viernes, 8 de agosto de 2008

China

¿China? Ahí yace un gigante dormido. ¡Déjenlo dormir!
Para cuando despierte, él moverá el mundo.


Busqué a China, pero no la encontré. Encontré farolillos rojos, pato laqueado y pequineses de chato morro. Había a mi disposición rollitos de primavera y cerdo agridulce en delicada porcelana, que engullía creyéndome que el gran dragón me engullía a mí, pero no fue así. Quise aprender el ancestral taichí, asistir a la Ópera de Pekín. Quise entender los trazos de tinta sobre el papel. Quise acariciar la seda sobre la piel blanca. Visualice gracias a la meditación shaolin una por una las piedras de la Gran Muralla. Seguí a Confucio, a Buda, a Mao... a cualquiera que con sus ojos rasgados pudiera darme la llave de la Ciudad Prohibida. Pero mi mentalidad occidental, colonizadora y pragmática me impidió llegar hasta ella.

La esencia de China no estaba en las figuritas lustrosas de jade, ni en el brillo de los muebles lacados, ni en río Amarillo, ni en la anciana terracota de los guerreros. China no era el rojo comunista de su bandera, ni la austera Tian'anmen, ni los rascacielos relucientes de Shanghái, ni los esforzados arrozales, ni siquiera el gigante dormido de Napoleón. China siempre ha sido lejana y misteriosa; esa era la China que Occidente admiraba, nuestra antagonista. Como un ideograma enorme e incomprensible, se alza hoy reclamando su sitio, exhibiendo su cultura y sus logros, reivindicando su futuro. Pero los siglos de ausencia no se pueden obviar. Quizá es ese país desconocido el que quiero encontrar, donde todo es distinto, donde todo es una sorpresa. Probablemente sólo exista en mi imaginación. De momento, me conformaré con admirar las sombras chinescas, lo que parece pero no es.

Imagen: Detalle de la Ciudad Prohibida, Pekín.
Vídeo: Música tradicional china con imágenes del país.

23 comentarios:

Eduardo dijo...

Después de dos años en Nanjin, un buen amigo volvía desilusionado. Fue con la esperanza de encontrar una cultura milenaria. Y sólo encontro un (otro) país de h. de p.
Las culturas son entelequias que se forman alrededor de gentes que las desconocen(?)
Buenísima entrada. El gigante despierta entre fuegos de artificio.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

China ha sido siempre un misterio.

Merche Pallarés dijo...

Sí, un misterio total... pero acabará comiéndonos a todos en pocos años... Habrá que empezar a estudiar chino mandarín... Besotes, M:

CRISTINA dijo...

Me ha gustado tu post.
No conozco casi nada de China, más allá de lo típico, pero sí conozco a una persona que lleva años estudiando chino y que ha estado varias veces allí, y otros amigos que también conocen el país, aunque sólo en plan turístico, ...todos coinciden en que todo es hermético, desde la política, claro, hasta el propio carácter de las gentes. No sé, es lo que me han contado, pero parece que es también lo que tú nos relatas en este post.

Besos, Capri

Justo dijo...

Aparte de seguir admirando las sombras chinescas -y de escribir textos tan sugerentes como éste- hay otra cosa que puedes hacer -y de hecho creo que ya la haces-: visitar con asiduidad el blog del colega Pe-Jota -Bajo el signo de Libra-, quien con regularidad nos presenta bosquejos de la China contemporánea y de la legendaria, fuera de tópicos y sumamente interesantes.

Un abrazo, que siga bien el verano

Capri c'est fini dijo...

*Eduardo, eso mismo pienso yo, que lo que trasciende de la cultura es precisamente lo que más llama la atención de aquellos que no la conocen. Además es un problema de expectativas, pretende sumergirse en una especie de espiral de sorpresas y luego no ocurre y te quedas frustrado. Un saludo.

*Pedro, y seguirá siendo un misterio, porque Oriente es nuestro antagonista, el ying de nuestro yang... Saludos.

*Merche, hummm, la profecía es esa pero yo no estoy del todo seguro. Sí que el desarrollo económico de China está ahí, pero la exportación de su cultura es otra cosa... En cualquier caso, yo me alegro de que alguien le haga sombra al amigo americano. Besos.

