lunes, 9 de junio de 2008

Las mismas bodas

La marcha nupcial siempre me recuerda la música que tocan los soldados cuando marchan a la batalla.


Las mismas caras sonrientes cogidas del brazo desde el altar, los mismos ojos llorosos de satisfacción y esperanza de los padres, los mismos invitados bullangueros, la misma ropa, las mismas ganas. Bodas, bodorrios, celebraciones íntimas, sea de alguien muy cercano o de un completo desconocido, todas usan los mismos ingredientes. Como los ritos ancestrales de iniciación, las mismas situaciones que son mezcla de tradición y alegría. Cada cual interpreta su papel dentro del conjunto, novios felices, solícitos padres, invitados alegres y camareros ajetreados. Como un ballet, se mueven alrededor de las mesas representando la emoción del momento. Platos, flores, tarta, baile, vino, algunos excesos, el punto de partida de una convivencia presuntamente próspera... Las mismas personas participan de todo eso, bien sea desde el recuerdo (feliz o triste, eso da lo mismo) o desde la inexperiencia. Todos hemos sido espectadores de bodas, observando detalles con el gesto torcido o completamente entregados a la causa. Todos formamos parte de este rito social, plagado de convencionalismos, desde el sí, quiero (o sí, acepto, en versión civil) hasta el fin de fiesta, con los pies doloridos. Nadie se escapa a estas celebraciones, más o menos implicados. Hablamos en las bodas de lo mismo, de lo guapa que va la novia, de qué de tiempo no ves a tal o cual persona, de cómo te va la vida, pasamos ese examen inevitable con las mismas preguntas y las mismas respuestas. Puede ser aburrido, pero es así, nada cambia. Supongo que nadie se atreve a retocar esta institucionalizada ceremonia de la alegría, por propio convencimiento o por no fastidiar, es lo de menos. Nada se mueve, una detrás de otra, la misma boda, los mismos novios. Debe ser lo correcto.

28 comentarios:

nomolamos dijo...

ya te digo, el dia que le dije a mi madre, que mi vestido de novia iban a ser unos vaqueros, casi se muere, cuando le propuse una comida familiar a un gran convite, lloro, y me dijo, no me hagas esooooooooo!!!!!,
y no se lo hice, si me case por lo civil, pero fui disfrazada de novia, si velo, sin cola, pero de novia, y al convite consegui reducir la lista de invitados a 70,
al final, aunque no quieras, lo hacesssss,
un besazo.

Caulfield dijo...

Este fin de semana me he cruzado por lo menos con tres bodorrios, caminando por la calle. Desde hace un tiempo evito ir a las bodas, a no ser que sean de amigos íntimos. Y las familiares, me producen espanto.

pe-jota dijo...

Sí, y siempre igual de aburridas, porque alguien puede afirmar sin la más mínima duda que se haya divertido en una BBC. Creo que si fuéramos totalmente sinceros reconoceríamos que el muermo es total, un reino de excesos, siempre previsible. Y eso que yo me case, pero fue mas una reunión de amigos que una boda, lo bueno es que nadie se acaba quejando.

Merche Pallarés dijo...

Siempre me ha aterrorizado todo ese paripé de las bodas. De hecho, cuando tenía 21 años y conocí a Fernando (el padre de mi hija) en los años 60, el estaba separado con tres hijos y no existía divorcio en esa España de Franco. Pues tiré toda la sociedad por la borda porque me importaba un pimiento "el que dirán" y me fui a vivir con el. El "papel" era lo de menos. Fuimos felices durante 13 años que parecía que el Papa nos había casado de lo unidos que eramos todos. (Lo cuento en mi blog). Besotes, M.

la rata bastarda dijo...

Reconozco que son un coñazo...pero a mi me gusta ir,ver a gente que hace un montón que no ves,y que te apetece ver....ver a los novios felices...y sobre todo,pasarlo bien,que para eso se va,no?

;)))

Anónimo dijo...

