lunes, 30 de marzo de 2009

El mejor amigo del perro

Todos los hombres son dioses para su perro. Por eso hay gente que ama más a sus perros que a los hombres.


Se lo encontró en la calle un día de lluvia. Era demasiado grande para su piso pero no podía dejarlo allí y decidió llevárselo. Se aclimató perfectamente en pocos días. Lo sacaba a pasear muy a gusto y le hacía gran compañía, justo el remedio perfecto para los momentos que se sentía especialmente solo. Una noche, mirando como dormía echado a sus pies, pensó: Sólo le falta hablar. A la mañana siguiente, cuando se estaba preparando el desayuno para ir a trabajar, escuchó como le llamaban por la espalda. Se giró, asustado por la posibilidad de que alguien se hubiera colado en su casa. Pero sólo estaba el perro. Perdona, no sabía como decírtelo sin que te asustaras. No podía cree lo que había oído de labios del animal. ¿Hablas? Sí, desde hoy. Llamó por teléfono al trabajo para excusarse de su ausencia con una burda excusa, pero hoy necesitaba pasar el día conociendo a su perro. Fue un continuo fusilamiento a preguntas. Su curiosidad no lo dejaba tranquilo. ¿Qué sentía? ¿cómo había sido su vida hasta ahora? y sobre todo ¿cómo era la vida de un perro? El animal fue muy paciente y contestó a todas sus dudas. Pasaron todo el día juntos. Fue el mejor día de su vida.

Al poco comenzaron las complicaciones. En principio, pequeños detalles: la marca del pienso que comía no le gustaba demasiado, el collar le apretaba un poco... cosas fácilmente solucionables. Luego las exigencias del perro fueron mayores. Creía que por la nueva dignidad que le confería el habla, no debía hacer sus necesidades en un parque, ni aunque fuera canino. Lo de comer en el suelo tampoco le parecía bien. Fue concediendo después de escuchar los argumentos del perro, todos sus deseos. En realidad, era razonable lo que pedía. Pronto, el perro también opinaba sobre él: ¿eso te vas a poner para salir? Bueno, allá tú. Córtate el pelo, te sentará mejor. Descubrió que el animal tenía una dialéctica aplastante y con un par de razones siempre le tenía que hacer caso. Una tarde al llegar del trabajo el perro tenía mala cara viendo la televisión. Al preguntarle, le dijo que el piso le ahogaba, que necesitaba al menos una habitación para él, que no quería seguir durmiendo en una cesta en la cocina. En esa actitud, comenzaron a discutir. La discusión subió tanto de tono que el hombre prefirió encerrarse en su dormitorio tras un sonoro portazo. Tras la puerta, el perro dio un ultimátum: como no se resolviera esta situación, se iba de casa, habría muchos mejores amos que tratarían mejor a un perro como él. A los días de este hecho, no lo encontró cuando llegó a casa. No estaba ni su plato de la comida, ni su cepillo del pelo. Había una nota sobre la mesa de la cama:
Por si no lo sabías he aprendido a escribir en estos días en que me he sentido tan solo. Me voy. No me busques. Que te vaya bien. Adiós para siempre.

40 comentarios:

Lúcida dijo...

El lenguaje a veces no es el mejor medio para entenderse.
Al humanizarse se volvió tirano.

el centollo mecánico dijo...

La verdad es que mola que un perro sea un cabron con un humano jajaja un abrazo paisa

Justo dijo...

¡¡Qué bueno!!

Quizá la clave de nuestro entendimiento con los perros sea que sentimos que está en nuestra mano proporcionarles una felicidad redonda, casi completa.. pero si se ponen a hablar, tienes razón, ya nada de eso sería posible, qué va.

(Yo soy de más gatos, pero una vez alojé seis meses en mi casa a una perrita fox terrier, porque su dueño no podía, temporalmente, atenderla. Ha sido una de las temporadas más felices de mi vida: ni un solo día me costó trabajo sacarla a pasear, yo que creí que eso era un rollo: pero me gustaba tanto lo satisfecha que se daba sus paseos por el barrio.. Adoro a los perros y a los gatos).

Groucho dijo...

TAL VEZ LO MEJOR DE LOS PERROS ES ESO QUE PAREZCA QUE SOLO LES FALTE HABLAR... Y QUE SIGAN ASI.
SALUDOS.

M.Eugenia dijo...

No me gustan especialmente los animales, pero el relato me ha encantado.
Saludos

Arezbra dijo...

La Soledad nos acompaña tanto a veces que hacemos que un perro hable y que nos deje notas. El despecho nos hace sentirnos alguien...no hay nada peor que no provocar sentimientos, que no te echen de menos, que no tengas a quien añorar.
Un saludo

El futuro bloguero dijo...

