jueves, 28 de agosto de 2008

El ocaso de Pompeya

Todo yace sumergido en llamas y triste ceniza. Ni los dioses hubieran tenido poder para hacer algo parecido.


No podía durar mucho tiempo. Nuestro fin estaba escrito en las rocas del interior de la Tierra. Pero no pensé que me iba a tocar a mí. Yo, que soy un honrado artesano, que nací bajo la sombra del gran Padre Vesubio y que no tengo nada que ver con los sucios burdeles, ni con el culto a Baco, voy a sucumbir bajo la nube de polvo y muerte que sale de su caldera. Él, el que dio sombra a Pompeya, el que concedió fertilidad a la tierra hasta convertir el vino de sus laderas en néctar divino, hoy, cansado de nuestros abusos, hará caer su cólera sobre nuestras desdichadas osamentas. Ni el auxilio del Apolo, cuyo carro ha desaparecido bajo la niebla de fuego, ni el más poderoso rayo de Júpiter contendrán la furia del monte, que ruge en sus adentros, dando la voz de aviso a los que serán sus víctimas. No queda nada más que hacer, ni ruegos, ni quejas, ni apenas lágrimas. Pompeya pagará sus pecados bajo la ceniza purificadora del infierno. La ciudad, que miraba altiva, luciendo su prosperidad, quedará enterrada por el fuego y la piedra, extinguida como una plaga. La Humanidad enterrará también su recuerdo. Nunca nadie volverá a acordarse de Pompeya.

Pero se equivocaron los que pensaron así, Pompeya volvió a nacer a finales del siglo XVIII con el inicio de la Arqueología moderna. Nació una ciudad totalmente detenida en el tiempo, justamente el 24 y 25 de agosto del 79 dC. Surgieron de repente, casas, tiendas, templos, esculturas y frescos, como nunca se habían visto antes. Con toda su fuerza originaria rescatada de entre las cenizas, Pompeya se convirtió en un símbolo, muestra del urbanismo romano y de su forma de vida, cuestiones difíciles de estudiar cuando se trata de civilizaciones antiguas. Hoy, 1979 años después, Pompeya se prepara para una nueva erupción, que esta vez supondrá la destrucción definitiva de la ciudad. No será el Vesubio esta vez, sino el dinero. Es curioso que en la ciudad donde se encontró una inscripción que decía Salve, lucrum (Bienvenido, dinero), el turismo descontrolado y la falta de mantenimiento terminen por acabar con ella. Cada año se pierden al menos 150 m² de frescos y yesos y unas 3000 piezas de piedra acaban desintegrándose. El gobierno italiano ha declarado el estado de emergencia en el yacimiento, que paradójicamente lleva a cabo medidas de restauración desde 1978. Se pierde lo ya excavado, pero también el tercio que queda sin hacerlo al ser usado como vertedero ilegal de las basuras excedentes de Nápoles. Pompeya vuelve a estar en manos del destino. Alea jacta est.

20 comentarios:

Caulfield dijo...

No sabía de su deterioro acelerado. Estuve hace años y me entusiasmó, es como un congelador que mantiene otra época detenida. Pero, ¿cual es la solución? ¿Cerrarlo? ¿Hacer una macro-reproducción, tipo Cuevas de Altamira? Difícil...

Anónimo dijo...

Es muy interesante el estudio de los grafitis que aparecieron bajo sus ruinas. Yo los estudié en Latín vulgar durante la carrera. Eran muy avanzados... y un tanto sicalípticos, ya por entonces.

Peggy dijo...

Uff, precisamente estuve el verano pasado , me recorri todo el parque arqueologico 9 horas , acabe agotada , casa por casa ....sinceramente no lo veo tan mal , eso si mucho turisteo , pero respetuoso .El trasvesubiano es una pasada y Herculano precioso .El problema de Italia es la inmesidad arqueologica y artistica que mantener .Ejemplo de conservacion en Sicilia Agrigento , la magna Grecia en general , Palermo desastroso , si lampedusa lo viera ......Mucho que preservar insisto.

senses or nonsenses dijo...

!!!
finalmente el problema de las basuras de nápoles lo trasladan a Pompeya. y hala, resuelto. no sabía nada.
si no fuera tan triste, me parecería irónico.

un abrazo.

Adriàn Mariscal dijo...

Es muy curiosa esta informaciòn. Còmo puede ser posible que pese a los esfuerzos por restaurar la ciudad èsta se denigre y se pierda?, debe ser que Pompeya exige un descanso, quizà merecido o tal vez ocioso, pero a fin de cuentas descanso.

Saludos!

dvd dijo...

Siempre he fantaseado con cuál podría ser la Pompeya moderna ¿quizá U.S.A. expiando sus pecados en forma de atentados y huracanes? Y eso que se sigue esperando el despertar de la falla de San Andrés...

Lúcida dijo...

Cuando descubrí su existencia me quedé alucinada y contaba con apenas diez años. Una lástima lo que está pasando, pero cuando el dinero se cruza en el camino hasta el pueblo más tranquilo acaba siendo lugar obligado de turismo rural.

Besos

pon dijo...

Qué pena me da, qué pena.

Capri c'est fini dijo...

*Caufield, la solución es difícil pero pasa por una cosa: dinero. Dinero para restaurar a saco y lo que no se llegue que se tomen medidas de conservación para que al menos no se pierda. Dudo mucho que un yacimiento que reciba 2,5 millones de visitantes al año no pueda mantenerse con lo que cobran de entrada. Otra medida sería cerrarlo temporalmente para un buen lavado de cara. De nuevo tenemos a Berlusconi y su buena gestión... Saludos.

