viernes, 18 de abril de 2008

Estate tranquilo

Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo.

Friedrich Hebbel

Llegué tarde a mi operación, como a casi todas las cosas importantes en mi vida, la excusa esta vez fue el tráfico. Una vez allí, la chica de la recepción me dio un valium y me envió a la sala de espera 1 diciéndome que me estuviera tranquilo. La sala de espera 1 estaba llena de gente en mis mismas circunstancias, esperando el turno y con una cara de terror generalizada. Cada vez que se iba una, la gente tragaba saliva como pensando que su momento se acercaba. Después de los nervios por el atasco, yo estaba súper relajado, aunque no escuchaba más que: estate tranquilo por todos lados. Las enfermeras, los familiares allí reunidos e incluso las mismas personas que se iba a operar repetían ese mismo mantra, frase que puede ser muy tranquilizadora pero que empieza a dejarte un mal cuerpo cuando la escuchas 100 veces. Cuando llegó mi turno, después de volverme a graduar la vista, entré en el quirófano, que estaba ocupado en su mayoría por la gran máquina del láser. Me tumbé en la camilla, entró el cirujano y me volvió a insistir en lo de estate tranquilo. La operación en sí dura muy poco, te dicen que mires una luz verde todo el tiempo y yo para eso soy muy obediente. Apenas notas cómo el láser rojo toca tus ojos y se produce el milagro. Luego te llevan a la sala de espera 2, que está en penumbra y tiene sillones abatibles. Allí recalan los que anteriormente se fueron yendo de la sala de espera 1 una vez operados. Yo entré allí muy contento porque había sido rápido y por haber estado tranquilo, pero la sala era digna de un velatorio: ojos cerrados, caras demudadas, gestos apesadumbrados... yo tenía ganas de hablar y allí por efecto del valium y los nervios preoperatorios, nadie tenía el más mínimo deseo de compartir la experiencia. Luego el cirujano volvió, me echó una miradita más a los ojos y te vas tan tranquilo con tus gafas de sol, no sin advertirte antes que cuando se te vaya el efecto de la anestesia, te dolerá un poco, pero tú estate tranquilo, que es normal.

Efectivamente, cuando pasaron un par de horas, me dolían a rabiar los ojos y ese dolor, atemperado con medicamentos, me acompañó hasta el día siguiente. El tercer día, mis ojos empezaron a enfocar cada vez mejor y hoy veo comprensiblemente bien. La mejoría, según lo que me ha dicho el médico, iré sintiéndola conforme pasen los días, cuestión de que se vayan acostumbrando a su nuevo estado. Gracias a todos los que habéis leído mi anterior entrada y por los comentarios, me han servido para darme mucho ánimo y estar en todo momento tranquilo. Una vez superado este bache visual, Capri c'est fini vuelve, más y mejor y con nuevos ojos.

16 comentarios:

BELMAR dijo...

lo importante es superar la dificultad...

susana dijo...

umm como ya estas bueno jejeje o por lo menos lo parece, pues yo voy hacer un pedido arriesgado ajajaj podias poner una foto de tus ojos jejeje para que los vieramos jejeje...me alegro mucho de que todo saliera bien, ya te dije, unos dias de molestia y ya ta...besitos sanadores, su

fernando dijo...

Me alegro que estés bien y recuperado. Los primeros días después de una operación siempre son algo complicados, pero ya pasó y te encuentras en plena forma. Un abrazo.

desconvencida dijo...

Seguro que las pequeñas molestias no son nada al lado de lo mucho que compensa esta operación... yo aún tengo poca miopía (poco menos de 2 dioptrías) pero si me crece no dudo que me la haré. Un beso, M. ;)

Caulfield dijo...

Me alegro de que te haya quedado bien la vista, yo no me animo a hacerlo porque soy muy cagado para esas cosas. Y gracias por la visita a mi blog!! Saludos.

pe-jota dijo...