O sea, que después de cuidarlo, recogerlo de la calle, pasearlo, y quererlo, el perro va y aprende primero a hablar, luego a levantar la tapa del vater, y hasta escribir, y cuando todo es perfecto, el perro abandona a su amo...

Solo puedo decir... Qué hijo de perra...

Merche Pallarés dijo...

Me he reido un montón. MUY BUENO. Moraleja: mejor que no hablen... Besotes, M.

Maribel dijo...

Hola Capri, me he reido mucho con la historia, me ha recordado mucho a esa frase que dice: ten cuidado de lo que deseas porque se puede cumplir .... pero lo que más me ha gustado es como pierde un amigo tan fiel como el perro, que nos aguanta todo siempre al poder hablar ... se convierte en lo que son muchas personas ... quisquilloso y exigente ... muy buena la fábula ... aprecia a tu perro si lo tienes ... te aguanta cosas que no aguantaría una persona ... ;-)

calamarin dijo...

Yo la verdad prefiero que mi "Coby",no hable, nos entendemos perfectamente con otro lenguaje incluso más profundo y desde luego, las palabras traen muchos problemas generalmente, el silencio es más interesante, creo que todos hablamos demasiado.

Anónimo dijo...

El domingo vi la peli "Una pareja de tres", porque supuse que era de esas pelis que "me pegan". Pero no, me equivocaba. No me gusto y mucho menos el perro. Qué peñazo de perro. Aunque supongo que para sus dueños era gracioso todo lo que hacia.

En fin, te ahorras tener que llevarme al cine a verla. Aunque sigo sin tener "Compradora compulsiva", jajajajajjajaja!!!

Besos

pon dijo...

Pobres, si pudieran hablar.......

brokemac dijo...

Las palabras, siempre las palabras entre la soledad y la búsqueda, y siempre al final valorando doblemente el silencio.
Al menos en este caso, el perro nos da una lección de cómo abandonar a su mejor amigo (no lo deja en una autovía, una gasolinera...)

Saludos!

NOMO dijo...

y yo que creo que si hablasen nos darian una leccion de hulmidad???
besines...

troyana dijo...

Bueno,esta vez no estoy totalmente de acuerdo con la cita,más que nada porque conozco de primera mano una excepción a ese apunte:mi perro,que es bastante independiente y desde luego,yo no soy ninguna diosa para él.
En cuanto al cuento,a veces la mejor manera de entenderse no es la palabra,está claro que el lenguaje crea cercanía pero también desavenencia.
1 abrazo

Sylvia dijo...

Si es que el poder corrompe y la confianza da asco...sabiduria popular, con toque canino.

Un saludo desde esta parte del mediterraneo.

pe-jota dijo...

Pues no se que decirte, mejor mantener a nuestros fieles amigos en su estado natural, tópico o no piden poco y dan mucho, lo se por experiencia, ya que la comunicación oral puede acabar siendo una discusión de sordos.

CRISTINA dijo...

¡Qué buen relato!
Me ha encantado.
¿Moraleja?...

Suel dijo...

Pues eso, que los perros cuanto menos se parezcan a anosotros mejor que mejor. Creo que por eso me dan cierto repelús esos pobres perros a los que les ponen zapatitos y bufandas y cosas de esas.

Madame X dijo...

Me ha encantado la fábula. Me he imaginado la situación sin esfuerzo, seguramente por que he convivido siempre con perros, mejor dicho, perras. Y como dijo Groucho, lo mejor de los perros es que parezca que hablan...

Ay, no me puedo resistir a un viejo chiste. "¿En qué se parece un hombre a un perro? A que, cuando les hablas, parece que te entienden." :-)

Capri c'est fini dijo...

Perdonad la tardanza en contestar pero vuelvo a estar fuera de casa y me ha sido difícil leeros.

*Lúcida, es que realmente no sabemos que piensa un perro, así que si pudiera hablar descubririamos como son realmente. Y estoy de acuerdo contigo que a veces el lenguaje no es el mejor medio para entenderse. Un beso.

*Centollo, jajaja, a mí también me mola, pobres perros con la de perradas que les hacemos. Un abrazo paisa-no... Besos.

*Justo, lo cierto es que ellos dependen de sus dueños, pero si tuvieran estas facultades "humanas" creo que las cosas cambiarían y mucho. (Yo soy más de perro, lo reconozco. Los gatos me parece graciosos pero prefiero a los perros) Me gustan las relaciones que, nosotros, humanos urbanitas, tenemos con esto animales. Un abrazo.

*Groucho, pues sí que es mejor que no hablen, porque si lo hicieran estoy seguro que iban a cambiar las cosas. Un abrazo.

*M. Eugenia, no es necesario que te gusten los animales, siempre que disfutes de esta pequeña ventanita. Un beso.

