. Un gran deseo colectivo. Yo también espero y espero, y mientras te deseo que se te cumplan todos los deseos. Un beso.

dvd dijo...

... Peor es no esperar nada...

Anónimo dijo...

Agradezco haberlos encontrado a ustedes en mi espera personal; son un verdadero alivio...

Lula Fortune dijo...

Estoy con DVD, el que espera es que tiene "esperanza" y eso a veces es suficiente para seguir viviendo.
Besos puntuales.

Merche Pallarés dijo...

CAPRI querido, la muerte SIEMPRE llega aunque no la esperes, o sea, que sí se la espera en cualquier momento... Besotes, M.

Capri c'est fini dijo...

*DVD, aunque quien espera, desespera... aunque, ya en serio, es mejor tener esperanzas en la espera, está claro. Un saludo.

*Anónimo, muchas gracias, eres muy amable, cualquier distracción de la espera bienvenida es. Como tú a este rincón. Saludos.

*Lula, tenemos tan pocos cosas a las que agarrarnos en esta tediosa espera, que el toque de esperanza es fundamental para que no se nos haga el camino muy cuesta arriba. Besos.

*Merche, siempre llega, desgraciadamente, aunque es mejor tarde que pronto, no crees? Besazos.

Lúcida dijo...

Así es, aunque pensemos que estamos actuando lo único que hacemos es esperar el momento propicio para entrar en acción.

Justo dijo...

Espera un poco, un poquito más, para yo darte mi felicidad.. espera un poco un poquito más, me moriría si te vas. Canción La nave del olvido.

Esperanza es una de las palabras más bellas de nuestro diccionario, la resonancia que tiene.. por ejemplo en inglés no me gusta nada -hope-, tan práctica y funcional, sí en francés, espoir, suena literario.

Y el idioma, esperanto..

Besos

Merche Pallarés dijo...

Por supuesto. Besotes, M.

Groucho dijo...

NOS PASAMOS MEDIA VIDA ESPERANDO Y LA OTRA MEDIA PREGUNTANDONOS PORQUE.
QUE CONTRADICTORIOS SOMOS.
SALUDOS...

Peggy dijo...

y mientras esperamos ocurren cosas ....

pon dijo...

Esperaré
a que sientas lo mismo que yo........

No tenemos nada más ni nada menos, no tenemos nada mejor ni nada peor. Esperar el siguiente instante es vivir, y mientras tanto, soñamos.

Me he quedado en la esquinita mirando como te ajustas los cuellos de la camisa.

pe-jota dijo...

Y desde que se inventó el reloj la espera se convirtió en casi una agonía.

jordicine dijo...

Pues tienes toda la razón. Pero, a veces, hay cosas más interesantes que esperar. Es cuando empezamos a vivir. Un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Lúcida: Incluso cuando se entra en acción se espera a ver cuál será la reacción y cuál tu siguiente paso. Un caos de espera... Besos.

*Justo, la palabra esperanza tiene unos ecos preciosos, es verdad, mucho mejor que hope. Aunque en este caso es más waiting que hope... Cuestión de los idiomas.

*Groucho, pero finalmente es lo interesante porque si los humanos fueramos previsibles y consecuentes el mundo sería un lugar totalmente diferente. Un saludo.

*Peggy, algunas que conocemos y otras que no... ¿por qué quien dice que la chica que llegaba tarde a la cita no le rompería el corazón esa tarde? Besos.

*Pon, no tenemos nada mejor ni más importante que hacer, eso cierto. Y entre espera y espera, no sólo sueños, también desesperanza, impaciencia, amargura... caben muchos sentimientos en las esperas. Por cierto, nunca pensé que me pillarías mirándome al escaparate y poniendome bien la camisa. Qué vergüenza!!! Besos.

*Pe-jota y como lo llevamos incorporado pues no hay más remedio que fijarnos en él. Qué lento pasa cuando estamos pendientes del tiempo y qué rápido cuando llegamos tarde a algún sitio. Saludos.

*Jordi, pero ¿hacemos algo además de esperar? Cuando alcanzas lo que esperabas, enseguida hay una espera nueva (somos así). Abrazos.

atikus dijo...

siempre he sido muy puntual, será cosas de la educación. el caso es que las cosas mas interesantes siempre ma han llegado en momentos inesperados.

Saludos de un esperanzado esperante

Capri c'est fini dijo...

*Atikus, que bien, mi impuntualidad es cuasi-patológica, porque cuando me lo propongo llego a tiempo... Te devuelto el saludo esperanzado y esperante, amigo.

panterablanca dijo...

No estoy de acuerdo con que esperar el siguiente instante es vivir, como dice Pon, porque mientras esperas al siguiente instante estás mirando al futuro, y no vives el presente que es lo único que de verdad tenemos, lo demás son sueños intangibles.
Un lametón de pantera.

Capri c'est fini dijo...

*Pantera, ¿eres de esas personas que no puede hacer dos cosas a la vez? Se puede esperar y divertirse o esperar y desesperarse, se puede esperar y leer, o escuchar música... No sólo esperar a que venga el futuro... Muchos besos.

troyana dijo...

la esperanza es lo último que se pierde,pero por otro lado el que espera,desespera.Lo cierto es que esperamos casi siempre,y el peligro es que no vivamos el instante presente con toda su intensidad porque al fin y al cabo,es lo único que tenemos a ciencia cierta.
Un saludo!

Capri c'est fini dijo...

*Troyana, la vida entera es una espera, lo que hay que lograr es que esta espera sea activa y que mientras lo esperas puedas hacer otras cosas... El instante es lo único que tenemos, verdaderamente, pero pasa tan rápido que ni lo notamos. Bienvenida a Capri. Un beso.