sábado, 22 de marzo de 2008

El mal genio del genio

No existe ningún gran genio que no oculte un toque de demencia.


Admiramos a mucha gente: pintores, escritores, músicos, artistas en general por su capacidad creadora, su originalidad, por plasmar sentimientos profundos en obras de arte, pero a veces nos atrae también la persona, su vivencia, nos interesa saber como eran dentro y fuera de su trabajo. Y a menudo nos encontramos con un carácter fuerte, titánico, que también admiramos, que los hace únicos e irrepetibles. Si indagamos en sus biografías nos encontramos con genios incomprendidos, nacidos fuera de época, mentes clarividentes cuya sociedad rechazó, malditismo, leyendas negras... todo esto que no encanta en los grandes artistas, difícilmente aceptaríamos en las personas de nuestro entorno. Los grandes sufrimientos de las mujeres de Picasso, el radicalismo político blandiendo una pistola de Diego Rivera, el egocentrismo de Dalí, el divismo de Wilde, los ataques de ira de los grandes del rock, la antipatía de Chaplin o Cela, el autoritarismo de Kubrick... ejemplos hay para aburrir. ¿Debemos separar vida y obra? ¿o la obra forma parte inseparable de la vida de los artistas? ¿debemos perdonar los "pecadillos" de los divos o rechazarlos? ¿los defectos los humanizan o los alejan del todo? Es difícil de decir, porque la admiración supone por nuestra parte la creación de una foto fija del genio, compuesta de todas las virtudes que elijamos y por el contrario omitiendo defectos. Una foto que sería una imagen deformada totalmente ajena del ser humano que hay detrás del artista. La admiración tiene un mecanismo extraño, cuyos engranajes cambian de una a otra persona y es difícil de analizar. Probablemente no hubiera sido nunca amigo de Picasso, ni de Dalí, ni de Duras, no comulgaría con Tolstói o Ensor o me aburriría escuchando a Sartre. Probablemente, aunque fuesen demonios en vida, los seguiría admirando. Probablemente nada de esto importe porque ellos serían grandes genios con o sin mi admiración.

18 comentarios:

pe-jota dijo...

Siempre he tenido la creencia de que obre y vida van profundamente unidos, sólo espíritus más exaltados de lo normal y con una sensibilidad fuera de lo común que les lleva a una exageración no consciente , tanto de sus vidas como de sus sentimientos, son capaces de haber generado y generar obras tan grandes, que nos apabullan.

Madame X dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Pe-Jota (para variar). El genio creador implica también una personalidad peculiar que irremediablemente afecta a la vida cotidiana y a sus actos. En cierto modo, la genialidad, conlleva un alma llena de obsesiones que trascienden más allá de la obra. También creo que es muy difícil juzgar a alguien por su biografía. Las biografías nunca son objetivas ni del todo veraces. Y, en todo caso, la grandeza lleva implícita sus miserias. No existe lo uno sin lo otro.

atikus dijo...

Muy interesante post, siempre me he cuestionado si el ser un genio implica tener mal genio, personalmente no lo creo, si considero al artista alguien con una sensibilidad especial, y con ello susceptible de ser mas irritante, pero no por ello ser necesariamente borde obligatoriamente. En cualquier caso lo sea o no creo que es preferible la existencia de estos seres bordes que no la de seres vacíos y aburridos, que sería del mundo lleno de personajes teorícamente perfectos ...mmmmmotra cosa es convivir con ellos claro ;)

saludos

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, muy de acuerdo en que vida y obra van unidos y que es necesario una extraordinaria sensibilidad para ser creador, pero implica esta sensibilidad mal carácter. Yo creo que no debería.

*Madame: Estoy contigo en que las biografías no son ni pueden ser objetivas. No podemos guiarnos por ellas a pies juntillas. Otra cuestión: ¿son todos los artistas obsesionados? hummm no estoy del todo de acuerdo. Tienen que tener algo especial, pero no tiene porque ser obsesión.

*Yo también prefiero un mundo de más artistas y menos grises, Atikus. También creo que genio no debería implicar siempre mal genio, aunque sí una sensibilidad especial. Además seguramente cambiariamos de opinión de los grandes genios si lo conocieramos en persona.

Gracias por los comentarios, muy inteligentes e interesantes.

Caronte dijo...

