domingo, 20 de abril de 2008

Rosario, dinamitera

Rosario, dinamitera,
sobre tu mano bonita
celaba la dinamita
sus atributos de fiera.
Nadie al mirarla creyera
que había en su corazón
una desesperación,
de cristales, de metralla
ansiosa de una batalla,
sedienta de una explosión.

Era tu mano derecha,
capaz de fundir leones,
la flor de las municiones
y el anhelo de la mecha.
Rosario, buena cosecha,
alta como un campanario,
sembrabas al adversario
de dinamita furiosa
y era tu mano una rosa
enfurecida, Rosario.

Buitrago ha sido testigo
de la condición de rayo
de las hazañas que callo
y de la mano que digo.
¡Bien conoció el enemigo
la mano de esta doncella,
que hoy no es mano porque de ella,
que ni un solo dedo agita,
se prendó la dinamita
y la convirtió en estrella!

Rosario, dinamitera,
puedes ser varón y eres
la nata de las mujeres,
la espuma de la trinchera.
Digna como una bandera
de triunfos y resplandores,
dinamiteros pastores,
vedla agitando su aliento
y dad las bombas al viento
del alma de los traidores.


El 17 de abril murió en Madrid Rosario Sánchez Mora, Rosario dinamitera, desde que Miguel Hernández le dedicara este poema en plena Guerra Civil Española. Rosario fue una joven miliciana en el Quinto Regimiento del Ejército de la República. Allí, en batalla, la dinamita le arrancó el brazo derecho a los 17 años, la guerra le arrebató a su marido y la victoria franquista su libertad. Sin saber nada de artillería, luchó con todas sus fuerzas en el asedio del Madrid del No pasarán, como otras milicianas, que participaron por primera vez en un frente. Pasó por la cárcel y tuvo que sacar adelante a sus hijas vendiendo tabaco de contrabando en la plaza de Cibeles durante la posguerra. Rosario fue un símbolo del bando perdedor: ex-combatiente, condenada por traición, comunista, republicana y mujer; calificativos todos prohibidos por la represión franquista. A punto de cumplir 90 años, ha muerto esta mujer valiente; que su memoria y la del resto de milicianas perdure por siempre en las palabras del poeta.

17 comentarios:

pe-jota dijo...

Poco a poco todos los testigos de la guerra más atroz que puede existir, la guerra entre hermanos, van desapareciendo y con ellos se nos parte de nuestra memoria.

CRISTINA dijo...

Miguel Hernández y el recuerdo a esta mujer.
Es la primera vez que vengo a tu blog y el primer post tuyo que leo y me quedo emocionada.

Un beso.

Senses & Nonsenses dijo...

qué buen recuerdo el de rosario la dinamitera, genial, vaya sorpresa.
touché.

un abrazo.

BELMAR dijo...

(( ...bueno, un stone tiene licencia para hacer sandeces ¿o no ? ))

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, sí, van muriendo todos, como no podía ser de otra manera, espero que nunca olvidemos que se produjo y los efectos que trajo consigo.

*Bienvenida al blog, Cristina, me alegro que te gustara este pequeño homenaje a Rosario.

*Senses, ¿te ha gustado? es un poema que siempre me dijo mucho y ahora era el momento perfecto para hacer una referencia a esta mujer luchadora.

*(Belmar, supongo que los Stones pueden hacer todas las sandeces que quieran, pero aun así no deja de ser una sandez)

Un abrazo a todos.

susana dijo...

q vida mas dura, que mujer mas fuerte y que bien lo reflejó miguel, mil gracias por enseñarme un poquito sobre alguien q conocía "solo" por un poema, besos su

Madame X dijo...

Hermoso homenaje a esta heroica combatiente por la libertad. Estoy emocionada.

Que poca justicia se ha hecho a todos los que padecieron, no sólo en la guerra, sino durante el posterior régimen fascista que tan atrozmente reprimió a quienes lucharon por la libertad y la democracia. Ahora parece que se quiere rehabilitar la memoria, pero para algunos llega demasiado tarde.

Un abrazo.

X

raangul dijo...

se nos están acabando los testigos de la guerra civil, luego vendrá lo de decir que nunca existió.. que ya está saliendo gente que niega el holocausto judío. Un abrazo isleño

Funksturm dijo...

Primera noticia de esta buena mujer, y tiene que se cuando ya ha muerto. ¿Por qué no estaba en los libros de historia? ¿Por qué nunca mencionaron ese poema de Miguel Hernández en las clases de literatura del colegio? Lamentablemente las injusticias no acabaron con la muerte del dictador, gracias por mencionarla.

Otto, el cigoto dijo...

Ya me he puesto manos a la obra, gracias por refrescar mi memoria, por visitarme de cuando en vez para darme ese empujón fecundo.
Nada más que admirar los "cojones" de aquella mujer.
Un beso

cure of love dijo...

¡Bien por Rosario! Su obra y las voces de otros (como la tuya) nos ayudan a no olvidar

Capri c'est fini dijo...

*Susana, ya sólo el poema merece la pena pero cuando descubres quien había detrás adquiere una nueva dimensión. Se nota que me gusta, no?

*Madame, el mayor drama para mí de los vencidos de la guerra es que fueron considerados traidores al país durante 40 años, toda una sinrazón cuando eran ellos los que defendían la legalidad y la constitución. Quizá llegue tarde la rehabilitación para algunos pero conservar la memoria sobre ciudadanos que lucharon por sus principios es parte de esta rehabilitación. Un beso.

*Raangul, es natural que se vayan agotando los testigos de las guerras, por eso es parte de la responsabilidad de las generaciones posteriores conservarlo para que nunca quede borrado o alterado. Decir que no existió el Holocausto es una aberración y la intención de los que mantienen esto es simplemente malvada. Un abrazo, sevillano.

*Funksturm: para mí es un personaje interesantísimo con una vivencia que podría estar en los libros de Historia. Por el poema, precisamente yo lo descubrí en el colegio y eso que no era precisamente un colegio progresista. La lectura nos hace libres, por esos las dictaduras siempre tienen censura.

*Otto, bienvenido al blog!!! No sabes cuanto me alegro de que quieras volver a poner en pie el tuyo, te aseguro fidelidad casi-matrimonial. Tienes muchas cosas que decir y yo quiero leerlas. Un besazo.

*Cure: gracias, mi voz es apenas una gota en un océano pero me gusta contribuir al menos en no olvidar las injusticias históricas. Besos

desconvencida dijo...

Había leído el otro día el obituario de esta valiente mujer en un periódico, pero no conocía la poesía de Miguel Hernández. Gracias :)

Capri c'est fini dijo...

Es precioso el poema, ¿verdad desconvencida? Miguel Hernández supo en quien fijarse cuando lo escribió. Besos.

Sibyla dijo...

Precioso y merecido homenaje!

Saludos:)

Eduardo dijo...

De piedra me has dejado. Sabes que nunca me falta una línea para homenajear a los héroes de nuestra historia. Y ésta se me ha pasado...
Madame X, la memoria llega siempre tarde. A veces nunca. Las muertes de todos los anónimos que sirvieron para poner nombres oscuros en largas listas de reyes godos, if you know what I mean...

Capri c'est fini dijo...

*Bueno, Eduardo, creo que el mayor homenaje ya se lo rindió Miguel Hernández con el poema, pero aún estás a tiempo de escribir algo en honor a esta brava mujer. Tienes razón, cuanta gente anónima ha muerto para que otros salgan en las páginas de la Historia. Un saludo.