A la última boda que fui, escuché que alguien decía de la novia:
- Parece un ecce homo!!!! (traje blanco, fajín rojo).

En mis bodas, nos reunimos todos los hermanos, todos los primos, que viviendo en la misma ciudad, nunca nos vemos. Y también todos los que viven fuera!!!

Las bodas son bonitas, sobre todo si tu no eres la novia y puedes hacer todo lo que quieres. Te desfasas, bebes y haces fotos tontas en las que sales porque estás borracha.

Me gustán las bodas. Ya se podría casar alguno de mis amigos!!!!

Besos.

Capri c'est fini dijo...

*Nomolamos, mi madre me diría exactamente lo mismo y finalmente pasaría por el aro, porque ya ni siquiera es una decisión tuya (aunque seas tú quien se case). Pero al menos no accediste a casarte por la iglesia, que es otro tema muy chocante a debatir. Gracias por comentar tu experiencia. Besos.

*Caufield, sí, yo también evito las posibles, pero a veces no puedes negarte ante tanta insistencia sin quedar como un ogro. Luego lo que te esperas es lo de siempre, que parecía que había olvidado pero que se repite incesantemente. Un saludo.

*Pe-jota, dentro de los convencionalismos de las bodas se incluye el que todos te digan que ha estado muy bien aunque haya sido un churro. Además a veces lo pasas bien pero debes imbuirte del ánimo de la boda y ser feliz, feliz, feliz... aunque estas felicidades programadas suelen ser muy raras. Un saludo.

*Merche, eso sí que fue valiente por tu parte. Yo no es que esté en contra del matrimonio (con o sin papeles) pero me horroriza todo lo que hay alrededor de la celebración. Y cuando eres un mero invitado pues pase, pero cuando te toca organizar a tí, uffff, no quiero ni pensarlo. Todo debería ser más fácil pero sucumbimos a la presión social.

*Rata, sí, a veces lo pasas bien, no digo lo contrario, pero es que son tan repetitiva, siempre es lo mismo, siempre vestidos igual, siempre una comida, siempre música (pachanguera)... vista una, vistas todas... Un beso

*Jajajaj anónimo... pues que mala leche el que lo dijo...jajajaj A mí me parecen bonitas como idea (la celebración del compromiso) pero al final todas se convierte en un despilfarro sin sentido con las mismas tontas tradiciones en ella (que si los puros, que si corta la tarta, que si los novios pasan por las mesas...) Espero que se casen pronto tus amigos y que disfrutes de un buen bodorrio. Muchos besos.

Lula Fortune dijo...

Siempre puede pasar algo emocionante como en una boda a la que fue una amiga. Le desapareció el dinero para pagar el restaurante al padre de la novia. Cuando se juntaron para ver el vídeo después de la luna de miel descubrieron que...Horror! era el padre del novio quien se veía en segundo plano metiendo mano a la chaqueta de su consuegro que estaba en una silla.
Se divorciaron ipso facto.
Besos nupciales.

El Deme dijo...

Pues sí, las bodas son un rollo, pero yendo como invitado te lo puedes pasar bomba:
-te meas de risa con lo ajustado de los vestidos de las señoras
-te pones nervioso cuando algún caballero se desajusta la corbata
-te hartas de langostinos o de cordero (yo no lo como a diario)
-siempre hay algún primo lejano que te da un abrazo excesivo
-pillas caramelos o bombones gratis
-es el momento ideal de pegar saltos sin desmostrar que sabes bailar
-el champán es gratis
-generalmente hay barra libre
-te lo pasas pipa observando los maquillajes que brillan con el sudorcillo
-te ríes de tonterías y no tienes que dar explicación por ello.

Capri c'est fini dijo...

*Lula, eso más que emocionante es una putada, te cuesta un dineral y una relación y todo por tener un suegro mangante... pero seguro que antes de todo ese jaleo hubo Paquito el chocolatero u otra canción similar... si es que reproducimos la misma boda siempre... Besos divorcistas.

