lunes, 29 de septiembre de 2008

Perfecta

Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.


Perfecta, está perfecta, absolutamente perfecta. Increíble. Brillante. Está divina. Mejor no lo ha podido hacer. Su entrada en Hollywood ha sido por todo lo alto y esta noche estará en la ceremonia de los Oscars. Ha tenido críticas fabulosas en las revistas especializadas. También sabemos que acaba de contratar a unos de los agentes más importantes de Estados Unidos. Si quiere seguir allí, lo va a necesitar. Estaremos pendientes de ella. No duden en verla en su última película. Es perfecta para ese papel, parece que ha nacido para hacerlo. Felicitamos a...

Y apagó la televisión enfurruñada. Se apretujó en el sofá. Parecía mentira que estuvieran hablando de ella. Se cumplían 24 horas sin comer nada. Todo para meterse en un vestido, delirio de un diseñador, que estaba loco si pensaba que alguien podía andar con eso puesto. Lo pensó, llevaba a dieta desde los 12 años, demasiado tiempo ya. Aún su estomago rugía de vez en cuando exigiendo lo suyo, como hoy. Estaba casi a oscuras. Su nueva agente le había planificado hasta la hora de dormir, en vísperas del gran día. Se sentía nerviosa. Su inglés había mejorado, pero aún se le quedaba cara de tonta cuando le soltaban una parrafada. Leyó un mensaje de su madre en el móvil, dándole ánimos. Le hubiera gustado vivir con ella esta experiencia, pero su agente lo prohibió horrorizada. Las palabras de la televisión resonaban en su cabeza. Perfecta, perfecta... A ella no se lo parecía, sólo había sido la chica florero, parte de la cuota latina de la película. Las críticas habían sido tibias, sin apenas mencionarla. Dentro de unas horas, vendrían a recogerla para la peluquería y el maquillaje. Por su cabeza se le pasó la idea de salir corriendo del hotel en ese momento y perderse en la ciudad desconocida, fuera de los ojos de cualquiera que la pudiera reconocer. Se sentía mal, sola y tremendamente imperfecta. Dos lágrimas se le escaparon. Pensó que mañana tendría los ojos hinchados si no dejaba de llorar. Lo hizo y así se durmió.

Imagen: Alice on the Catwalk (Grafiti, The Cans Festival, Londres, 2008)

23 comentarios:

nomolamos dijo...

una frase increible,
A veces las cosas importantes de la vida, sin quererlo, las tenenmos que hacer solas, y se siente un vacio increible...... en fin.....
un beso niño,

Merche Pallarés dijo...

Siempre me ha parecido que la carga de estar metida en el "star system" debe de ser agotador y MUY solitario. Lo has descrito muy bien. Besotes, M.

pon dijo...

Qué duro estar siempre en el escaparate, reflejando lo que los demás quieren ver.
Y qué complicado mirarse al espejo al llegar a casa. No les envidio nada.

Muy bueno Capri, un gusto leerte.

Groucho dijo...

ESTAN AHI POR QUE QUIEREN,NO ME DAN LA MAS MINIMA PENA NI ENVIDIA.
ME DUELE MAS VER A LAS CAJERAS DEL SUPER(QUE TRABAJO MAS "CABRÓN") O A LA SEÑORA DE LA LIMPIEZA DE MI ESCALERA A LA QUE MAS TARDE VEO EN LA PISCINA-TAMBIEN LIMPIANDO-ESO SI QUE ES UNA CARGA.
CAPRI, EL RELATO ES GUAPO COMO TODO LO QUE TE LEO,GRACIAS.
SALUDOS........

Luz de gas dijo...

Hubo alguien un día que me dijo algo parecido, una vez que estuvo llorando en una plaza de París.

No puedo dejar de pensar que eres esa persona, no me lo podría creer.

Tremendamente real

Besos Sra. Trigo si eres tu

Lúcida dijo...

Es el precio que hay que pagar por estar en el candelero. Todos nos sacrificamos por algo o por alguien, nada es fácil de conseguir.

Besos

princesadehojalata dijo...

