miércoles, 15 de abril de 2009

Extramuros

En un instante ante el lecho de mi hermana, ante su rostro tan gastado y mezquino, debió de recordar qué tiempos eran aquellos que corrían a la vez ruines y recios, qué años de soledad para el alma y el cuerpo miserable.


Extramuros se oía la campana del convento, que aún sin salir el sol, levantaba a las hermanas. En el claustro, un silencioso barullo de hábitos conducía a la capilla para el primer rezo. Monjas pálidas y huesudas por los muchos sufrimientos que Dios Nuestro Señor les había mandado en aquellos aciagos días. En la capilla, caras somnolientas prestaban poca atención a las oraciones. Allí faltaban algunas, carne de enfermería, cosa normal traída por el hambre, la debilidad y la peste. Pero esa mañana, una ausencia turbaba a una de las hermanas, que no podía esconder su nerviosismo. Ella, su compañera del alma, no la flanqueaba como solía. Pensó en la noche, rezó por sus pecados y por su flaqueza de ánimo por haber sido convencida a llevar a cabo ese plan descabellado. Nada podía negarle a ella, eso lo sabía y confiaba que Él, ser de eterna misericordia, perdonara sus impulsos y no fuera condenada a la eternidad. Las sienes le latían descontroladamente. Cuando el oficio acabó, corrió presurosa a la celda de su hermana. Allí la encontró con los ojos entreabiertos, floja de fuerzas, con un brazo colgando de su humilde catre. De la palma de su mano, un reguero de sangre manaba formando un pequeño charco en el suelo de piedra. Su grito de impresión rompió el silencio de la casa y acudió casi toda la comunidad con la priora a la cabeza. Ésta sentenció: Son las llagas de Nuestro Señor Jesucristo. Éste fue el comienzo de su propia desgracia.

Extramuros (1978) es una estupenda novela del escritor español Jesús Fernández Santos, que fue galardonada con el Premio Nacional de Narrativa. El libro fue adaptado al cine por Miguel Picazo en 1985 interpretando a sus protagonistas Carmen Maura y Mercedes Sampietro. Ambientada en la España de final del reinado de Felipe II, cuenta la historia de dos monjas en un convento azotado por el hambre y la sequía. Viven tal situación de penuria, viendo morir a muchas de sus compañeras, que idean una manera de llamar la atención mediante unos falsos estigmas en una de ellas. La repercusión es tal, que comienzan a llegar al convento una legión de peregrinos y la fama de santidad de la religiosa recorre los secos parajes del reino hasta la corte. A pesar del escepticismo de la priora, que ve peligrar su cargo, comienza a prosperar el convento. Incluso, el duque benefactor de la casa compromete mejoras con la condición de que su hija profese allí. Pero los caprichos de dama cortesana hacen que ésta pronto se enfrente con la santa. Esta rivalidad llegará a los oídos del Tribunal del Santo Oficio.

Extramuros no sólo está fantásticamente bien escrita, con el lenguaje propio de su época, haciendo que sea a la vez realista y lírica, sino que toca temas profundamente actuales: el amor entre las dos monjas, unidas por el miedo al pecado, la situación de hambruna del país donde los pícaros sobreviven y la lucha de poder entre los egos de la santa, la priora y la huéspeda bajo los ojos represores de la Inquisición. Es impresionante el retrato del amor enfermizo y dependiente que hace de la monja narradora, que no sólo ayuda a la santa a crear sus falsos estigmas, sino que mantiene el secreto a pesar del miedo al castigo divino. Es un amor a prueba de todo, que no se tambalea ni cuando la fama de su amada la hace más fría y distante y que la convierte en un ser sin alma cuyos ojos sólo ven por los ojos de la otra. Ni toda una sociedad encerrada en la religión y la superstición, quemada por el mismo sol que agrieta los campos, impedirá que el amor más sacrificado se escape libre, extramuros.

Imagen: Ruinas del convento de San Agustín Extramuros en Madrigal de las Altas Torres (Ávila).

22 comentarios:

CRISTINA dijo...