*Jajajaja Deme, me ha encantado tu lista de bondades de las bodas... hay que tomarselo así si no quieres una subida de azúcar con tanto merengue. Otra de las ventajas sería cuando por fin vuelves y te quitas los zapatos (esos que sólo usas para bodas), esa sensación de alivio debe ser lo más parecido al paraíso. Un abrazo.

Lúcida dijo...

La verdad es que no me gustan nada este tipo de eventos, y si es de alguien poco conocido, pues menos porque entonces eres como un intruso.

Besos

Emily dijo...

Te dejas el puro que te fumas, hombre! Yo he ido a pocas, pero en las familiares reímos mucho.

Capri c'est fini dijo...

*Lúcida, claro hay bodas y bodas, cuanto menos conocido peor para tí, pero más bien me refería a todas las formalidades-chorras que se perpetúan en cada boda, una detrás de otra es igual. Un saludo.

*Emily, cierto, el puro que no se fuma nadie (o sólo algunos con cara de asco). Yo también me lo he pasado bien en algunas, pero nunca nadie deja de hacer siempre lo mismo en ellas. Saludos.

atikus dijo...

Supongo que es como el ser humano que tropieza y tropieza en la misma piedra sin parar, y no porque casarse en si sea malo, sino por la forma en general de derrochar mucha gente que tiene poco dinero, o por comer a lo bestia, en fin mil excesos que estan en la cabeza de todos no?..casamientos por la iglesia de alguno mas cercano al diablo jeje!!...o tipica boda absurda civil pero vestidos como si fueran los reyes de Noruega...pero no seré yo quien siga hablando no sea ..que un día me case por el rito hindú encima de un elefante, jaja!!

y por que no, el amor es capaz de todo!!

pon dijo...

Como dice Atikus, el amor es capaz de todo. Yo me casé porque mi chico se quería casar y me embarqué en semejante follón solo por amor. Pero hubo cosas en las que no transijí: me casé de gris oscuro con velito negro(por lo civil) y una tia de mi chico decía que parecía Lili Monster. Tampoco quisimos un banquete bodorrio y nos fuimos con todos los invitados a una tasca donde nos pusimos de calamares a la romana y tortilla de patatas hasta las orejas, total el caso esa estar juntos y pasarlo bien ¿no?. A la que le dio un pampurrio fue a mi pobre suegra, toda la vida esperando casar a su hijo con una chica normal, pobrecilla.
A mi antes me reventaban las bodas. Pero ahora ya no, he descubierto que es de los pocos sitios donde te puedes jartar de bailar revivals sin ningún empacho y me lo paso bomba.

Sibyla dijo...

Es cierto que son tradiciones, costumbres populares y culturales, y según el grado de relación que haya con los novios, son un latazo...Pero la cosa cambiará cuando sea la tuya Capri, ya verás como te parecerá el día más bello del mundo, aunque asistan sólo tres invitados.

La mía fue muy íntima, familiares más allegados e imprescindibles, y cuatro amigos íntimos, además fue boda civil.

Un abrazo:)

Justo dijo...

Ya me estaba atirando al ordenador a soltar un poco de bilis despotricando de las bodas y del matrimonio -detesto lo uno y lo otro- hasta que he leído el comentario genial de Deme y me cambio de acera: suscribo su punto de vista.

Claro que una cosa es ir a una boda y otra casarte tú.. yo ya lo dejo para otra reencarnación. Y créeme que he tenido oportunidad, he vivido muuuuuuchos años en amor y compañía con el mismo chico, y yo pedí a voz en grito la ley para que nos pudiéramos casar, pero sin idea de utilizarla, aunque ya sé que es muy práctica y aconsejable. Pero.. uno es esclavo de sus filias y sus fobias.

Por cierto, con todo el sermón no quiero que me pase desapercibido algo.. Pe-Jota, ¿estás casado?

Un fuerte abrazo

Capri c'est fini dijo...

