martes, 29 de abril de 2008

Biografías

Leyendo una biografía, recordad que la verdad no se presta nunca a una publicación.


Nació en, se crió en, trabajó como, conoció a, vivió en... son las expresiones que cualquiera puede leer en una biografía. Hay muchos tipos de ellas, más o menos interesantes en función del personaje y de la destreza del escritor. Últimamente he leído Frida: una biografía de Frida Kahlo (Hayden Herrera, 1983). A pesar de que Frida ya era conocida, este libro catapultó su figura, en especial en Estados Unidos, a la posteridad; creó la Fridamanía. Ese es el poder de una biografía, acentuar las virtudes, convertir los defectos en simpáticas manías y configurar el icono para consumo popular. No es mi género preferido, desde luego, se tiende a engrandecer todo en las biografías y esta exageración hace que el biografiado deje de ser un ser humano más o menos excepcional para convertirse en una especie de superhéroe. Entramos así en la platónica pregunta: ¿Conocemos algo en realidad o sólo su reflejo en la pared de la caverna?
Quien quiera leer una, debe conocer que hay muchas clases:

Autobiografía: bien escrita por el propio biografiado (tipo, Mi vida, con una foto del susodicho con cara reflexiva en la portada) o bien encargada a algún negro literario. Deberían ser lo más cercano a su vida, pero normalmente la persona se encarga de esconder lo que no quiere dar a conocer y centrarse en lo que considera su mejor "cara" para mayor gloria de sí mismo.

Biografía autorizada o no autorizada: cuando el biografiado está aún vivo y da su beneplácito o no a la publicación. Normalmente las autorizadas son pastelitos de azúcar y las no autorizadas dardos envenenados, pero el marketing ha abusado tanto de estos calificativos que ya ni se sabe qué te vas a encontrar.

Biografía definitiva: es el producto de un arduo trabajo de investigación y se convierte en Biblia de los que quieren conocer al biografiado. El resto de biografías posteriores siempre la toman como referencia y únicamente son variaciones de la definitiva con algunos retoques.

Biografía reveladora: suelen desvelar secretos no conocidos o novedades "extraordinarias" del biografiado. El marketing las publicita como el "no va más" pero salvando algún dato insignificante, los "secretos" suelen ser conjeturas o comentarios de terceros.

Hagiografía o vida de santo: el escritor está tan fascinado con el personaje que no hay ni una sombra, todo es luz y claridad, todo divino, todo méritos y ninguna falta. Olvidables, en mi opinión.

Biografía recopilada: cuando un personaje tiene mucho tirón popular se suelen hacer diversos refritos de biografías anteriores, sin ningún dato nuevo, todo ya conocido. De este tipo, el problema es que uno se pierde y no sabe cual es la "buena" biografía.

Biografía novelada: es un género curioso por lo contradictorio, sigue la estructura de la vida de una persona pero se utilizan las técnicas narrativas de la novela. Se obvia la rigurosidad, se abusa de la probabilidad e incluso se inventan datos no conocidos. Suelen ser adaptadas por el cine.

Podéis completar esta lista (que no ha sido nada exhaustiva, directamente escrita sólo con las biografías que he leído y me venían a la cabeza) y espero vuestras recomendaciones de algunas interesantes.

19 comentarios:

Óscar dijo...

Siempre he creído que una biografía es el espejo del biógrafo. Lo que ve el autor de sí mismo en el biografiado. Se salva así de la nada. Sólo él se ve así, con ese lente de aumento que es una biografía.

Saludos

El Deme dijo...

Hola Capri, bueno, hay biografías que elevan a los altares a la figura pero otras la destrozan sin ningún pudor, hay de todo. Lo bueno es creerse todo a medias.
gracias por tu visita.

Caronte dijo...

te recomiendo dos excelentes biografías BíBLICAs escritas por Ian Gibson: "Vida, pasión y muerte de Federico García Lorca" y "La vida desaforada de Salvador Dalí", creo que son imprescindibles para comprender a estos personajes. También me resultó muy interesante la biografía que Pierre Kalfon escribió sobre Che Guevara (por supuesto con luces y sombras).Dentro de las autobiografías, y aunque no fuera con esa finalidad, las "Cartas a Theo" de Van Gogh me parecen maravillosamente tristes.

1 abrazo.

Senses & Nonsenses dijo...

hay tantas biografías como puntos de vista. en un sentido estricto, si me dejas elegir, me quedo con una autobiografía de aquel que con ella pretende encontrarse a sí mismo (no sé si existen muchas de este tipo).

un abrazo.

