domingo, 15 de noviembre de 2009

Puerto Esperanza

Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustrada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción.

Samuel Johnson

Hacía meses que deambulaba por el mar en mi barca cargada de recuerdos de Capri. Solitaria travesía que buscaba una nueva isla donde comenzar nuevamente. Y así pasaba las horas, de calma o de temporal, sujetándome a la mojada madera de la barca. Sin embargo llegó un día, en que me desperté y no sentí el vaivén de las olas meciendo mi barca. Extrañado, comprobé como la quilla se había encallado en la arenosa orilla de una isla desconocida. Cual conquistador bajé a explorar. Día soleado, árboles frondosos, larga playa de arena cristalina y sin señales de vida humana. La llegada puso luz a mi errante rumbo. Desembarqué esperanzado. Podría ser esta la isla que reemplazara mi antiguo hogar, hoy muerto y enterrado bajo las aguas del mar. Antes de crearme vanas ilusiones, tengo que explorar el terreno. Puedo encontrarme con crueles caníbales, con alimañas peligrosas, con frutos venenosos. Aún así, todo parece plácido y tranquilo. Pero que esto no me engañe. Tengo que ser cauto y sigiloso. Saqué la barca del agua para resguardar mi única posesión. Antes de adentrarme en la maraña que supone el bosque, decidí bautizar esta nueva isla: Isla Aparecida, Bellazona, Punto Incógnito... Cualquiera servía. Agarré un palo de madera seco que tomaba el sol y le até una de mis viejas camisetas a modo de bandera. Lo hinqué con fuerza en la arena, todo lo más profundo que pude. Desde hoy serás Puerto Esperanza, haz honor a tu nombre.

Ha habido un cambio de rumbo y de ciudad en mi vida y aún estoy habituándome e instalándome, por eso he descuidado algo esta página con tanto barullo de ir y venir. Pero no quiero abandonarla, así que poco a poco iré sacando tiempo para ordenar mis ideas y escribir. Gracias a todos los que seguís y apoyáis mi viaje.

24 comentarios:

Caronte dijo...

Espero que ese rumbo siga firme y, sobre todo, te guste el lugar al que llegas, aunque ya dijo Heráclito que "todo fluye". Suerte.

1 abrazo

Daniela dijo...

Hola,

Yo empiezo a seguirte ahora que tu has cambiado. Me gusta el sentido de aventura que imprimiste en este texto, me hiciste sentir como cuando leí al conde de Montecristo

Cuando yo cambié de ciudad, sentí que el lugar a donde había llegado me había identificado y elegido como habitante suyo. Me sentí muy bienvenida. Espero que tú, a pesar de los movimientos de adaptación, te puedas sentir bien también.

¡Muchos saludos!

Merche Pallarés dijo...

"Puerto Esperanza" bello nombre. ¿Dónde estás ahora? ¿en los Madriles? Besotes, M.

Sylvia dijo...

Sea donde sea iremos a leerte..Suerte y comienza con buen pie.

Saludos mediterraneos

panterablanca dijo...

ESpero que este Puerto Esperanza también sea Puerto Felicidad. Por aquí seguiremos, leyéndote y apoyándote.
Besos selváticos.

Capri c'est fini dijo...

*Caronte, todo fluye, no puedo estar más de acuerdo con Heráclito, de momento estoy a la orilla del río y me doy chapuzones de vez en cuando... Gracias. Un abrazo.

*Daniela, he cambiado de lugar pero no de ser y como esta página está tan imbrincada conmigo mismo, no sabría cambiarla sin cambiar yo mismo. Aun es pronto para decir que Puerto Esperanza me ha recibido con los brazos abiertos, pero la cosa no tiene mala pinta. Seguiremos informando, jejeje... Muchos besos.

*Merche, ...una noche cogió el tren y a los Madriles se fue con pena en el corazón, decía Carlos Cano. Muchos besos.

*Gracias Sylvia, hago lo que puedo por aquí pero sigo escribiendo que es lo que me importa. Un beso.

*Gracias Pantera, Puerto Felicidad... suena evocador. Ojalá pueda decirte pronto que he rebautizado la isla. Un beso.

El Deme dijo...

Si te vas de una isla a otra es que quieres explorar y eso está bien, siempre hay que descubrir nuevas cosas para aprender...

molano dijo...

¿Puerto Esperanza?. He estado por ahí algunas veces. Lo conozco, te va a encantar.

Zoé dijo...

Capri, yo estoy en pleno planteamiento de cambios también... Antes de dar el paso estoy procurando localizar mi Puerto Esperanza en el mapa...
Podria lanzarme a la aventura como lo has hecho tu, pero por haberlo hecho ya tres veces he llegado a la conlusion que solo he conseguido una felicidad pasajera.
Espero que ambos consigamos estabilidad y felicidad.
De eso se trata no? Esperanza...

brokemac dijo...

Si hay una estrella que ilumina (y ya veo que aquí hay una), aunque el camimo esté oculto nunca se extravían los pasos.
Un beso y buen puerto.

Uno dijo...

Moverse, hay que moverse. Moverse siempre es sanísimo. Lo verás.

