sábado, 11 de octubre de 2008

Los premios literarios

Todos los premios literarios son una suerte, dan tiempo y suponen una motivación.



Y se ha distinguido con el Nobel de Literatura de 2008, a Jean-Marie Le Clézio, escritor francés [...] La correcta pronunciación francesa de la presentadora del informativo me hizo gracia. Le Clézio, me suena, veamos. Me dirigí a la estantería y como no uso ningún orden en la colocación de mis libros, empecé a pasear frente a ella. Hummm, me suena, me suena, Le Clézio, pero fue inútil. A veces parece que los libros se me esconden y no quieren ser encontrados. Derrotado, desistí y me marché a cualquier otro lugar. Pero éstas son las típicas tonterías que, si me ocurren, me ocupan la cabeza todo el día y hasta que no lo soluciono, no me quedo tranquilo. A las dos horas volví, totalmente decidido a encontrar el libro, pero diez minutos después acabé harto de revolver y con el firme propósito de ordenar de alguna manera este caos. Finalmente, me olvidé del Nobel. Pero esa noche, una vez metido en la cama, se me encendió la bombilla. Me levanté de un brinco, encendí apresuradamente la luz y fue directo a una pila de libros que tengo sobre un mueble, de los que nunca sé donde poner. Allí estaba: Diego y Frida (J. M. G. Le Clézio, 1993), lo compré en Madrid hace como 3 años... Volví a la cama con una satisfacción tan grande como si el premio Nobel me lo hubieran concedido a mí.

Los premios literarios son de dos tipos: los que premian a una obra, que aún está en el mercado y por lo tanto sirven como reclamo publicitario para los posibles compradores y los que se conceden al conjunto de una obra, como el premio Nobel. Si todo el mundo reconoce los motivos de los primeros, es más difícil con los segundos, porque ¿cuál es la razón de premiar a estos escritores? Me imagino a los miembros del comité de selección del Nobel, o del Cervantes, o del premio Príncipe de Asturias de las Letras discutiendo: este año le toca a una mujer, que no, que a un francés, pero a ese no, que llevamos a muchos novelistas seguidos... En fin, hablarán de todo menos de libros. Este tipo de premios institucionalizan un nombre y lo hacen conocido internacionalmente, creo que esa es su función principal, más allá de agradecer su contribución a la cultura a una determinada persona o a un movimiento literario. Es curioso, como de repente, se añaden a sus apellidos, un apelativo extra: el de Nobel y como por arte de magia se convierten en objeto de deseo de medios de comunicaciones, universidades, círculos literarios y editoriales.

No me resistía a poner esta magnífica foto de Henri Cartier-Bresson de 1965, donde retrata en París a Le Clézio y a su esposa, como la pareja perfecta de jóvenes intelectuales, existencialistas y sesenteros.

16 comentarios:

Eduardo dijo...

Y de donde has sacado la foto de la edición de Diego y Frida PORTUGUESA??!?!
Me dejas de piedra. Por cierto, que he descubierto que ya había leído a Le Clezio, precisamente ése libro de la foto, que poseo hace un par de años.

Eduardo dijo...

A lo que voy, que nos ha pasado lo mismo...

Lula Fortune dijo...

Pero qué culturetas!!!!! A mí ni me sonaba, como la mayoría de los escritores a los que le dan el Nobel. Si es que el mundo es muy grande y la vida muy corta.
Besos.

Justo dijo...

¡Qué foto!

Pues yo os confieso, a mí no me sonaba ni de oídas, y eso que soy afrancesado y me gusta leer.

Imagino que lo de los premios de este tipo -no los otros- sirve también para intentar medir objetivamente lo que es tan difícil de medir.

Pero claro, habrá que tener en cuenta todo eso que dices: continentes, sexo, etc. Es inevitable, me imagino.

Yo creo que el próximo nuestro será Marías -alguna vez creo que lo he dicho, además aquí-. Al tiempo.

Un abrazo

nomolamos dijo...

jejjeje, que loco, jejejjej
a mi me suele pasar igual, darle vueltas a las cosas hasta que me vienen, da igual la hora que sea, jejejjejej
un besazo niño.

Peggy dijo...

Reconozco que no lo conocia .....por eso te leo me instruyes ...kiss:)

pe-jota dijo...

Premios y premiados, a parte de cierto nivel de curiosidad por estos eventos, no es que me hagan votar de alegría, tal vez porque en unos veo una cierta promoción publicitaria más que de calidad, poco riesgo últimamente, además de que se están concediendo a escritores ya consagrados. Los otros, parece como si le quisieran poner a uno una lápida encima. Creo que hoy en día ambos tipos de galardones se han visto un tanto desvirtuados.

dvd dijo...