*Cristina, puede que no sea tan hermético el carácter chino, pero es algo que no conocemos y es difícil de acceder a él. China sigue siendo un misterio. Y en cuanto a política, veo al régimen perfectamente instalado, así que hay comunismo "sui generis" para rato. Besos.

*Justo, por supuesto que sigo a Pe-jota con sus entradas sobre la China contemporánea y las disfruto mucho, porque el arte chino actual es de lo más novedoso que se está haciendo en el mundo. Que disfrutes también del verano. Un abrazo.

pon dijo...

China me parece otro planeta, y Japón también. Y eso que vivo rodeada de chinos....que siguen en su planeta.

Capri c'est fini dijo...

*Pon, Japón merece otro post, sin duda, como bien dices, aunque China es un poco más lejana aún que Japón, que se ha integrado algo antes al conocimiento por Occidente (aunque mantengan sus tradiciones y vida propia). Besos.

Strawberry Roan dijo...

cuando me dices chino chino chino del almaaaa, tu me contestaassss chinita de amoool...
pues eso, si dejamos aparte la China romantica y exotica, creo que en ese pais hay mucho que por hacer todavia.
capri, perdona que te escriba sin acentos, pero es que te escribo desde un puto teclado americano...

FREE TIBET!!!!!

senses or nonsenses dijo...

pues pienso como tú, y me has quitado la idea del siguiente post. ya verás...
para mí desde luego china es un misterio. el gigante se ha despertado y aún no sabemos sus consecuencias.

un abrazo.

JLO dijo...

china, japon, indonesia, todo me da igual...

no me gusta el karate, ni el sake, ni las chinas, pero eso si! me gustan las motos....


salu2 master...


(tampoco me pienso levantar a las 6 de la mañana para ver a la seleccion de futbol en los juegos je)...


Cuando el arte ataque
Cuando el arte ataque

pe-jota dijo...

Te acabas de acercar más que mucho que no paran de pontificar a la verdad sobre China.

Soberbia y emocionante reflexión, en el fondo sólo rasgamos el velo.

Sibyla dijo...

Tú lo has dicho, China siempre ha sido para Occidente ese país lejano y misterioso, pero la globalización nos lo ha acercado de tal modo, que ya todo deja de tener misterio y parece, que irremediablemente ha entrado dentro de esa loca espiral comercial de "usar y tirar"...

El dragón dormido, comienza a dar coletazos, al salir de su letargo...

Besos:)

nomolamos dijo...

estupendo post, como siempre.....
Todas las culturas diferentes son maravillosas en algunas cosas, e incompresibles en otras....
todo mirado desde el respeto, se lleva bien....
un besito

El Deme dijo...

China es un estado mental. El día que me enteré que las muñecas de Famosa y los Chupa-Chups los hacían allí me puse a llorar. Pero entré en una tienda y compré siete cosas absurdas a 60 céntimos cada una y me harté de reir, parece que se me pasó el disgusto.

Peggy dijo...

Es un viaje pendiente .....una civilizacion extraña a mi cultura ....con ojos asombrados la descubrimos .

Capri c'est fini dijo...

*Strawberry, la China que no existe, es decir, la inventada por los occidentales no tiene nada que cambiar, es la que viven los chinos la que debe hacerlo. Free Tibet!!! Un saludo.

PD: No te preocupes por los acentos, no es tan grave.

*Senses, bueno, es un gran momento para hablar de China... el foco está en ella ahora mismo. Leeré encantado tu post, como siempre. Saludos.

*Jlo, pues Asia es fascinante... al menos a mí me lo parece, es otro mundo... pero si no te gusta, nada, aunque en lo de levantarte a las 6, te comprendo perfectamente... Saludos.

*Pe-jota, gracias, y más viniendo de una gran conocedor de China, como eres tú. Pero es que sólo rasgamos el velo, de tantas cosas... Abrazos.

*Sibyla, recien se incorpora en la locura globalizadora pero sigue siendo la gran desconocida, nadie sabe lo que será del futuro con China integrada en la sociedad mundial... tendremos que esperar a ver que pasa. Un beso.