Capri c'est fini dijo...

*Deme, muchas veces no queda más remedio que marcharse y explorar porque se cae el suelo bajo tus pies... De todos modos, me gusta explorar y descubrir, independientemente de lo que encuentre. Un abrazo.

*Molano, ah sí? Bueno es tener referencias... me fío, me fío de ti. Un abrazo.

*Zoé, es importante pensánserlo y reflexionar, pero no tanto como para que se marchen las oportunidades. Podría haber obviado la isla, pero no quiero, necesito algo de tierra. Está claro que esto no me concede ningún derecho de propiedad, pero es un comienzo. Te animo a que te dejes guiar por tu cabeza y sí marca cambio, síguelo. Un beso y mucha suerte.

*Brokemac, muchas gracias, hay mucho cariño en tu dedicatorio, así lo siento. No sé si es una estrella o un faro o una simple hoguera, pero hay luces en el fondo. Debo seguirlas, es lo único que puedo hacer. Un beso.

*Uno, me muevo, me muevo pero también paro para pensar, porque sino no llego a buen rumbo. Un abrazo.

Vivian dijo...

Espero que este “Puerto Esperanza” al que llegaste se convierta en “Puerto Ilusiones Cumplidas”.
Y dejando a un lado las metáforas, espero que todo te vaya muy bien en la nueva andadura que comienzas, y, cuando ya estés del todo instalado, regresa para seguir regalándonos tus magníficas entradas, que cuando no estás se te echa de menos.

Un beso muy fuerte

PATSY SCOTT dijo...

Sin duda, Puerto Esperanza será para tí buen puerto. Donde un hombre clava su camiseta tiene un hogar.
Cuídate. Un abrazo.

Arguifonte dijo...

Pues que haya suerte en el cambio; te lo desea un experto nómada.

Capri c'est fini dijo...

*Gracias Vivian, estoy contento, no me puedo quejar y eso que estoy en plena vorágine... por eso me da pena tener un tanto descuidado el blog, pero es que no puedo con mi vida... demasiadas cosas por hacer. Aún así, no abandono el blog... eso nunca. Un besazo.

*Patsy, eso espero, no me gusta rebautizar los sitios, y aunque sólo sea por eso me aferraré a esa esperanza. Espero que la camiseta ondee mucho tiempo y no me arrepienta. Un beso.

*Arguifonte, me fío de los expertos, muchas gracias. Un beso.

Lesënok dijo...

Hola ^^
sabes que encontre tu blog, buscando una foto en google-imagenes para colgar algo bonito en mi blog? ^^

JLO dijo...

te acomodaste al nuevo lugar ya? es q llegue tarde y hace 5 dias de este post ya jaja...

suerte entonces y salu2...

POP LIFE

pe-jota dijo...

Puerto Esperanza, bello nombre para un nuevo comienzo, cada nueva singladura ha de abrir nuevas y fecundas esperanzas de un futuro mejor, aunque siempre han de surgir inconvenientes que han de ser sorteados con espíritu fuerte y flexible aun tiempo.

Capri c'est fini dijo...

*Lesenok, lo importante no es el cómo sino que has llegado aquí y espero que esa casualidad no sea única... y vuelvas cada vez que quieras. Un abrazo.

*JLO, me estoy acomodando pero todo pinta muy bien, nuevo lugar, nuevas ilusiones. ¿Lo que bien empieza bien acaba? Espero que se cumpla así. Un abrazo.

*Pe-jota, no todo tienen que ser luces, eso es seguro, porque la incertidumbre es muy grande. Pero capeo el temporal como puedo, con una sonrisa, que es lo más que puedo hacer. Un abrazo.

Justo dijo...

No sabía nada, cada vez tengo menos tiempo para entrar en los blogs amigos, y en el mío propio apresurado siempre...

Con ese nombre que has puesto a tu nuevo destino, te vaticino lo mejor -qué casualidad que en la última entrada, que he leído antes que esta, acababa yo tb hablando de esperanza..-.

Te deseo lo mejor, querido, de corazón. De momento ya es un acto de valentía el moverse. Y si precisas de una mano amiga, ya sabes dónde encontrarme.

Capri c'est fini dijo...

*Justo, muchas gracias, recibo tus ánimos encantado. No es tampoco un acto extraordinario como se me hubiera ido al Gobi a caminar... pero de momento estoy bien acompañado. Si necesito algo, no dudaré en acudir a ti, gracias.

Un abrazo.

troyana dijo...

Capri,pues mejor nombre para tu puerto no se me ocurre.La cita que precede la entrada me ha encantado,necesitamos la esperanza,por mucho que nos mienta o nos engatuse,es tan necesaria como el aire.
Te deseo la mejor de las suertes en tu nueva andadura.
bsts

Capri c'est fini dijo...

*Gracias troyana, en ella estoy, explorando e intentando dormir a resguardo cada día... de momento no se me está dando mal, pero tengo poco tiempo para escribir, lo cual me trae un tanto mosqueado. Pero en fin, no se puede ser explorador y misionero a la vez...

Un beso.