No comparto la frase con la que inicias el relato (que está muy bien). Más bien diría que aprendemos a querer cuando vemos esa imperfección y seguimos queriendo a la persona. Que qué es querer? Y yo qué sé como se explica.
Un beso Capri.

Capri c'est fini dijo...

*Nomolamos, todo lo importante se tiene que hacer solo, en general, pero esto no quiere decir que no dejemos de sentirnos vulnerables y frágiles. Yo sigo con mi campaña de mandarte fuerzas... espero que las recibas bien. Besos.

*Merche, debe ser vivir determinadas experiencias en que no eres tú el que decides pero la responsabilidad está puesta en ti. Difícil de sobrellevar. Siempre tienes palabras preciosas para mí, eres un sol. Besos.

*Pon, ser el punto de visión constantemente no debe ser nada agradable. Aunque va un poco en la personalidad, normalmente ser llevado y mostrado al escaparate, debe quemar bastante. Besos.

*Groucho, mira, te soy sincero, hubo un momento cuando lo estaba escribiendo que pensé, menuda tonta, hay gente pasándolo mucho peor (como los ejemplos que has puesto) pero esto no significa que no lo pasen mal (no tan mal como otras personas). Prometo que para una próxima entrega narraré las desventuras de una cajera (que es muy buen tema). Besos.

*Luz, vaya, menuda racha de ser considerado otro, cosas del anonimato... No soy ni la srta. ni el señor Trigo, vamos, no tengo nada que ver con un cereal. Pero si alguien te contó algo parecido es que puede llegar a ser real y eso me alegra... Un abrazo.

*Lúcida, ¿va en el sueldo? puede ser. La vida no es nada agradable, aunque para algunas menos que para otros. En este caso, la chica perfecta tenía que demostrar que lo era sin serlo y eso es una máscara muy pesada. Besos.

*Princesa: perfecta, perfecta, no existe ni una persona, pero a veces las imperfecciones de alguien se complementan tan bien con las tuyas que la combinación es perfecta... aunque como somos seres cambiantes, el amor dura lo que dura esa unión. ¿Qué es querer? Ufffff demasiado para mí. Besos.

Justo dijo...

Si se ha podido dormir sin tomar calmantes ni tan siquiera una infusión, la cosa no es tan seria. Se le pasará. Al fin y al cabo, va todo bien ¿no? Necesita poner los pies en la tierra, saber de dónde viene, qué es lo que puede esperar, valorar las cosas sencillas..
Es una princesita que necesita un arrumaco cariñoso, nada más -y por favor, no veáis sexista esto que digo-.

Yo siempre he dormido bien, y eso no tiene precio. Pero hace unos días he padecido de insomnio -quizá sea la manía mía de seguir las últimas tendencias, y leí en un periódico que el insomnio se estaba disparando entre los españoles-. Pero todo se me ha ido pasando con la ayuda de una tila alpina por la noche.

O sea, que tampoco era tan grave.

Un abrazo

RFP dijo...

La pobre... qué lástima. Es lo que tienen los sueños, que nunca son tan buenos como parecen.

El Deme dijo...

Para ser famosa hay que valer y saber llevar la fama con gracia y sin creértelo demasiado. Si no resistes esas presiones de los medios, más vale que te dediques al teatro alternativo en salas de 25 personas (si es que eres buena). Para ser estrella hay que ser actriz también cuando sales a tomarte una copa, leer y escuchar mucho para tener siempre opinión de todo, saber disginguir los amigos de los oportunistas, ser tú misma porque eso es lo que los directores ven en ti, tener mucha pero mucha personalidad y un amplio armario de marcas de tu talla porque las Firmas matan porque tú les vistas. Sólo así podrás dormir tranquila.

Lula Fortune dijo...

La Princesa de hojalata me ha quitado las palabras de la boca. Creo que es cuando convivimos con la imperfección cuando de verdad amamos.De qué hablaríamos si no fuesemos imperfectos!!!!!

Capri c'est fini dijo...

*Justo, sólo es una persona que se le hace grande un situación. Si ha llegado allí no tendrá problema de seguir adelante. Y sobre el insomnio, espero que no te dure, porque es de las peores cosas que te pueden pasar. Y encima se entra en la espiral de pastillas, que es difícil de salir de ellas. Dulces sueños...

