domingo, 11 de octubre de 2009

El señor Chow

No miró hacia atrás. Era como si se hubiera subido en un tren muy largo rumbo a un futuro somnoliento, a través de la insondable noche.

2046
(Wong Kar-wai, 2004)

El señor Chow salió de la redacción con desgana. Caminó. Los pasos sobre el asfalto le retumbaban en la cabeza. Tenía la contradictoria sensación de querer llegar y no hacerlo a la habitación 2046 del hotel Oriental de Hong Kong. No era cualquier lugar. En 2046 se viven los recuerdos perdidos, nada cambia nunca en 2046. Y eso era lo que desesperadamente buscaba el señor Chow. Cuando se ha amado con tal intensidad, todas las mujeres son una, la amada, la buscada, Su Li-zhen, se decía una y otra vez. Y aunque salía y entraba de la habitación, asumía que estaba atrapado en ella, que sus paredes encerraban aquel enigma que una se le cruzó en la vida. Todo el camino, estuvo planeando una nueva historia para escribir, porque su editor le apremiaba. El señor Wang le saludó amistosamente en la puerta del hotel y le preguntó cómo le había ido el día. Contestó algo banal y se dirigió hacia la habitación. Acarició levemente la placa con el número y de nuevo se sintió perdido.

El señor Chow (Tony Leung) aparece en las tres películas (Days of being wild, In the mood for love y 2046) de la trilogía de Wong Kar-wai sobre el Hong Kong de los 60, pero es en los dos últimas donde es el protagonista. Periodista, novelista de tres al cuarto y sobre todo amante, el señor Chow deambula en un mundo rutinario plagado de recuerdos. Sufriente, con los ojos tristes, se da cuenta como su esposa se va distanciando cada vez más de él, siéndole infiel con el marido de su vecina. Es precisamente a ella, Su Li-zhen (Maggie Cheung), a quien entrega su amor. Surge entre ellos una relación de complicidad, reconfortando las mutuas heridas de la traición. Es algo puro, porque ni Chow, ni Su Li-zhen quieren ser como sus parejas. Pero el raudal de sentimientos es incontenible y el señor Chow decide marcharse a Singapur para olvidarla. Al cabo de los años, vuelve a Hong Kong, ha cambiado, vive una vida golfa y se prohíbe sentir amor. En la habitación 2046 del hotel Oriental, donde quedaba con Su Li-zhen, se instalará. El recuerdo de aquella mujer le obsesiona, todas son la misma, la única que amó.

No podría ponerle ni un sólo inconveniente a In the mood for love y 2046 (Wong Kar-wai, 2000 y 2004, resp.), absolutamente ninguno. En mi opinión son películas redondas, que cuanto más las veo, más me gustan y eso me pasa con muy pocas. La historia, la forma de narrarla, la estética, la delicadeza de sus imágenes, la música, las interpretaciones... en conjunto dos excelentes películas. Y podría pasarme horas analizando detalles, el secreto guardado en un agujero del templo de Angkor Wat, los sinuosos qipaos de las mujeres, la sensación de decadencia y de rutina... pero serían palabras ridículas con las que apenas alcanzaría a describirlos. Lo único útil que podría decir es que os dejarais encerrar en la habitación 2046 y lo comprobareis.

Vídeo: Imágenes de las dos películas con la pieza de Shigeru Umebayashi, Yumeji's theme de la banda sonora de In the mood for love.

29 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Llevo años sin ver peliculas chinas porque a Ibiza rara, por no decir ninguna, vez llegan. Ésta por lo que has descrito suena muy interesante y romántica. La tendré en mente para cuando vaya a Madrid en diciembre. Besotes, M.

bela dijo...

'in the mood for love' me impactó cuando la ví por su cadencia, su preciosismo, su delicadeza, su belleza en cada leve movimiento de sus personajes. Una auténtica belleza!!!
Besos

Lula Fortune dijo...

