jueves, 12 de mayo de 2011

Muy corto, dijo ella

Todos los cambios, aun los más ansiados, llevan consigo cierta melancolía.

Anatole France

La%20tunique%20rose,%20tamara%20de%20lempicka

No se encontraba bien a la salida del trabajo. Pensó que sería un constipado incipiente y se fue a casa a descansar, casi sin hablar con nadie. Cenó ligero y se metió en la cama. Al día siguiente estaba igual. Dolor de cabeza, ojos irritados, brazos pesados. Y decidió no ir a trabajar a ver si se le pasaba. Pasó el día vagueando, viendo fotos antiguas mientras echaban cualquier cosa en la televisión. No tenía fiebre, el dolor de cabeza era muy leve, pero sentía un malestar que le rondaba por todo el cuerpo. Al otro día, seguía igual. Decidió ir al médico, que sin mucho afán le recetó unos analgésicos. Fue inmediatamente a la farmacia, los compró y en el camino a su casa, se fijó en una peluquería. No había nadie, sólo una chica barriendo el suelo. Sin pensárselo dos veces, entró, saludó, y con una sonrisa de alivio dijo: córtame el pelo. La chica, con sorpresa por tener algo que hacer, le preguntó: ¿cómo de corto? Muy corto, dijo ella. Y casi cerró los ojos cuando le fueron cayendo en sus hombros los mechones largos de pelo. Cuando terminó allí, volvió a casa, se miró en el espejo del recibidor y se echó en el sofá. Durmió casi toda la mañana. Cuando se levantó, se encontraba de pronto bien. No tomó ni un analgésico.

Hacía mucho que quería hacerlo, pero es de esas cosas que siempre dejo por falta de tiempo o simplemente por dejadez propia. Pero hoy estaba animado y creo que es un día bonito para cambiar. Sin ninguna razón especial. Así que, experimentando un poco, os presento el nuevo look de Capri c’est fini. Cambiamos el envase pero el producto sigue siendo el mismo. Ahora MÁS y MEJOR.

Imagen: La túnica rosa (Tamara de Lempicka, 1927, colección particular)

16 comentarios:

Arguifonte dijo...

Pues sí. Leerte sigue siendo el mismo placer. Estoy pensándome yo esto del cambio de imagen eh.

Un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Gracias Arguifonte, necesitaba cambiar todo para que nada cambiara... jejeje me alegro que te guste y ánimo para buscar y cambiar, recuerda que siempre da melancolía los cambios. Si la soportas...

Le poinçonneur dijo...

Bonito cambio, Capri. Que sea para bien :)

Merche Pallarés dijo...

¡Muy bonito tu nuevo blog! Yo, la verdad también tendría que cambiar el mio pero me daría mucha pena deshacerme de la Victoria de Samotracia... Por cierto si mi comentario sale como "FABRICA" es cosa de blogger y no entiendo cómo arreglarlo. Voy a intentar a ver si sale con mi nombre de toda la vida... Besotes, M.

P.D. No, veo que sigue "FABRICA" lo tendré que escribir en el URL... y saldrá en negro...

calamarin dijo...

Los cambios vienen muy bien de vez en cuando... yo en ocasiones me excedo, me gustaría tener una plantilla distinta en mi blog cada semana, y claro eso tampoco puede ser.

senses and nonsenses dijo...

si no hay como una peluquería para que se te quite la depresión.

cambiarlo todo, para seguir siendo el mismo, Capri en esencia.

un abrazo.

calamarin dijo...

Te ha desaparecido la nueva plantilla que acbabas de estrenar ... menudo viernes 13 que nos dieron los blogger...

Marilia dijo...

Bonito corte de pelo... Te sienta bien ;)

Qué razón tenía Anatole France, qué bien te entiendo!
Fíjate, que yo cambié hasta de "barrio" (antes escribía en un blog de La Coctelera), y me dio mucha pena dejar todo ese tiempo ahí aparcado, pero a la vez es una inyección de energía, dejar cosas atrás que son necesarias, ganas de vivir otras nuevas, aunque, como bien has dicho antes, todo implique cierta melancolía.

Lo importante es que lo que somos, la esencia, no cambia nunca. Lo bueno, es que la podemos adornar de mil formas diferentes.

Un abrazo

Capri c'est fini dijo...

A TODOS:

Menuda semana nos ha dado Blogger:

Esta entrada que ha aparecido y desaparecido junto con sus comentarios no tenía sentido alguno sin el cambio de imagen que he vuelto a restaurar. Parece que todo vuelve a la normalidad.

Gracias por vuestras visitas!

Capri c'est fini dijo...

*Senses, a mí curiosamente la peluquería no me hace mucha gracia. Nunca salgo contento de ella. Pero sí los cambios que de vez en cuando lo mueven todo para seguir siendo igual (gatopardeando un poco). Un abrazo.

*Calamarin, ya ves, cuando me decido a hacer cambio, viene blogger y me lo chafa. Bueno, parece que todo está bien ahora. Gracias por entrar y comentar. Un abrazo.

*Marilia, pues mira que creo que la esencia no cambia sustancialmente pero sí que los cambios externos la alternan un poco. Sólo un poco, lo justo, para que no se desfigure. Ahora eso sí, Capri seguirá siendo fiel a su estilo y manera, aunque escriba en papel de estraza... Muchos besos.

Marilia dijo...

¡Ahora sí! Estaba yo comprobando que en mi blog, otro que tengo por ahí sólo de cocina, le había cambiado el aspecto y ahora cuando le voy a dar una vuelta resulta que todo seguía igual que antes.
No te preocupes, son las cosas de los blogs; anda que no nos daba quebraderos y dolores de cabeza La Coctelera... (de hecho, muchos nos mudamos aquí)

Lo importante es que todo vuelve a estar en su sitio.

Bueno, sí, tienes razón, puede que un poquito, sólo un poquito, cambie la esencia... Si no, qué sentido tiene un cambio por fuera, no?

Un besico grande

Merche Pallarés dijo...

Bueno, mi querido CAPRI, veo que mi comentario no salió debido a todos estos problemas. Te decía que me ha encantado tu nueva presentación y que yo no cambio debido a que me daría mucha pena deshacerme de mi avatar, mi admirada Victoria de Samotracia. Total, que ahí sigo, igual que hace cuatro años cuando empecé el blog. Una que es muy constante y, como buena viejecita, acostumbrada a su rutina... Besotes, M.

PATSY SCOTT dijo...

gusta, gusta el nuevo look. El corte de pelo siempre ha sido para mí muy simbólico - aunque siempre es una desilusión ver que la del espejo es la misma - el cambio nunca resulta tan radical como espero.
Besos.

Capri c'est fini dijo...

*Marilia, parece que costó pero ya tenemos nuevo look!!! Espero que todo vaya bien. Muchos besos.

*Merche, qué encanto eres! La "vieja" Victoria de Samotracia no es vieja es una antigüedad, que es mejor y tiene más estilo. Me alegro que la conserves. Un besazo.

*Patsy, no hay cambios radicales, sólo pequeños cambios cosméticos para mejorar o esconder algunas cosillas que preferimos no mostrar o no desvelar. Vamos al menos eso creo yo... aunque hoy apuesto por determinados retoques... Besos

pe-jota dijo...

No hay nada como ventilar las ideas, y ahora que viene el calor aún más.

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, ventilemos, que es muy sano y luego la habitación huele genial. Limpieza, que no se acumule el polvo... Un abrazo.