Me alegra saber que todo haya ido bien y que estés animado, supongo que no obstante debes sentir una sensación extraña, así como el que aprende a caminar.

Capri c'est fini dijo...

*Belmar: sí, en eso estamos, pero pinta muy bien

*Susana: sí, ya estoy medio bien, pero no creo que mis ojos estén en el mejor momento para fotografías. Besitos agradecidos.

*Gracias Fernando, lo mismo te digo, ya estamos los dos en plena forma y a continuar el viaje.

*Sí, Desconvencida, compensa, no sé como no lo hice antes. Para la miopía que tu tienes es que casi ni merece la pena (me acuerdo que llevabas gafas en clase, jejejeje). Un beso A. :)

*Caufield, no voy a ser yo quien te de consejo, yo es que soy muy lanzado para estas cosas. Pero levantarse viendo y sin tener que tener las gafas encima por fuerza, es una gloria. Un saludo.

*Sí, Pejota, es una sensación extraña después de tanto años de miope: ahora estoy en la fase en que lo leo todo (carteles, etiquetas, notas...) como cuando aprendía a leer. Estoy encantado. Un abrazo.

atikus dijo...

Yo soy terriblemente puntual, sin embargo cuando me operaron de un tumorcillo que tenía en el coco llegue tarde, cosas de la vida jaja!! (estoy perfectamente eh!)
el caso es que seguro qie te recuperaras rapidisimo, hoy en día las operaciones estan controladisimas, y lo que esta claro es que para estos casos al menos las drogas son buenas para los dolores, por mucho que digan los pro medicina natural o los que estan a favor del dolor como medio de santificación ...nada de nada, si algo se puede evitar, drogas, jeje..(controladas por médicos claro)

En fin que en unos días vas a atravear los cuerpos más serranos, aunque espero que no tanto como en la viñeta de arriba ;)

Saludos

Capri c'est fini dijo...

Atikus, estoy de acuerdo, drogas para el dolor, porque voy a tener que aguantar un dolor si hay un fármaco que me lo evite. Ya estoy bastante bien, esta semana me quitan unas lentillas protectoras y quedaré niquelado. Un saludo.

PD: Nunca pensé en tener rayos láser en los ojos, pero podría estar bien.

Caronte dijo...

Qué buena la tira cómica! XD

me alegro de que todo haya salido bien, creo que no podría hacerlo por el repelús de "sentir" el láser en los ojos, aunque supongo que te pondría algún artefacto como en la naranja mecánica para que no pudieras cerrar los ojos,no?

1 abrazo.

Capri c'est fini dijo...

Caronte, exacto, te pone unos hierrajos de eso junto a mucho esparadrapo para que cierres los ojos, pero no te podría decir como eran porque yo los sentía pero no los veía. Además lo de "sentir" el láser es en sentido figurado, porque te anestesian el ojo, no lo hacen ahí a lo loco. Un saludo.

Eduardo dijo...

NUNCA MÀS VERÁS LAS COSAS DE LA MISMA FORMA!!!!
Además te advierto, como médico, que cuando un colega te dice "esto va mejorando con los días", lo que hace es ganar tiempo para hacer las maletas...

cure of love dijo...

Tu mirada siempre es fresca y muy original, no me puedo imaginar la de cosas que nos vas a contar ahora...

Beso!

Capri c'est fini dijo...

*Eduardo: por supuesto que nunca veré las cosas de la misma forma, las veré sin MIOPÍA. Jajajaja, espero que mi médico no esté ya en el Caribe!!!!

*Cure: menudo halago, muchas gracias, haré lo que se pueda para sorprenderme y sorprenderos a todos.

Madame X dijo...

Hay que ver cómo avanza la ciencia... Eso, tú no pierdas tu particular mirada "míope" tan especial y encantadora...

Capri c'est fini dijo...

*Madame, mis ojos se acostumbraron a la "miopía" y siguen viendo por ella, a pesar de láseres y colirios. Gracias por el comentario.