jueves, 5 de junio de 2008

Wallada

Nuestro estado social no deja ver lo que de sí pueden dar las mujeres. Parecen destinadas exclusivamente a dar a luz y amamantar a los hijos y ese estado de servidumbre ha destruido en ellas la facultad de las grandes cosas. He aquí por qué no se ve entre nosotros mujer alguna dotada de virtudes morales.

Averroes (siglo XII)

Wallada sabía lo que era pavonearse, por algo vivió en Medina Azahara, en la corte. Entre esclavas y eunucos, le enseñaron a gustar y gustarse embellecida. Por eso, se vestía esplendorosa para recibir en su casa a los intelectuales de todo Al-Andalus. Allí se leían poemas, se debatía sobre la decadencia del Califato y se educaba a las hijas de los poderosos en poesía, canto y caligrafía. Toda la élite cultural y política de Córdoba conocía su casa. Wallada no pasaba desapercibida como mujer, una belleza que no usaba velo, sorprendía a todos con sedas de Bagdad y se atrevía a participar en los duelos de completar versos, exclusivamente masculinos. Quizá por esto las malas lenguas la denominaron "la perversa". Disfrutaba de una independencia ganada, o más bien, comprada a base de dinero y de contactos, por eso, Wallada nunca podía decepcionar. Entre aires de incienso, sus ojos azules reinaba en el salón ante la vista de todos. Esta mirada donde nacieron las miradas y los astros. Puso sus letras al servicio de su propia persona, tanto para seducir como para denunciar la traición del amor no correspondido e inspiró algunos de los mejores versos de su época. Murió anciana, sabiendo del ocaso del Califato, el día en que las tropas almorávides entraron en Córdoba. Con ella, murió la ciudad más destacada culturalmente de la Edad Media en Europa. Hoy nos quedan sus versos.

La princesa Wallada bint al-Mustakfi o Wallada la Omeya (994-1091), hija de Muhammad III, fue la figura más reconocida de una gran generación de poetisas andalusíes surgidas alrededor del Califato del Córdoba entre los siglos X y XI. Wallada significa la que alumbra, sin duda, un nombre perfecto para una fuerte personalidad que escribió tanto poemas amorosos como crueles sátiras. Se cuenta de ella que vestía una túnica con una orla bordada en oro que decía:
Por Alá, que merezco cualquier grandeza
y sigo con orgullo mi camino.
Doy gustosa a mi amante mi mejilla
y doy mis besos para quien los quiera
.
En una sociedad islámica, toda una trasgresora declaración de principios de un mujer interesante, olvidada en la bruma de la Historia.

21 comentarios:

Senses & Nonsenses dijo...

un post muy interesante. no había oído hablar de ella. es otra especie de Lolita, pero mucho más lóngeva.

un abrazo.

Maga Viajera dijo...

Gracias por este aporte Capri!

cure of love dijo...

No conocía a esta poeta... Gracias a tus entradas, de nuevo, una gran mujer no es olvidada.

Un abrazo!

nomolamos dijo...

yo tampoco conocia de su existencia, indagaremos mas, parece interesante,
un beso

Lula Fortune dijo...

Muchísimas gracias. Colecciono mujeres. Mujeres olvidadas, apartadas,descuidadas, desconocidas, omitidas, abandonadas, silenciadas...
Un enorme beso femenino para ti.

CRISTINA dijo...

Interesantísimo y bello post.
La imagen también es preciosa.

Recuerdo la primera vez que visité Córdoba y leí de lo que había sido en los tiempos de los que tú hablas.
¿Qué les ha pasado a "los árabes" para de la riqueza cultural y de espíritu de Averroes hayan pasado al extremismo más represor?

Besos

Merche Pallarés dijo...

Preciosa esta historia de Wallada. Nunca había oido hablar de ella. Y, sí, el califato de Córdoba fue una época esplendorosa de nuestra historia. De mucha cultura, comprensión, convivencia. Lástima que hoy en dia sea todo tan diferente... Besotes, M.

Sibyla dijo...

Qué ciertas las palabras iniciales de Averroes!
Wallada pudo disfrutar de todos esos favores especiales, por ser hija única y heredera de una gran fortuna.
De esa manera pudo desarrollar su intelecto, y codearse con lo más selecto de su entorno.
Parece ser que se enamoró de un joven de una familia rival, y eso no prosperó, tal vez fueron un Romeo y Julieta cordobeses.

Me ha gustado mucho, y también la fotografía.

Córdoba es una ciudad mágica, no me extraña que sobre el siglo X fuera la ciudad más importante de toda Europa.

Un abrazo:)

pe-jota dijo...

Realmente encomiable el hecho de recuperar estas voces de nuestro pasado que han ido quedando olvidadas.

pon dijo...