*Arezbra, no creo que los perros u otros animales de compañía sirvan sólo para evitarnos esa pesada soledad. Estoy de acuerdo contigo, lo peor es no inspirar ningún sentimiento, pasar indiferentes por la vida. Abrazos.

*Futuro, jajaja, hijo de perra, está claro y desagradecido. Pero es que era un perro muy especial y fue más allá de una sacudida de rabo trayendo las plantuflas a su dueño. Saludos.

*Merche, mejor, mucho mejor que no hablen, no vaya a ser que digan algo que no queramos escuchar. Besos.

*Maribel, estoy de acuerdo contigo, los pobre perrillos nos aguantas demasiadas cosas cuando son animales que piden tan poco a cambio. Pero finalmente creo que son los mejores amigos de los hombres precisamente porque no sabemos que opinan de nosotros. Seguro que algunos perros están hasta la coronilla de sus amos. Besotes.

*Humm Calamarin... confías en tu Coby? estás seguro de lo que opina él de ti? Jajaja bueno, no quiero sembrar cizaña. A veces el lenguaje no verbal puede ser increíblemente profundo y las palabras están de más. Estoy contigo en eso. Un abrazo.

(sigo...)

Capri c'est fini dijo...

*Anónima amiga, pues menos más que la has visto por tu cuenta, que a mí me da sarpullido. Y no seas así, no son películas que "te pegan"... simplemente algunas te gustan. Yo no te digo nada sobre eso. El libro de los gustos... pero a la compradora compulsiva me parece que te vas a tener que buscar a otro. Muchos besos.

*Pon, que miedo lo que podrían decir y echarnos en cara... Besos, guapa.

*Brokemac, bueno, ya que hablaba podía haber llegado a un acuerdo con su amo, porque tomó el camino fácil. El silencio y su valor tan poco reconocido en estos días que vivimos. Libertad de expresión reconocida y ¿por qué no libertad de silencio? Un abrazo.

*Nomo, pues quien sabe que dirían... sería como con los humanos, cada cual vería la situación del color del cristal por el que mira. Besos, guapa.

*Troyana, pues entonces es que tu perro es el que manda sobre ti... pues imagínate si hablara. Lo bueno de las palabras es que pueden declarar desavenencias irreconciliables, pero también cariño infinito. Esa es su grandeza. Un beso.

*Sylvia, que grande es la sabiduría canina, jejeje la popular a menudo se equivoca. Muchos besos.

*Pe-jota, que se hable, mucho o poco, no es sinónimo de entendimiento, eso está claro. Las palabras a veces enredan más que aclaran y creo que este era en fin de esta pequeña fabulilla. Un fuerte abrazo.

*Gracias Cristina, eres muy, muy amable. ¿Moraleja? pues no me atrevería a adelantarla, que cada cual saque sus propias conclusiones, que soy bien listos... Besos.

*Suel, a mí también, no lo puedo soportar, parecen payasos disfrazados por la locura de sus dueños. Los perros, como el resto de mascotas, son animales y siempre lo serán. Aunque creamos que se parecen a nosotros, esto nunca es real... Un saludo.

*Madame, la fabula está escrita desde el amor a los perros. Espero que haya quedado patente. Y como la mayoría de los que habéis escrito, mejor que no hablen... porque tendríamos un serio problema oyendo lo que opinan. ¿No crees? Muchos besos.

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

Jajaja me ha encantado.
La broma trágica de que después de que aprenden, nos dejan...
Irónico pero real.
Abrazos

Capri c'est fini dijo...

*Velvet, una broma tragica, sin duda, el valor de la educación como moneda de cambio. A lo mejor el perro únicamente quería encontrar a alguien que lo sacara de su vida tan perra.

Me alegro que te haya gustado.

Un abrazo.

JLO dijo...

excelente relato, muy muy bueno...

che, el perro era un histerico jaja... y me parece q no contas otras intimidades q pasaron je...

salu2 master...

panterablanca dijo...

Según el encantador de perros, no todos los amos son dioses para sus perros. Algunos de ellos son muy tiranos y se creen el líder de la manada. Me refiero a los perros. Y no hace falta que hablen para eso.
El que tengo ahora, lo encontré en la calle siendo un cachorro de cuatro meses, y mantengo una relación de amor-odio con él. Aunque reconozco que cada vez es más amor que odio, porque va sentando la cabeza y se porta cada vez mejor.
Besos selváticos.

dvd dijo...

Permíteme que vuelva a quitarme el sombrero ante tu magnífica fábula a lo Samaniego. Es que las adoro...

Sibyla dijo...

En ocasiones la diferencia de rangos, tolerada por el más débil, sustenta la desigualdad.

Cuando se equiparan al mismo nivel, comienzan los problemas...

Muy agudo y divertido! Como siempre, es una aventura visitarte, nunca decepcionas. Original y reflexivo.