Capri c'est fini dijo...

*Óscar: la biografía es el espejo del biógrafo es una frase que va mucho en consonancia con lo que pienso y he intentado transmitir. Gracias por la visita. Saludos.

*El deme: sí, es mejor no tomarse a pies juntillas nada de los que lees y menos algo que se vende como la "verdad" sobre alguien. Gracias por tu visita también a tí. Un saludo.

*Caronte, gracias por las recomendaciones. Sin duda Ian Gibson es un buen biógrafo. Cartas a Theo es estupenda, creo que dice mucho de Van Gogh, otro icono, que por icono es muy desconocido. Saludos, barquero.

*Senses, es cierto, hay pocas de ese tipo porque los que han hecho autobiografías les suele perder la soberbia. ¿Qué mejor método para contar sólo lo que tú quieres que el mundo sepa? Cada acercamiento a la vida de alguien es una biografía, parcial, subjetiva, como todas. Gracias por la reflexión. Un saludo.

Lúcida dijo...

La verdad es que no me gustan las biografías, siempre termino huyendo de ellas. Mi recomendación ya te la han dado anteriormente, "cartas a Theo", y aún no siendo del todo una biografía "el diario de Ana Frank" que estoy segura habrás leído.

Saludos

Ainhoa dijo...

No he leído muchas biografías, tampoco es mi género favorito, pero hay una sobre Simone de Beauvoir escrita por C. Francis y F. Gontier que es muy buena, porque además de la admiración que, imagino, les llevó a escribir sobre ella, hay mucha mala leche e incluso partes muy divertidas.
También te recomendaría la biografía que Quentin Bell escribió sobre su tía Viginia Woolf, que es de lo mejor que he leído en los últimos años.
Un saludo.

Emily dijo...

A mi me gustan las auto, las bio...
Una de las que más me gustó es la de Orson Welles. Te acababas enamorando de ese hombre. La se Sylvia Plath...Y casi todas de actores de Hollywood, allí hay tela...

pe-jota dijo...

Siempre serán meros acercamientos, roces sobre la superficie o reflejos en un espejo, la auténtica biografía es la obra, la obra en la que se deposita lo más interno e intangible del autor.

cure of love dijo...

Ja, ja Capri, me ha encantado la clasificación, renueva por completo la teoría de los géneros
literarios.

Me pasa como a ti, que no soy buena lectora de biografías y que considero que siempre hay una proyección de quien escribe sobrevolando en la personalidad del retratado.

No sé si te irá mucho,a mí una biografía que me gusta mucho es una llamada "Alaska y otras historias de la movida" de Rafa Cervera. No está bien escrita y tiene un punto muy de portera (es muy cotilla el tal Rafa Cervera) pero retrata una época que, en lo cultural, me parece muy interesante.

¡Bien por Frida!

Besos

Capri c'est fini dijo...

*Lúcida: me apunti Cartas a Theo. El diario de Anna Frank ya me lo he leído sí, una pena de historia, sobre todo porque conoces como acaba. Besos.

*Gracias por las recomendaciones, Ainhoa, me encanta la figura de Simone de Beauvoir y no he leído nada sobre su vida. Tengo en casa un libro de Cartas de Virginia Woolf que voy a leerme de un momento a otro.

*Emily, Orson Welles, además de un gran cineasta era, por lo que he leído, un seductor nato. Así que debe ser buenas sus memorias. Me apunto tb las de Sylvia Plath. Un saludo.

*Pe-jota, sí, eso mismo pienso yo también, soy mucho más de leer ficción que no ficción. Hay más verdad en lo primero. Un saludo.

*Gracias Cure, no pensé en nada renovador cuando hice la lista, sólo lo que se me pasó por la cabeza. Ya me han aconsejado leerme el libro de Alaska, interesante esa época y Alaska misma, que la considero una mujer muy inteligente. Así que no tengo más remedio que haceros caso. Un beso.

Madame X dijo...

Yo te recomendaría los diarios de Anaïs Nin... Son deliciosos por que se palpa la autenticidad con la que va plasmando su vida, sus emociones... Además, nos da una visión muy personal e intima de los distintos personajes que va conociendo. Particularmente interesante es la relación que tuvo con Henry Miller. Puro fuego.

Los diarios son lo mejor de la obra literaria de esta fascinante mujer, al menos bajo mi punto de vista. Fueron escritos para ella.

Un abrazo.

X

Capri c'est fini dijo...