Otra de tantas mujeres no olvidadas, sino silenciadas en vida o después de muertas, no se podóa tolerar una mujer al nivel del hombre. Cuántas se habrán perdido por el camino. Gracias por traerla.

Caulfield dijo...

Gracias, no la conocía y estoy muy de acuerdo con lo que dice Pon. No tanto olvidada sino acallada por salirse de una norma masculina.

Capri c'est fini dijo...

*Senses, me encanta Lolita, lo sabías? Wallada murió muy anciana pero desde muy joven supo como seducir a los hombres, seguro. Un abrazo.

*De nada, Maga!!!! todo un placer.

*Cure, de nada, no es que sea un abanderado del feminismo, pero sí que es una injusticia que mujeres así se pierdan del conocimiento de todos. Un beso.

*Nomolamos, muy interesante la historia, sí, para más información pincha en el enlace en el mismo nombre de Wallada y encontrarás un artículo más extenso. Un beso.

*Un beso, Lula, a mí m gusta coleccionar historias perdidas, olvidadas o desconocidas, así que podemos cambiar las que tengas repetidas. Besos (masculinos).

*Cristina, eso mismo me preguntaba yo escribiendo el post. La cultura islámica actual debería ver como un modelo esta parte de la Historia. Es curioso como en esa época los de extremismo represor eran los cristianos, mucho más atrasado culturalmente. Un saludo.

*Merche, me la da impresión que a pesar de la importancia que tuvieron los árabes en España, no se conoce o no se toman en cuenta como debieran. Escritoras como Wallada son desconocidas y al fin y al cabo también eran españolas, pero no encontrarás nada de ella en las escuelas. Una pena. Muchos besos.

*Sibyla, Wallada pudo acceder a todo eso por su posición privilegiada pero en su escuela no sólo enseñaba a niñas de papá, también daba clases a esclavas que tenían talento. Sí, tuvo una historia de amor muy curiosa con uno de los poetas más importante de su época pero acabaron fatal con poemas muy críticos por su parte. Por otro lado, también me ha servido para hablar de Córdoba y su importancia, me alegro que te haya gustado. Besos.

*Pe-jota, muchas veces doy con historias como esta y me da mucha pena que queden semidesconocida y fuera del alcance del público, siendo, en mi opinión, muy relevante, al menos para la Historia de España. Un saludo.

*Pon, sí, olvidada y ninguneada, a lo mejor si hubiera sido un hombre sería mejor recordada. En cualquier caso, creo que la literatura andalusí no es muy conocida por el gran público y no entiendo por qué. Un saludo.

*Caulfield, es doblemente meritorio una mujer que se salga de la norma (masculina) y además en la Edad Media y en el Islam. Por eso merecía un pequeño hueco aquí. Un saludo.

princesadehojalata dijo...

Gracias Capri, se ve que crees en las mujeres. Un beso fuerte.

Merche Pallarés dijo...

Menos mal que tu la has descubierto, tenemos que rehabilitar su memoria. Alguien debería de escribir su historia que seguro fue apasionante. Besotes, M.

Lúcida dijo...

Lamentablemente yo tampoco la conocía, otra muestra más que aún siendo grande y pionera siguió estando a un lado.

Capri c'est fini dijo...

*Princesa, por supuesto que creo en las mujeres pero de momento ellas no creen en mí (jajajaja, es broma, eh?). Sólo es cuestión de ir reparando la histórica discriminación hacia las mujeres, sobre todo cuando han sido pioneras, qué ya es una labor ardua. Besos.

*Merche, informándome sobre Wallada he visto que hay algun libro sobre ella, más novela que otra cosa. Debería hacerse una investigación original, sería muy interesante. Besos.

*Lúcida, normalmente las pioneras (y pioneros) se ganan su prestigio con el paso del tiempo, pero otras siguen siendo totalmente desconocidas, como Wallada. Me alegro de haberle dado un poco de luz. Un beso.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué alguien se anime a hacer una tesis sobre ella! Besotes, M.

fire dijo...

olvidada en la bruma de la Historia....peor magistralmente rescatada del olvido por ti...
no la conocia....gracias por el descubrimiento...
prometo seguirte visitando...tienes mucho que leer...y todo interesante...
un saludo

Capri c'est fini dijo...

*Gracias Fire, se hace lo que se puede para rescatar historias de estas olvidadas... pásate cuando quieres, lee y rebusca, eres muy bienvenida. Enhorabuena por tu blog, me ha gustado mucho y volveré seguro. Un saludo.

Francisco O. Campillo dijo...

Interesante post que me recomienda mi amiga Merche Pallarés. Volveré a tu blog con más calma. Intuyo que compartimos algunas ideas ;-)

Capri c'est fini dijo...

*Bienvenido Francisco a Capri, vuelve cuando quieras, lee, revuelve y ya me dirás que te parece. Un saludo.