Un beso Capri:)

Vivian dijo...

Muy buena esta entrada, es curioso las cosas que se le ocurren a esa cabecita tuya y la manera que tienes de contarlas, con esa naturalidad como si estuvieras contando lo más normal del mundo.
Me gustó la foto que elegiste, tiene un cierto toque melancólico, como si el perro estuviera recordando días felices desde un presente no tan feliz.

Un beso

troyana dijo...

Capri,que mi perro no manda sobre mí,eh ;)lo único que pasa es que es un cruce de chow-chow y uno de los rasgos que define esta raza(supongo habrá excepciones)es que son por lo general bastante independientes.Mi perro,desde luego,no es excepción.
De todos modos, prefiero que no hable,por si acaso...
1 abrazo

troyana dijo...

Ah!se me olvidaba,hoy he visto "Una pareja de tres" que va del tema "perruno" y sin ser una gran película,no he podido evitar que se me escapara alguna lagrimilla,es lo que tiene esto de los perros,que los acabas queriendo incondicionalmente.1beso!

Stanley Kowalski dijo...

Fabuloso relato, me encantó!

BESOS

Tesa dijo...

Es lo que pasa, que la soledad nos lleva a buscar nuevos caminos
...incluso a los perros.

Capri c'est fini dijo...

*Jlo, gracias, me alegro de que te haya gustado. Me apetecía darle una vuelta de tuerca a la relación perro-dueño y en general a la amistad que surje entre ellos. Un saludo.

*Pantera, estoy de acuerdo con Cesar "dientes blancos", el encantador. Algunos perros tienen una personalidad muy acusada y es difícil lidiar con ellos. Por eso hay que estar muy seguro primero antes de acoger a un perrito porque conlleva muchas responsabilidades. Y ya si habla y exige, pues imagínate. Quiere a tu perro, pero no lo consientas. (Y por supuesto, no le pongas ropitas). Besos.

*DVD, muchas gracias. Eres de los blogueros que más feliz me haces con comentarios así. En serio. Un fuerte abrazo (Seguiré intentando rebuscar fábulas).

*Sibyla, nunca me gustó la frase del perro es el mejor amigo del hombre, porque un perro está en una posición difícil para no ser amigo de su amo. No puede hablar, ni quejarse, ni siquiera valerse por sí mismo. Así que la relación de amistad no cuenta entre ellos. Por otro lado, tendemos a humanizar a los animales, porque creemos que como viven con humanos, comienzan a parecerse a ellos. Pero nada más lejos de la realidad. Un beso y gracias por tus palabras de apoyo.

*Vivian, jajaja, qué curioso que lo digas... muchas historias pululan por mi cabeza intentando salir y a veces algunas lo hacen. A mí también me gusta mucho esta fotos, gracias por mencionarlo. Me costó mucho dar con una foto de perro como la que quería para adornar este pequeño relato. Un beso por tu fidelidad y otro por tus palabras.

*Troyana, es cierto, hay algunas razas más independientes, pero finalmente todos los animales dependen de sus amos, incluso el tuyo. Y en cuanto a la peli... ay por Dios, cuidate de ver a la Aniston haciendo el mono con un perrillo, mujer... y encima con lagrimillas... pero bueno. Un beso.

*Gracias, Stanley, eres muy amable. Me alegro que te gustara.

*Tesa, caminos a veces insospechados y de los que nunca hubieramos sospechado que recorreríamos. Pero si esto te lleva a buen fin, pues bendita soledad. Un beso.

troyana dijo...

Capri,me apuesto lo que quieras a que si ves "una pareja de tres" lloras;)no digo más....

Capri c'est fini dijo...

*Troyana, me apuesto lo que sea... yo es que soy de poco llorar en el cine. Ya me tengo muy comprobado, con Aniston, con perros y con lo que sea...

Besos.

ane m. dijo...

-¡Me ha encantado!
La cosa se fastidia cuando ponemos actitudes húmanas a animales que funcionan mucho más noblemente que nosotros.

Capri c'est fini dijo...

*Ane, bienvenida a Capri... Desde luego, no debe tomarse a los animales como humanos ni viceversa. Así que la supuesta "nobleza" de los perros tampoco es cierta, simplemente es su modo de actuar. Los animales no tienen la capacidad de ser buenos o malos, simplemente actuan como queremos los humanos y entonces lo hacen bien o mal cuando hacen lo que no queremos.

Un beso.

Peggy dijo...

Te puedo demostrar que mi perrita "peggy " Tiene mas clase humana que muchos individuos ....

Capri c'est fini dijo...

*Peggy, seguramente tu perrita está muy bien educada y puede tomar el te en tazas de porcelona, pero sigue siendo una perra. No hagas con ellas locuras como la de vestirla...

Un beso.