Otro libro que no he leído y del que tomo nota.
Un post exquisitamente escrito, como todos los tuyos.
Saludos

Merche Pallarés dijo...

Ví la pelicula y me pareció estupenda. Una visión muy certera de la España de intramuros de la época y tambien de extramuros, con su religión a ultranza, su hipocresía, sus supersticiones, su ignorancia... Muy buen post. Gracias. Muchos besotes, M.

calamarin dijo...

El hambre y la miseria agudizan el ingenio hasta limites insospechados... Siempre me llamó la atención este libro (más que la película) habrá que ir pensando en leerlo...

El futuro bloguero dijo...

Conozco la peli, magnífica sin duda... pero no he leído el libro en que se basa.

Muy acertada tu entrada, y además oportuna en esta época de religión exacerbada y exaltada.

Justo dijo...

Qué párrafo tan sugerente has seleccionado.. parece un escritor estupendo.

Vi la película, pero no la recuerdo bien, hace ya mucho. El mundo de las religiosas me parece apasionante, cuántas buenas películas y obras se podrían hacer..

pon dijo...

No he leído el libro pero si he visto la peli. Me pareció una excelente película y Sampietro y Maura están increíbles. El retrato es durísimo, pero valiente.

Arezbra dijo...

Entra a formar parte de esos libros que definitivamente leeré y que no tiene que tardar en llegar a mis manos, siempre ávidas de sostener grandes historias bien escritas como parece ésta. El autor no ha podido tener mejor embajador. Un abrazo...por cierto me alegro de que te gustara la peli

Maribel dijo...

Vi la película hace tiempo pero no sabía que estaba basada en un libro ...
me encantan los análisis particulares de películas, y en esta resaltas mucho el amor de la
monja que ayuda a la santa ... interesante!

un beso Capri!

Maribel

senses or nonsenses dijo...

pues he visto la película completa hace muy poco tiempo, el último pase televisivo, creo que ha sido este invierno. y fijate, heredé la novela, está por casa, pero confieso que nunca había tenido demasiado interés en leerla.
dos señales en tan poco tiempo, igual debería leerla, además es muy cortita.
carmen maura (sus miradas son escalofríantes) y mercedes sampietro son muy GRANDES, están INMENSAS!

un abrazo.

Lúcida dijo...

Mi lista ya es inmesanmente larga... anotado queda.

Capri c'est fini dijo...

*Cristina, a mí me ha gustado mucho, la historia y como está escrito. Si tienes oportunidad de leerlo, no lo dudes. Gracias por tomar nota. Un abrazo.

*Merche, es de lo que más me ha gustado: la ambientación del país cuando el imperio va decayendo poco a poco a base de hambrunas y sequías. También refleja muy bien lo peor de la "católica España". Muchos besos.

*Calamarin, finalmente la treta de las llagas sólo era una manera de salir de una situación desesperada de abandono de un convento. Esa desesperación que a cualquier nos hubiera impulsado a pasar por encima del mismo miedo a la condenación eterna. Caigo en el tópico, pero siempre (con contadas excepciones) prefiero el libro a la película... Saludos.

*Futuro, esta es la vieja historia del mundo. Estamos condenados a repetirla, me recordaba ese seco final de siglo a la crisis económica que nos azota. Pero para dar una gota de optimismo, debo decir que el tema religioso por muchas exacerbaciones que haya hoy en día, estamos actualmente mucho mejor que el inquisitorial siglo XVI. No hay color. Un abrazo.

*Justo, pues mira que me ha costado lo mío encontrar un párrafo que resumiera en pocas palabras lo que quería exponer del libro... Gracias por fijarte. A mí me pasa también como a ti, me llaman la atención las monjas, especialmente las de clausura. Debe ser el misterio que las rodea. Y recordando, sí que es verdad que hay muchos libros y películas sobre el tema, porque creo que da para mucho. Saludos.

*Pon, bueno es que son dos muy buenas actrices y eso que son papeles muy complicados, porque podría excederse en la interpretación y que la historia sea una caricatura. Pero no lo hacen... Estupendas. Un abrazo.