*Anónimo, son una joya esos graffitis, como lo son los frescos eróticos del lupanar y otros. Pompeya entera es un fotograma del siglo I, por eso la pena que supone su pérdida. Muchas veces creemos que los romanos eran más atrasados de lo que en realidad eran. Saludos.

*Peggy, es cierto, Italia tiene mucho que conservar y restaurar, pero precisamente también recibe muchos ingresos por turismo, que deberían servir para esas labores. Cada país tiene sus propios problemas. Según he leído, hay muchas casas de Pompeya que se mueren del asco literalmente por no estar en el circuito de los turistas. Creo que Pompeya es un buen lugar para gastar dinero en labores de conservación... Besos.

*Senses, pues sí que es curioso que sobre la Pompeya aún no excavada se eché la mierda de los napolitanos... así se respeta algo tan importante, tremendo. Abrazos.

*Adrián, pues se pierde porque no se cuida y por la sobreexplotación que se le da por parte de los turistas... sin duda, merece un descanso merecido, porque si no terminarán por cargársela. Saludos.

*DVD, sí, es interesante pensarlo... la ciudad destruida para expiar sus pecados... tendría unas cuantas candidatas...

*Lúcida, me pasó igual, la descubrí de pequeño y desde entonces me acompaña, por eso me da mucha pena que se encuentre en esta situación. Ya se ve lo que importa la cultura y la historia... Besos.

*Pon, tremendo, es tremendo lo que ocurre... Besos.

pe-jota dijo...

Tremendo, triste y patético, supongo que Berlusconi y acólitos pintarán una sabanita para tapar los desperfecto y tan contentos, porque cómo va a competir Pompeya con el flamante nuevo disco del Sr. presidente (con minúscula, con toda la intención)

Emily dijo...

Hay una película, protagonizada por George Sanders e Ingrid Bergman, Viaggio in Italia, aquí llamada Te querré siempre, en la cual el matrimonio viajan por Italia para ver si consiguen salvar su matrimonio. La escena en la que se explica cómo sacaban los moldes de los cuerpos sepultados bajo la lava es preciosa. Te la recomiendo si no la has visto ya. Besos.

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, parece que le tengo ojeriza a Berlusconi, pero es que me jode mucho que se tome a pitorreo la cultura italiana, que tanto me gusta... Lo de Pompeya es otro de sus desmanes, ¿cuál será el siguiente?

*Emily, no la he visto, gracias por la recomendación. Me encanta Ingrid con esa conexión italiana que tenía... Muchos besos.

panterablanca dijo...

Absolutamente vergonzoso.
Besos felinos.

nomolamos dijo...

una autentica pena.

XyTö_^^ dijo...

no tenia ni idea de todo esto, de veras es una pena.hace tiempo escribí sobre Cabo Cope (Águilas, Murcia)un lugar super bonito que tarde o temprano se convertirá en tierras y playas deterioradas.es una lástima!Un saludo

Merche Pallarés dijo...

Me apunto a la opinión de casi todos tus bloggers, tampoco sabía nada de su deterioro, sólo el de Venecia. Tampoco he visto la peli que menciona EMILY pero suena muy interesante. Habrá que verla. Besotes, M.

nomolamos dijo...

busca en mi mar que hay algo para ti,mi niño, que estes pasando un buen mes, hablamos

Capri c'est fini dijo...

*Pantera, de nuevo motivo de vergüenza que viene desde Italia. Un beso rojo pompeyano.

*Nomolamos, sí, una verdadera pena. Me paso por tu mar a ver que tesoros se encuentra en él... Muchos besos. El verano muy bien, muy a gusto.

*Xyto, lo de la costa española no tiene nombre, bueno sí, especulación. Espero que algo se pare más por la crisis inmobiliaria (efecto positivo de una crisis) porque al ritmo que ibamos convertiamos todo el litoral en urbanizaciones hoteras, resorts y demas soplaflauteces. Saludos.

*Merche, lo más sangrante es que Pompeya estaba la mar de tranquila hasta que se pusieron a excavarla. Si sacas frescos a la luz del siglo I lo menos que puedes hacer es conservarlos... Lo contrario sería actuar estúpidamente. Besos.

Lula Fortune dijo...

Como dicen algunos de tus comentaristas ¿qué hacer?. Asuntos políticos al margen, todos queremos verlo todo, tocarlo y si cuadra llevarnos una piedrecita, total, no se va a notar. Estuve allí hace un montón de tiempo, prácticamente sola, con un "guía" o más bien "portero" que nos dejó entrar y salir por todas partes. Una gozada, pero...
¿Hacemos un clon de Pompeya? y otro del Foro, y otro de S.Marcos y otro de... Por no hablar de las Bibliotecas italianas. Pude haberme largado con cualquier volumen en montones de sitios. No sé cuál sería la solución. Insisto en que somos muchos y todos nos creemos con derecho a verlo todo.
Baci sotto il vulcano.

Capri c'est fini dijo...

*Lula, la solución es tan sencilla como lo es el problema... DINERO, mucho dinero para restaurar y conservar. Y contra la normal afición de los visitantes a toquetear, pues concienciación y vigilancia. Por muy apetecible que sea pasar la manos por los mosaicos y las piedras, no debe hacerse... igual que en un museo. No creo que sea viable hacer un clon de los grandes monumentos italianos, porque en lo que debe invertirse el dinero es el conservar el original y evitar que se pierda. Besos venecianos.