*Madame, me vas leyendo el pensamiento. Me encanta Anaïs Nin y Henry Miller. Justo en mi última visita al FNAC me he comprado Fuego e Incesto, sus diarios, y estoy deseando leerlos. Ya me leí Henry & June, una recopilación de su relación con el matrimonio y me encantó. Un beso y gracias por la recomendación.

Otto, el cigoto dijo...

Uff... vaya que te leen tío! Y me da gusto verte contestando cada uno de los comentarios.
Pues por mi parte, tengo pendiente continuar con la biografía de Michel Foucault, un libraco gordote, pero complejísimo... no hay nada más complejo de la bio de un filósofo.
Por otro lado, pretendo lanzarme a escribir una bio, no mía claro está... quién soy yo para eso?. La idea de la biografía, en realidad, es el pretexto para hablar de otras cosas, que tienen que ver con el personaje. Creo precisamente en eso de las biografías, que son un buen pretexto para tratar otros temas, que tienen que ver con el personaje, más que el personaje en sí. Ahí está la subjetividad y creatividad del autor, su capacidad de relevar otros asuntos. Hacer filosofía de la praxis, como dice Gramsci.

Otto, el cigoto dijo...

Ah! otra bio que tengo pendiente es la de Simone de Beauvoir, que la nombraron en un post más arriba. He leído comentarios horrendos de ese texto y otros más positivos, pero en general creo que no hay que hacerse expectativas muy altas sobre las biografías, siempre quedan pasajes interesantes fuera del texto final.

Sibyla dijo...

En las biografías, podía aplicarse el dicho:
"Hay pequeñas mentiras, mentiras, grandes mentiras y estadísticas", pero sustituir la palabra estadísticas por biografías...
Las que deben ser más terribles, son las que el personaje protagonista, deja registrado que se publiquen "post mortems"...ahí la biografía puede salpicar a más de un@!

Una de las biografías más interesante sobre Cervantes, es la que escribió Jean Canavaggio.El autor fue galardonado con el premio Goncourt de biografía.

Feliz puente majete!:)

Caronte dijo...

Es cierto que en las autobiografías siempre se escribe de cara a la galería, aunque a veces queden grandes testimonios, como las memorias de Churchill, con esas memorables "sangre, sudor y lágrimas" o "nunca tantos debieron tanto a tan pocos". También he recordados que hay una "vertiente" dentro de estas autobiografías: los que vivieron un hecho crucial y lo cuentan desde una perspectiva "distante", como La trilogia de Auschwitz de Primo Levi, El pianista del ghetto de Varsovia de Spizlmann o las novelas de Imre Kertész, la verdad es que has sacado un tema muy interesante...

ah, y me encanta Anaïs Nin!! "Incesto" me gustó más que "Fuego", me parece más pasional, aunque en el segundo me llamó mucho la atención el encuentro con Alberti, si no te importa me permito la inmodestia de poner un enlace al post que dediqué a Anaïs en el treinta aniversario de su muerte. Y ya no me enrollo más. 1 abrazo y feliz día del trabajador!!

Anaïs Nin

CRISTINA dijo...

Y al final, como dijo alguién, "¿uno es lo que es, o lo que aparenta ser?"

Besos.

Capri c'est fini dijo...

*Otto, comenzar con una biografía de Foucalt sí que es para pensarselo. Me parece más interesante Simone de Beauvoir, ya que son esas las dos opciones. Y para un proyecto de biografía, darte mucho ánimo, capacidad y suerte, no es un género fácil si se quiere hacer bien. Un saludo.

*Sybila, sí, a veces las biografías son grandes mentiras para construir un personaje, independientemente de la persona real, por eso hay que tomarselas como algo relativo. Me interesan las biografías hechas por extranjeros de personajes españoles, porque a veces el mito impide a los propios españoles indagar sobre la verdad. Me la apunto en las recomendaciones. Feliz puente a tí también!!!!

*Caronte, esa es una vertiente muy interesante de autobiografía, que se ha dado mucho en los supervivientes de grandes desgracias, como el Holocausto. La historia de Spiltzman es sobrecogedora!!!! En cuanto a Anaïs Nin, voy corriendo a tu enlace, me parece un personaje fascinante y con una literatura muy avanzada para la época en que vivió. Feliz día del trabajo!!!

*Buena pregunta Cristina, uno es lo que es y luego lo que aparenta ser, que a veces es lo mismo y otras no. Pero son diferentes puntos de vista de una misma persona. Eso se merece una reflexión aparte. Me quedo pensándolo. Besos.