*Nomolamos, está claro que para conocer una cultura debes imbuirte dentro de ella pero cuando es tan ajena como las culturas de Asia, el misterio es aún mayor. Siempre he pensado que en Occidente tergiversamos las técnicas asiáticas, sea el tantra, el tao o el feng zhui... Besos.

*Deme, desde luego lo que no se fabrique en China es porque no existe. Sólo hay que irse a un bazar chino para comprobarlo... lo del trabajo de chinos está muy bien pensado como expresión. Un saludo.

*Peggy, un viaje que todos los occidentales deberiamos hacer al menos una vez en la vida, para demostrarnos que no somos el ombligo del mundo, por más que lo creamos. Besos.

eva al desnudo dijo...

No sé Capri, a mi China me provoca vértigo. Demasiado demasiado.
Mi primo es músico y vivió allí un tiempo, cuenta que no es difícil volverse loco, es otra escala, otra dimensión y no sé yo si estamos preparados para entenderlo, aunque a ellos no les sea ningún reto venir a conquistar el mundo.
Es la diferencia de venir de "mas a menos" que de "menos a mas".
Espero haberme explicado.

Un beso con palillos

Ulysses dijo...

Solo tenemos estereotipos de china. Cuando no los vemos los occidentales, nos desilusionamos.

Saludos

panterablanca dijo...

Como bien dice Cristina, a mí todo me parece hermético. Si ya debían serlo históricamente, con su Gran Muralla para cerrar todo un país. Y vienen aquí y nunca se integran. Los árabes no se integran, pero los chinos aún menos. Seguro que son muy majos, pero es difícil comprobarlo.
Besos de pantera.

Equipo Editorial dijo...

Serìa aùn una tarea màs difìcil contar las similitudes de aquella cultura con las nuestras, parece casi imposible que pueda haber al menos rastro de algo igual.

Saludos!

Irene dijo...

Y todo ese vértigo que nos produce China, todo ese misterio que ante nuestros sentidos emana... mucho se habla de lo que hace China para integrarse en Occidente, pero, ¿y al revés? ¿Qué hacemos nostros para integrarnos en Oriente? ¿Cerdo agridulce y rollitos de primavera? ¿Farolillos rojos y cestas de bambú en los todoacienes?
¿Sentirán ellos también vértigo?

Capri c'est fini dijo...

*Eva, bueno, el ser 1.500 millones de hab. debe ampliar la escala de manera exagerada... pero no creo que sea la intención de los chinos conquistar el mundo, porque aún tienen muchos problemas internos que solucionar antes de hacer nada en el extranjero. Es cierto que da vértigo su capacidad de sacrificio. Besos.

*Ulysses, desgraciadamente siempre tiramos de estereotipos cuando hay lagunas en nuestro conocimiento. Nos quedamos en lo superficial por ignorancia. Pero no pasa con China, con África, con Samoa o con los indios amazónicos... incluso ellos con nosotros, un defecto muy humano. Un saludo.

*Pantera, eso de que no se integran va en una doble dirección, primero en su dificultad con el idioma, que los hace silenciosos a los españoles y segundo con nosotros mismos, que les tenemos mucho prejuicio. Pero vamos, hay un chiquillo en el restaurante chino de al lado de mi casa que va con su cartera al cole como otro más y ya habla español estupendamente... ese, seguro que se integra. Muchas veces he tenido tentaciones de preguntarle a algún chino, ¿qué opina de este país?, pero no me he atrevido. Besos con los ojos rasgados.

*Equipo, hay diferencias abismales pero hay cosas que trascienden a la cultura. Siguen siendo seres humanos, no marcianos... y muy trabajadores y avispados para los negocios, de eso doy fe. Saludos.

*Irene, es como eso de que todos los chinos nos parecen igual, ellos les parecemos nosotros igual de iguales... es curioso. La globalización tiende a acercar diferencias, pero como pienso, Occidente necesita de un Oriente para verse en el espejo. Son nuestras antípodas, nuestros antagonistas, nuestra némesis... Besos.