*Arezbra, pues me alegro de que tengas confianza en mi criterio como para que te entren ganas de leerlo. Sólo espero que te guste tanto como a mí. Es una gran historia y está contado exquisitamente. Ya me dirás si lo haces, que te pareció. Un abrazo.

*Maribel, bueno me he centrado en esa monja porque además de ser la que cuenta la historia, es el personaje que más me ha gustado. Representa al amor dependiente, incondicional, rozando la locura... una faceta que me interesa mucho del amor. Y está tan bien descrita.

*Senses, mira que yo no creo nada eso de las señales del destino, pero en cuestión de libros siempre sigo las señales. Ya sé cuando dices que la echaron, fue en Versión Española... Puede leerlo que no llega ni a 200 páginas y no le sobra ni le falta nada. Sobre las actrices, estoy contigo, son dos grandes. Un abrazo.

*Lúcida, tú ve sumando elementos a la lista, no es obligatorio seguirla. Tranquila, que no hago exámenes sorpresa, eh? Muchos besos.

Roberfumi dijo...

No conocía la existencia de esta novela....y mucho menos de la película, pero es una historia curiosa, y es que cuando el hambre aprieta.....

Lo más curioso es que esos trucos se siguen haciendo hoy en día, y la gente sigue picando.


Saludos Capri!

Capri c'est fini dijo...

*Robertfumi, pues sí, cuando el hambre aprieta se agudiza el ingenio... es curioso pensar que el mundo ha cambiado tanto pero las personas no muchos desde entonces. La de cosas que se pueden inventar para timar a la gente... finalmente creo que los seres humanos tenemos el fin irremediable de querer creer en algo...

Un abrazo.

bobo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
pe-jota dijo...

Creo que entra en la categoría de libros que todos deberíamos haber leído.

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, no sé si todos pero es una gran historia que a muchos podía interesar. A mi me ha atrapado desde el principio y así da gusto.

Un abrazo.

troyana dijo...

Ví la película hace mucho tiempo apenas la recuerdo,pero la historia sobre todo por el momento histórico,me parece valiente y desde luego saca a la luz las miserias de esa España mísera, rancia,católica y llena de prejuicios.En cualquier caso ya se sabe que en el amor:no hay quien ponga diques al mar.

Anónimo dijo...

A mi la única monja que me gusta es Whoopi Goldberg.
Besos

Nota: me he fijado que ya tienes a un monton de gente! qué de fotitos tienes! y uno paisano! Falto yo, aunque sabes que siempre te escribo.

Capri c'est fini dijo...

*Troyana, la perfecta descripción de esa España encerrada entre muros es uno de los mejores aciertos de la novela. La decadencia de un convento miserable como transunto del imperio, además es un símbolo que me gusta. En cuanto al amor, cuando se hace tan dependiente y enfermizo, deja de ser amor para convertirse en locura. Un abrazo.

*Anónima, es que Whoopie Goldberg es una monja muy chula, también a mí m gusta mucho. Y sí, mucha gente se une, me hace mucha ilusión. Y también tengo presente aunque no en foto que tú eres una de las fieles. Muchos besos.

Madame X dijo...

Pues otra que toma nota, por que no he leído ni la novela ni visto la película. El tema desde luego parece fascinante, sobre todo por cómo nos lo expones.

Un beso.

panterablanca dijo...

Yo tampoco he leído el libro ni he visto la peli (creo). No suelen atraerme mucho las películas de monjas y curas, pero tal como nos lo cuentas parece de lo más interesante. Tendré que ponerme a ello.
Besos felinos.

Capri c'est fini dijo...

*Madame, pues busca, busca... que seguro que te gusta. A mí me ha parecido muy interesante, desde luego. Besos.

*Pantera, bueno, no es la típica historia de monjas al uso, sino que esconde mucha humanidad enmarcada en un momento fascinante de la historia de España. Si algún día das con "Extramuros" ya lo verás. Un beso.