*RFP, siempre se sueña con la parte positiva de la vida, pero sin darnos cuenta de que todo tiene un lado oscuro y negativo del que nos damos cuenta sólo cuando ya no podemos hacer nada. Un abrazo.

*Deme, pero acostumbrarse a la vida de una estrella no debe ser cosa de uno ni de dos días... mi querida actriz imperfecta se encuentra en ese camino. Seguro que en el fondo está feliz, pero las circunstancias le superan. Es cierto que para ser estrella debes tener determinadas aptitudes, porque si no acabas estrellado. Abrazos.

*Lula, no estoy del todo seguro. La imperfección se presupone pero no se es consciente de ella hasta que genera problemas. ¿No has pensado alguna vez "estoy harta de esto" cuando antes no te importaba o lo tolerabas? Besos.

Lula Fortune dijo...

Pues no. No, de momento, lo digo con humildad. Conozco mis imperfecciones y las del "otro", si no las hubiese aceptado, seguramente me pasaría lo que dices. Debe ser que sigo enamorada ;)

panterablanca dijo...

Se me ocurren dos cosas por decir:
-El que algo quiere, algo le cuesta.
-Qué duro es llegar a la meta.

E incluso tres:
-Quien quiere presumir tiene que sufrir.

Besos selváticos.

Merche Pallarés dijo...

Siempre tengo palabras preciosas para ti porque te las mereces querido ¿querida? Capri...
Por cierto, que en este post he visto a Penelope reflejada (se me olvidó comentarte). Besotes, M.

koolauleproso dijo...

¡Qué hermoso cuento!

koolauleproso dijo...

¡Qué hermoso cuento, sobre el fracaso del éxito.o el éxito del fracaso, ¿què mas da, si todo es relativo?!

Capri c'est fini dijo...

*Ay Lula, qué bonito es ver a gente que se reconoce enamorada... y que acepta las imperfecciones del otro... entonces, ¿por qué paso yo tanto tiempo escondiendo mis defectos? Jejeje. Besos.

*Pantera, hummm que dura, qué exigente... a veces queremos algo y nos olvidamos que duro es el camino para conseguirlo. Es un poco lo que le pasa a mi "chica perfecta". Besos.

*Merche, eres muy amable, gracias. Querido Capri, (no querida) para los amigos, jejeje. Perfectamente Penélope encajaría en el papel de "chica perfecta" de mi relato.

*Leproso, no conocemos la trastienda del "supuesto éxito". Sólo podemos ver esos dientes tan blancos y esas melenas tan sedosas... pero ¿qué habrá detras de esas sonrientes chicas? Un saludo.

Juan Miguel dijo...

Me vas a permitir que yo vaya un poco más allá en tu relato: ¿y qué pasa cuando después de tanto sacrificio pasan muchos o pocos años de esa ceremonia y ya nadie piensa que eres perfecta? ¿Cuando el teléfono ya no suena tanto ni los paparazzi te agobian? En conclusión sumo esta lista de comentarios un nuevo dicho popular: "No es oro todo lo que reluce".

Y a propósito de tu entrada te dejo la que yo a su vez dediqué en mi blog a esos momentos de añoranza: http://lamusicadelanoche.blogspot.com/2008/04/as-if-we-never-said-goodbye.html. Un abrazo.

Strawberry Roan dijo...

Se puede ser (casi) perfecto reconociendo que la perfección no existe.

pe-jota dijo...

Nos repiten una otra vez que hay que pagar un precio, es realmente así, o sólo a aquellos que viven a la sombra de otros les interesa destruir a alguien para amoldarlo a sus necesidades.

Capri c'est fini dijo...

*Juan Miguel, eso es otra historia. Esa profesión está engachada a una serie de vaivenes que menuda montaña rusa psicológica. Por supuesto que no es oro todo lo que reluce... Un saludo.

*Strawberry, ¿casi perfecto? seguro que muchas personas lo son... o perfectamente imperfectas, porque si todos fueramos perfectos el mundo sería un infierno. Saludos.

*Pe-jota, tampoco me gusta lo de que va con el sueldo, como si el dinero justificara todos los sinsabores de la vida. Besos.