Sí, hay muchísimos ejemplos de que se puede ser un grandísimo artista al mismo tiempo que un grandísimo h.d.p., pero también ocurre que esos defectos que vemos a diario son "exagerados" debido a la persona que los tiene, en este caso creadores que tienen nuestra admiración, y que cuando conocemos esos "detalles" por primera vez nos hacen ver sus obras de otra forma.

Un tema muy interesante. Saludos.

Capri c'est fini dijo...

*Hay muchas veces que la vida y la obra están tan unidas que si no conoces de la primera no puedes profundizar en la segunda. Gracias Caronte por tu comentario.

Madame X dijo...

Todos los artistas no, los genios sí. Para alcanzar determinado nivel con tu talento, tienes que estar obsesionado con ello...

X

Capri c'est fini dijo...

Madame, no sé, no sé... obsesión con el trabajo, con tu propia obra... puede ser, no estoy del todo seguro. Está claro que debes anteponer otras cosas (como la familia, de ahí las difíciles vidas de los familiares de los genios) para llegar a la genialidad. Como denominador común de los genios creo que debe existir unas gotas de exhibicionismo y un tanto de egolatría, vamos unos angelitos los genios... Gracias por tu comentario.

Senses & Nonsenses dijo...

picasso, chaplin: unos tiranos, lo más suave que se puede decir de ellos, pero tb unos genios. kubrick, mishima, estoy con caronte en que cuando sabemos aspectos de su vida privada nuestra opinión respecto a ellos puede cambiar. o respecto a la ideología: arte de derechas o de izquierdas. un gran tema.

un abrazo.

Sibyla dijo...

Interesante reflexión...pienso que el carácter y la personalidad de los genios son el producto manifiesto en sus obras creativas; aún más en su trabajo se refleja claramente sus rasgos innerentes, y peculiares que los hace únicos.

A falta de genios vivos, disfrutaremos de su legado.

Enhorabuena por el post!

Capri c'est fini dijo...

*Senses: ¿deberiamos usar con algunos genios el famoso "Ojos que no ven"?

*Gracias, Sybila, creo que la obra de arte va tan pegada al artista que sin uno no se entiende el otro y viceversa.

el otro amante dijo...

He conocido a algunos artistas a los que admiraba, mayoritariamente me han decepcionado como personas (engreidos, infantiles, insoportables). Para mí la capacidad creativa no va unida necesariamente a la calidad humana. Estoy de acuerdo contigo, yo tampoco hubiera sido amigo de muchos genios, aunque mi admiración por su obra permanezca inalterable.

Merche Pallarés dijo...

He leido tu post y los comentarios tan interesantes. Sí los genios tienen una locura que canalizan y dan rienda suelta de ella en su arte por eso, supongo, es tan dificil convivir con ellos a eso que no den con una pareja que tambien esté un poco como ellos, caso de Gala/Dali Jacqueline/Picasso Beauvoir/Sartre y tantos otros de los cuales ahora mismo no recuerdo. Pero, como dices, lo importante es el arte que nos han legado. Besotes, M.

Capri c'est fini dijo...

*Es curioso, Merche, porque las parejas que citas eran de todo menos convencionales, y es que debe tener uno una pasta especial para ser un genio y también para soportarlo. Espero que te haya gustado el post. Besos.

Merche Pallarés dijo...

¡Me ha encantado! Besotes, M.

urodonal dijo...

"Como denominador común de los genios creo que debe existir unas gotas de exhibicionismo y un tanto de egolatría,..."

Estoy de acuerdo. El caso es que es inevitable, supongo, cuando uno se emociona ante una creación artística, pensar que su creador debe ser alguien excepcional en el buen y amplio sentido de la palabra .... y luego vienen las decepciones.

Capri c'est fini dijo...

*Yo creo, Urodonal, que enseguida encumbramos a los artistas, creyéndoles únicos e irrepetibles. La genialidad no es algo que sea tan fácil de tener. En estos momentos en que surgen artistas "geniales" en cada esquina hay que ser más crítico cada vez. Pero como dices, a veces es imposible cuando la emoción te impide ver la obra con algo de distancia. Un saludo.

Anónimo dijo...

Los genios son por lo general personas dificiles que hasta se caen mal a si mismos, son personas que muy dificilmente son felices, llevan una vida llena de rencor y por lo general son engreidos, creen que ellos solamente son los unicos que valen.