*Atikus, bueno, creo que el amor es la única clave para someterte a esa tortura de organizar y luego protagonizar una boda. No es por ser antipático pero se hacen unos excesos sobrenaturales para un único día. ¿Cómo que te casaste a lo hindú en en elefante? Muy a lo Karina, pero eso merece que lo cuentes, eh? cuenta, cuenta... Un saludo.

*Pon, pues que buen atuendo ir vestida de Lili Monster. Si yo tengo que contentar a mis tías, sabe Dios como iría vestido, así que sin problemas. Esa es otra de las desventajas de las bodas, que siempre se anda contentando a uno y a otro para al final hacer cosas que no harías en tu vida. En cuanto a ir como invitado, hay que procurar hacerlo en el plan que dices... a disfrutar y punto. Besos.

*Hummm Sibyla, agradecido por la buena intención, pero no sé si será el día más feliz de mi vida... lo cierto es que lo dudo mucho, tampoco me lo he planteado nunca así que no puedo ser tajante, pero sí muy escéptico... Muchos besos.

*Justo, el Deme da unos buenas razones para ir a las bodas a pasarlo bien sin ese halo deprimente que le he dado a mi post. Hay que tomarselo lo mejor posible desde luego. Sobre tu boda, jejeej, nunca puede decir lo que te deparará el futuro, sólo un consejo, nada de smokings blancos, porque las bodas gays está tomando lo peor de las bodas heteros... Y a Pe-jota le daremos el toque para que conteste. Un abrazo.

PD: Has vuelto de Ucrania? qué tal todo?

princesadehojalata dijo...

Pero Lula, se divorciaron del consuegro o de quién?

Capri c'est fini dijo...

*Princesa, supongo que Lula quería decir que se divorciaron los novios a raíz de ese incidente en la boda. Me imagino que no debe ser nada fácil entender que tu suegro robe a tu padre.

Ainhoa dijo...

Yo no creo en el matrimonio, pero fíjate que soy de las que lloran en las bodas, eso sí, en las bodas de los amigos de verdad (a las que me invitan por compromiso, simplemente no voy). Es que no lo puedo evitar. Me sale la vena sentimental y mis ojos se desbordan y mi reputación se pierde entre mis lágrimas. En fin..., la vida, que es pura contradicción :)
Besos.

Capri c'est fini dijo...

*Jajajaja, bueno, es que somos pura contradicción, no ocurre nada, en realidad, así es como debería ser, un evento cargado de emoción que contagie a los invitados. Yo lo único que suelo sacar es un par de copas. Un beso.

Ulysses dijo...

todas las bodas son iguales (o casi iguales), pero vamos con la esperanza de que algo novedoso pase.

Saludos

El Deme dijo...

Y luego, está el cine de bodas:
"Cuatro bodas y un funeral" (maravillosa historia de amistad y el paso del tiempo)
"La boda de Muriel"
(ponle a tu ceremonia música de Abba)
"La boda del monzón"
(viva bollywood!!!)
"El banquete de boda"
(la estrategia taiwanesa para seguir con tu chico)
"La boda de Tuya"
(arreglo en la estepa china para tirar hacia adelante)
"Después de la boda"
(docudrama danés, las cosas no son lo que parecen)
"La boda de mi mejor amigo"
(Julia Roberts monta el pollo)
...etc.

Lula Fortune dijo...

¿Quieres jugar? (Ven a mi blog)

Capri c'est fini dijo...

*Ulysses, sí, la esperanza es lo último que se pierde... Saludos.

*Deme, me encanta el cine de bodas... para verlas en pantalla. Cuatro bodas y un funeral me encanta. Añado algunos títulos más:
El día de la boda (más sobre jaleos del bodorrio)
Un toque rosa (como El banquete de bodas pero con chico indio en lugar de chino)
Mi gran boda griega (lo tradicional que son los griegos)...

entre otras, que hay muchas....

Un saludo y gracias por la aportación.

*Lula, voy raudo y veloz. Besos.

variopaint dijo...

precioso post...
un saludo Capri...

Capri c'est fini dijo...

*Gracias variopaint, me alegro que te guste. Un saludo.