Estoy más que de acuerdo contigo. Son películas que nunca se terminan porque cuánto más veces las ves, más cosas descubres que se te habían pasado. Es un auténtico placer, volver y volver sobe ellas.
Besos orientales.

Caronte dijo...

Totalmente de acuerdo, dos películas extraordinarias en todos los sentidos, sobre todo 2046, en la cada detalle, cada plano, cada segundo, está cuidado al milímetro y donde SIEMPRE hay Belleza; "todos los recuerdos son surcos de lágrimas."

1 abrazo

PATSY SCOTT dijo...

Desde el nombre de la película, hasta el final en ese gesto desgarrador de "enterrar" el amor secreto en el tronco del árbol, In the Mood for Love me pareció una de las películas más sugerentes y poéticas de todos los tiempos. Para volver a ver mil veces.
Los vestidos - siempre el mismo pero en otra tela y estampado y los zapatos de Su Li-Zhen (Maggie Cheung)son lo más...

Vivian dijo...

Me habían recomendado “Deseando amar” desde hacía tiempo, pero nunca encontraba el momento, entonces un día cualquiera la vi y me enamoró, es una película dotada de una sensibilidad, elegancia y delicadeza que parece no fuera obra de una persona sino de un sentimiento.
Me encantó recordarla hoy aquí a través de tus palabras, a medida que te leía imágenes acompañadas de esa maravillosa música iban volviendo a mi mente.

Me alegró especialmente descubrir en esta película otro lugar común contigo.

Un beso

Arguifonte dijo...

Yo tengo un conflicto con 2046. Es una de esas películas que quieres que te guste, que a todo el mundo le gusta, que quizá no has pillado el día idóneo para verla, que quizá leer los subtítulos te resta preciosidad en las imágenes,...no sé. La segunda vez que la vi, hace poco, me causó mejor sensación que la primera, sin embargo no cuajó, algo falló, quizá era la noche, la hora, siempre tengo un pero con esta película. Me la he comprado, habrá una tercera vez; quizá una cuarta...

El futuro bloguero dijo...

Me pasó como a Arguifonte. (qué bien lo dice)

No sé si no era el momento, o yo no estaba fino, o lo que fuera, pero no pude con 2046.

Está ahí pendiente, como el libro de Bolaños, en fin, haré propósito de enmienda...

Capri c'est fini dijo...

*Merche, pues no creas que a Cádiz llegan muchas pelis chinas más que a Ibiza, ni una, ni otra la vi en el cine, sino en casa en DVD... si esperara a que vinieran determinadas pelis por aquí... no iría al cine casi nunca. Un beso.

*Bela, In the mood for love es pura poesía, la conjugación de la música, la estética y los planos es preciosa. Muy de acuerdo contigo. Un beso.

*Lula, estas (sobre todo In the mood for love) tienen un inteligente uso de las imágenes para dar sensación de rutina, pero no me cansan y eso es un gran logro. Y con estas pelis no te aburres, porque tienen muchos detalles. Besos a las tres delicias.

*Caronte, lo que dicen, lo que cuenta y lo que muestras. Muy pensadas y además no son largas, ni se pierden en soliloquios eternos. Y las frases preciosas... Un abrazo.

*Patsy, la ropa, sobre todo de ellas, es preciosa y las hace más misteriosas aún. Tienen las dos películas ese punto oriental de lirismo que me gusta tanto... soy un incondicional de ellas. Un beso.

*Vivian, yo también disfruto coincidiendo contigo... a mí también me la recomendaron y es una gloria encontrarse con una peli así... Y la música, la acompaña tan biennnnn... Un beso.

*Arguifonte, pues como muchas cosas, no le puede gustar a todo el mundo. Lo bueno es que al menos lo has intentado hasta dos veces... pero si no entra, no entra, que le vamos a hacer. Yo he estado tantas veces en esa postura de ir contra las pelis que le gustan a todo el mundo... que lo entiendo. Un abrazo.

