viernes, 22 de abril de 2011

Semanas, días y horas santas

¿Es el hombre sólo un fallo de Dios, o Dios sólo un fallo del hombre?

Friedrich Nietzsche

4306445286_ed53066581_z

¡Qué curioso que haya santidad en una semana, como que haya lugares santos o libros sagrados! Si hago un poco de memoria de mis clases de religión, tiene sentido. El incipiente cristianismo recurrió a las festividades romanas para no hacer desconfiar a los recién convertidos. Y el Imperio Romano propuso estas fiestas religiosas basadas en factores nada sagrados como el ciclo lunar, las estaciones o las fases de los cultivos. Otras religiones también han hecho coincidir sus festividades religiosas con hechos similares. Por eso, no voy a hacer aquí ni media crítica a la Semana Santa aunque tampoco voy a meterme en discusiones espirituales. Santo es el descanso como fiesta, santo es la oportunidad de salir de la rutina unos días, santo es olvidarse de los problemas cotidianos. Sé que no todo el mundo puede sumergirse en esta santidad toda una semana, ni que ésta coincida con la fijada formalmente. También comprendo que moverse como ovejas de un mismo redil en las mismas fechas no es del gusto de todos. Para todos aquéllos, creyentes y no creyentes, santos y demonios, puritanos, barrabases, judas, vírgenes, ermitaños, místicos o ascetas buscad vuestra semana santa, y si no es posible, días, horas o minutos en los que se pare el tiempo, en los que se aproveche para buscar dentro de uno mismo las fuerzas que nos alivien de la carga de la vida. Refugio espiritual que a veces hace falta, sin liturgias, ni ritos, ni confesiones, ni penitencias, sólo tiempo santo para reflexionar, para bajarse de la existencia y pararse a pensar en dónde ir, cómo hacerlo o si es necesario todo lo que nos rodea, por ejemplo.

Imagen: Ciudad Vieja de Jerusalén, lugar santo por excelencia para tres religiones, en el que parece que, en vez de compartir su santidad, luchan por apropiársela por su interés más excluyente.

11 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Me cansan y aburren estas Semanas Santas anuales. ¡Qué cruz! Menos mal que siempre me han pillado trabajando. Hoy, por ejemplo, me voy a Formentera. Meditaré en el barco. Besotes, M.

Groucho dijo...

Lo mejor de esta semana santa es que durante cinco dias tengo 24 horas diarias com mi esposaysinembargoamiga y mi hija pequeña... y algun ratito con mis hijos mayores.
SALUD

Rocío dijo...

Qué buena entrada! Y qué buena frase de Nietzsche. Yo creo que es dios el fallo del hombre, esta necesidad de creer en algo, ya sabes.

Lo bueno es tener tiempo para uno mismo, reflexionar, descansar y divertirse.

Besos.

Capri c'est fini dijo...

*Merche, comprendo que la Semana Santa puede llegar a ser rutinaria, por eso no digo que sea siempre cuando toca por calendario. Aunque tú misma das con la solución, lo bueno de reflexionar es que es gratis y puede practicarse en cualquier lado, sano, sin problema de batería y no perjudica al medio ambiente. Para eso son estupendo los medios de transportes. Muchos besos.

*Groucho, has pillado perfectamente la esencia de este post. Hacer en Semana Santa (o cuando decretemos nuestra propia semana santa) lo que no se puede hacer en otro momento. Me pongo a los pies de su esposaysinembargoamiga. Salud!!!

*Rocío, me alegro de que te gustara. Nietsche es mucho Nietszche. También creo que en ese dilema el hombre se equivocó. Pero ésta es una cuestión de opinión. La mía es simplemente ésta. Disfruta, diviértete y reflexiona!!! Y luego cuéntalo. Besos.

Groucho dijo...

El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.
Mas Nietszche.
Si te apetece pasate mañana por mi blog, tengo unas rosas y unos poemas para los amigos.

Marilia dijo...

Me encanta, aparte de las citas de Nietzsche (nunca llegué a entenderle en las clases de filosofía, pero creo que empiezo a hacerlo ahora), la puntilla que pones a la foto con tu comentario. Es contradictorio que un Dios que desea la paz y el bien sobre todas las cosas provoque esas guerras por imponer su religión y por querer apropiarse de lugares sagrados.

Por otro lado, como mi trabajo consiste en echar más horas cuando los demás descansan, pues aquí andamos, trabajando un ratillo y descansando lo que me dejen de aquí al lunes.

Sobre la otra Semana Santa... Hace mucho que dejé de ver pasos, aunque reconozco su interés cultural/artístico. Pero me parece de hipócritas regalar 6.000€ para hacerle un manto a la Virgen y no dárselo a gente que pasa hambre. Creo que eso no es el Cristianismo, aunque nunca di religión y la Comunión me quedó para septiembre... :P

No te pierdo la pista y vengo siempre que puedo a disfrutar de tu compañía. Un abrazo

Capri c'est fini dijo...

*Groucho, Nietsche es estupendo para ilustrar un post semanasantero, jejejeje. Me paso por tu blog ipso facto, que a ver si me quedo sin rosa y poema. Saludos.

*Marilia, precisamente por eso pensé en Jerusalén para ilustrar este post, porque es una contradicción hecha ciudad. La religión (cualquiera) debería ser compartir, solidaridad, entrega... pero resulta que no lo es en ningún caso. Sobre la Semana Santa como manifestación cultural, estoy muy en acuerdo contigo, tiene su valor artístico, pero a veces se convierte en un pastiche kitsch. Y las cantidades que se invierte son vergonzosas, aunque cada cual con su dinero hace lo que le da la gana (y no estoy yo para censurarlo). Disfruta de tu descanso aunque sea en Pascua, santo es igualmente.

Un besazo.

pe-jota dijo...

La gente ya no reflexiona, ni tan siquiera por Semana Santa, sólo se queda con la superficie de las cosas, pensar, meditar, es algo que hoy en día causa agobio, vamos de mal en peor.

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, tienes razón y es algo que no entiendo. Pensar, reflexionar es gratis, te crea un mundo interior más interesante y es compatible con salir y entrar. Y jamás te quedas sin cobertura o sin wifi (aunque a veces también pero por otras razones, jejejej). Así que sea Semana Santa o cualquier otra semana, a pensar todos... el mundo iría mucho mejos.

Un abrazo.

senses and nonsenses dijo...

Dios ha muerto, ha nacido el superhombre, otra...
Pensar, pensar!!! nos decía grito en alto uno de mis mejores profesores. como esas contradicciones con las que empezabas. por lo mismo que el Vaticano se fundó en Roma.
es difícil abstraerse de esta Semana Santa con tanta procesión, pero has sabido llevar el post por otros derroteros mucho más interesantes.
qué puede haber más Santo que cuidarse y mimarse a uno mismo y a los que tienes más cerca.

un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Senses, pues mira, no me apetecía ponerme a criticar descarnadamente a la religión (o religiones) aprovechando la Semana Santa, porque, aunque tenga muchos defectos y yo no comulgo con ellas, prefería que esta entrada siguiera la línea del blog. Vamos jugar en casa, jejejej Por eso Nietzsche (qué sigue siendo tan polémico y eso que vivió hace más de 100 años) y la foto de Jerusalén. En realidad es un elogio de las vacaciones, del tiempo libre, del ocio... dedicado a descansar y a pensar. Santa medicina, no crees?

Un abrazo