Ya sabes lo que opino sobre los premios literarios. El detalle diferenciador del Nobel es que su aire de extrema solemnidad impregna a quien se le concede, automáticamente, un lugar en el (ficticio) mausoleo de los inmortales. Habrá quien tenga erecciones con estas cosas. Aparte de todo esto, pasará como con Coetzee, que nadie le conocía y luego cuatriplicó las ventas de sus (magníficas) novelas en todo el mundo. En fin...

panterablanca dijo...

Pues no le conocía, o por lo menos no recuerdo haber leído nada de él. Tendré que ponerle remedio. Espero que no me pase como con Coetzee que debe ser la repera y tiene mucha calidad y todo lo que quieras, pero a mí me dejó fría su literatura.
Besos selváticos.

Merche Pallarés dijo...

Yo tampoco le conocía pero según lo que he leido sobre él, no sé si me va apetecer leerle. ¿Qué tal el de "Diego y Frida", te gustó? Es que a mi Frida Kahlo me fascina. Besotes, M.

Capri c'est fini dijo...

*Ahhh Eduardo, recursos que tiene uno, jajaja, no, que va, simplemente pesqué esta foto en el Flickr, curiosamente el único libro que tengo de él. Luego dirán que somos unos pedantes, pero tenemos un ojo clínico que ya quisieran algunos, jejeje.

*Lula, a mí me ha pasado la mayoría de los años. El año pasado no, que tenía varios libros de Doris Lessing, pero normalmente no me suenan o me suenan de muy poco, como este año.... Besos.

*Justo, menos mal que dices algo de la foto, porque es estupendo, sobre todo esa mujer precedente de Amy Winehouse. Para que luego digan que se innova en algo y está todo inventado. En cuanto a los premios, es muy difícil acertar y más difícil aún convencer con los Nobel, porque, como bien dices, es imposible cuantificar la calidad literaria. ¿Marías Nobel? Hummm creo que le queda un rato aún... da el tipo, desde luego, pero tiene muchos enemigos también. De nadie he leído yo críticas tan furibundas como de Marías. Un abrazo.

*Nomolamos, es un sinvivir, y suele ser por pequeñas cosas como estas. Se pasa fatal y por más que intentas olvidarte, no hay manera... Un beso.

*Peggy, jo, veo que me ha salido muy pedante la entrada si leo que voy instruyendo por ahí... vaya por Dios. Un beso.

*Pe-jota, los premios "comerciales" abusan de los escritores ya consagrados porque estamos en un momento que tienen que poner las editoriales, toda la artillería necesaria para vender un libro. En cuanto a los otros, es que resultan demasiado académicos y suelen intentar convencer a todos cuando no lo hacen a ninguno. Un saludo.

*DVD, sin duda lo que más pueden alegrarse del Nobel a cualquier escritor son sus editoriales, porque eso significa negocio seguro. Digamos que son las consecuencias económicas del premio. El Nobel, como muchos otros, intenta crear una suerte de catálogo de lo mejor de la literatura, pero como ha fallado tanta veces... pues ya no se le toma tanto en serio. Aunque en su descargo, creo que es muy difícil acertar en premios como éste. Saludos.

*Pantera, una cosa es que sea buen escritor y otra muy distinta es que te conquiste... eso es lo que puede pasar con muchos Nobeles... que son buenos, pero a lo mejor no te van. Siempre está, eso sí, el placer de descubrilo. Besos lectores.

*Merche, pues no sé decirte, porque me lo compré, fruto de mi también fascinación por Frida, pero aún no me lo he leído... grave error, jejeje preferí hace unos meses leer una biografía en lugar de éste. Un beso.

Patricia Tena dijo...

¡Qué foto tan bonita! Yo reconozco que no me sonaba su nombre demasiado, y ese libro de Diego y Frida se me ha pasado por alto (y eso q tengo un par sobre ellos). Vaya sorpresa verte en mi espacio. Gracias... un día llegué al tuyo por casualidad y desde entonces siempre lo voy ojeando. Me gusta lo que cuentas y cómo lo cuentas. En fin, un sitio especial. Un besote

Lúcida dijo...

Pues nunca leí nada de él, pero como siempre, después del Nobel algo leeré y seguiré haciándolo si me gusta... en realidad soy como un borrego, lo sé.

Capri c'est fini dijo...

*Gracias Patricia, eres muy amable. Qué menos merecías que una visitilla a tu blog, eres muy amable... en momentos así me quedo sin palabras, sólo GRACIAS por la fidelidad.

*Lúcida, no es cuestión de borreguismo, es normal no conocer el nombre y la obra de todos los candidatos al Nobel existentes en el mundo... ya ves tú lo que yo conocía a éste. Lo importante es que por premios así o por otras circunstancias se siga leyendo... Un beso.

Sibyla dijo...

Me encanta que escribiera sobre Diego y Frida, y su pasión por la cultura meya.

Habrá que leerlo...


Un beso:)

Capri c'est fini dijo...

*Sybyla, a mí también me encanta... yo soy un fridomaníaco... Besos.