*Futuro bloguero, pues como a Arguifonte... también ocurre que a veces uno no está receptivo, o te esperabas más o simplemente no es tu rollo... el cine, como tantas otras cosas, responde mucho a las expectativas que uno tenía sobre la película. Un abrazo.

Arezbra dijo...

No paro de oír hablar de esta peli desde hace un tiempo y todo el mundo coincide en que me va a encantar. Otra para que acompañe la "búsqueda del abrazo perfecto" eh Capri?
No sé si perfecto pero un abrazo para ti. Es un placer visitar blogs tan currados como el tuyo.

panterablanca dijo...

Pues no las he visto, pero me parece interesante lo que cuentas de ellas. A ver si algún día me animo a verlas.
Besos selváticos.

desconvencida dijo...

Me uno a las alabanzas a estas dos películas "In the mood for love" y "2046" (la otra que mencionas no la he visto), sobre todo a la primera, me proporcionó una de las más inmensas sorpresas en una sala de cine que he tenido los últimos años, iba sin ninguna referencia sobre la película y me cautivó completamente...

Capri c'est fini dijo...

*Arezbra, cuando a mí me pasa eso con una película, tiemblo... es demasiada expectación sobre un película que me "DEBE" gustar. En cuanto a los abrazos, sigue la búsqueda, por ahí debe estar escondido el perfecto... Gracias por tus palabras, son un impulso para seguir.

*Pantera, son muy recomendables, espero que algún día las puedas ver y te gusten como a mí. Un beso.

*Desconvencida, sabía que estas películas te gustarían... ¿hemos comentado alguna vez de ellas? Puede ser... qué a gusto se queda uno cuando sale del cine de ver una película así... y más si no tenías referencias. Un beso.

Justo dijo...

También soy del club, imagino que no te sorprenderá -en mi caso, más de 2046-. Son películas adictivas, que han creado escuela, con escenas fascinantes que por sí solas justifican el todo, y cuyo estilo intentan copiar otros, sin fortuna -no me quiero ni acordar del desaguisado de Isabel Coixet en su última película-.

Pero mi favorita es Happy together.

Te advierto de que de la fiebre 2046 es muy difícil recuperarse, hay un buen amigo bloguero que ya cayó y no se recupera, y que firma siempre como sigue:

2046

Capri c'est fini dijo...

*Justo, pues mira que no me sorprende... a mí me gustan las dos por igual, las veo una sola película, o una sola historia, como lo quieras ver. Y ahora que lo dices, es cierto que está siendo recreado por otros directores, algo inútil porque siempre será mejor el original y el resto copias. Happy together también está muy bien. Y Chungking Express...

Un abrazo.

senses or nonsenses dijo...

2046 me pareció POESIA.
creo que es la mejor manera que puedo definirla, me llevó por donde quiso.
me da miedo volver a verla por si desaparece el hechizo.
toda su filmografía está muy bien, pero esto son palabras mayores...
estoy deseando ver su peli americana, la road movie hopperiana con natalie portman.

un abrazo.

molano dijo...

Firmo todo lo elogioso que aquí se ha dicho de Wong Kar wai de In the mood for love y del resto. Y de ti, Caprí y de esta espléndida entrada.

pe-jota dijo...

Firmo plenamente los elogios, por ti vertidos, impagables piezas cinematográficas, aunque creo que viniendo de mi este comentario era un tanto previsible. Dos joyas que dejan patente todo el preciosismo del que los directores orientales son capaces.

Capri c'est fini dijo...

*Senses, pues tienes mucha razón... no encuentro mejor palabra para comparar estas películas: POESÍA. Y comprendo mucho esa sensación de no querer ver algo para evitar que se chafe lo que sentistes la primera vez... pero inténtalo, qué merece la pena. My blueberry nights también está muy bien (escribí sobre ella ya hace un tiempo), pero está en otra línea. Aún así merece la pena verla. Un abrazo.

*Molano, genial, si es que lo bueno se nota... (me refería a la peli y no al blog). Un abrazo.

*Pe-jota, sí, era previsible... porque tú tienes muy buen gusto... jajaja. En cualquier caso, no todo lo que viene de Oriente sigue este modelo, que también Jackie Chan es de Hong Kong y no tiene nada que ver en absoluto... Un abrazo.

pe-jota dijo...

Ya sabes todo es cuestión de selección, hay coas que uno no ve y pasa lo que pasa, por eso generalizar es malo.

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, no era una crítica hacia ti, eh? porque sé que tú no generalizas... aunque es verdad que salen auténticas joyas de oriente, a las que occidente tiene acceso... Un abrazo.

Sinsangre dijo...

Sin lugar a dudas 2046 es una película especial para mi. Podría decir incluso que mi película favorita. Pocas han sabido captar la esencia de la pérdida como lo hizo Won Kar Wai en ésta obra. Sigue siendo una historia difícil de seguir, por lo compleja de la propuesta, pero una vez dentro no hay palabras para definir tanta emoción escondida en agujeros en un árbol (tapados con barro)

Capri c'est fini dijo...

*Sinsangre, bienvenido a Capri. 2046 y Deseando amar (porque es que las considero la misma historia hechas en dos películas) también entran en esa cuota de mis pelis favoritas. Tienen algo hipnótico para mí. Y si bien, tienes que hacer un esfuerzo para no perderte, una vez que te dejas llevar te transporta a un mundo irreal e increíble. Un abrazo.

Sinsangre dijo...

Estoy completamente de acuerdo. De hecho, sin haber visto Deseando amar me resulta imposible entender 2046.
Por cierto, en el DVD entre las escenas eliminadas hay una extensísima secuencia que relata lo que sucedió en la habitación de 2046 entre los personajes. Es mucho más explícito, pero considero acertada la no inclusión de la secuencia y dejarte con la incertidumbre de si los personajes fueron más allá o no. Desde mi punto de vista es mucho más poderosa la idea de no haber intentado continuar la historia de amor más que el hecho de que estuvo consumada y no funcionó como creían.
Espero que me veas más por aquí

Capri c'est fini dijo...

*Sinsangre, sí, sé cual es esa escena que dices, y también estoy de acuerdo contigo en que está bien eliminada como está. Si se hubiera añadido la peli seguiría siendo igual de buena, pero el misterio que desprende la habitación 2046 quedaría mermado. Es mejor hacer pensar que mostrar descaradamente. Y en eso es un genio Wong Kar-wai. Gracias por tu comentario...
Y yo también espero verte más veces por aquí.

Un abrazo.

Sinsangre dijo...

Sin embargo, no encontré esa magia en la última película (My blueberry nights). Tiene muchas secuencias geniales, la del beso es esplendorosa, pero no terminó de sugerirme nada como 2046. Estoy seguro que es debido al momento en que vi ambas, más feliz la última y en plena melancolía 2046.
Aun así, me confirmo en mi opoinión de que Wong Kar Wai es el director más sugerente del mundo

Capri c'est fini dijo...

*Sinsangre, My blueberry nights es otro rollo indudablemente. Si la comparas con estas dos, sale perdiendo en la comparación. Pero si lo haces con el resto del cine actual, la percepción es otra distinta. A mí me agradó mucho, sinceramente. Como eres nuevo por aquí, seguro que no has leido la reseña que le hice:

http://capricestfini.blogspot.com/2008/12/los-antros-ms-bonitos-del-mundo.html

Te la paso por si te apetece leerla.

Un abrazo.

Maybellene dijo...

Otra fan de In Th Mood For Love.. :)

Capri c'est fini dijo...

*Maybellene, somos pocos pero muy persistentes, jejeje. Un beso.