miércoles, 4 de marzo de 2009

Groucho y yo

El problema de escribir un libro acerca de ti mismo es que no puedes andarte con bromas. Si escribes acerca de otra persona, puedes estirar la verdad de aquí a Finlandia. Si escribes acerca de ti, la más mínima desviación te hace dar cuenta de inmediato que bien puede haber honor entre los ladrones, pero que tú no eres otra cosa que un cochino mentiroso.


Apueste su vida, Groucho, hermano, de tendencia de ti mismo, sabio y guasón. Avaro por naturaleza, porque tú sabías lo que era que te faltara un centavo. Mujeriego de condición, a causa de una juventud llena de mujeres altivas y rechazos. Mente ágil, hija de la Ley Seca, hija de la Gran Depresión, de los arrabales de Manhattan. Te sacudes el polvo de las tournées por villorrios donde nunca ha pasado nadie. Gente con corazón de teatro en trenes desvencijados que recorren praderas interminables. Lugareños que cuestionan con malos ojos tus gestos más locos. Habanos baratos, bigote pintado, carcajadas sinceras, luces de candilejas y por fin grandes pantallas. Genio con ingenio ilimitado hasta las últimas consecuencias, libre personaje en un país encorsetado. Histrión de histriones de verso rápido, andares de ganso y lengua afilada. Te empeñaste en ser Julius y Groucho, pero en realidad sólo eras Groucho desde el nacimiento. Simplemente Groucho y también dos huevos duros.

A nadie le voy a descubrir a estas alturas la genialidad de Groucho Marx. Sencillamente es de esas personas que nunca, nunca, nunca debieran morir, aunque en esto la guadaña no hace distinciones. Acabo de terminar Groucho y yo (Groucho Marx, 1959), la autobiografía menos autobiográfica que jamás he leído. Quien quiera conocer una veraz tesis sobre él, éste no es su libro. Pero ¿qué importancia tienen los vulgares datos biográficos cuando se lee un discurso de gran Groucho? Pues ninguna. Sus anécdotas, inventadas o no, son divertidísimas. Dice en el libro que nunca en su juventud hubiera pensado que se iba a dedicar al espectáculo y es sólo gracias a un hogar demasiado humilde que buscó la manera de sacar algunos dólares en algo que no le supusiera esfuerzo alguno. Y pasó por los teatros de variedades de mala muerte, luego Broadway, el cine y finalmente la televisión, dejando en todos ellos su humor cínico y contestatario. También se atrevió con las letras, aunque renegara de su capacidad para ello. Hay personas que dejan su huella personal en todo lo que hacen y perdurarán en la posteridad, Groucho Marx es una de ellas. Estoy seguro.


Vídeo: Escena de Una noche en la ópera (Sam Wood, 1935).

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Sopa de gansos, Una noche en la Ópera, Un día en las carreras... Tengo todas sus pelis, me encantan. Sobre todo Harpo. Eso de no hablar en ninguna película tenía que haber costado mucho más que aprenderse los diálogos (con lo que yo hablo).

Bigotes, puros, sombreros estraños, pelos de payaso (aunque me dan miedo los payasos), bailes, risas, y escenas que no se olvidan jamás. En definitiva, geniales.

¿Tendrían ellos una sobrina como la mía? jajajajaja. Muchos besos

desconvencida dijo...

Recuerdo cómo si fuera ayer, porque al final no ha pasado tanto tiempo (quizás sí), las carcajadas que no pude reprimir leyendo precisamente este libro en la Biblioteca de Letras de la UN... recuerdo que me lo llevé para amenizar las tardes de estudio y al final me resultaba imposible dejarlo, y qué buenos ratos me hizo pasar...

Gracias por recordármelo, Capri...

JLO dijo...

Todos tenemos 1 frase preferida de Groucho, la mia es:

no olvido ningun rostro, pero contigo hare una excepcion...

un genio, trabajo con Buster Keaton!! y es el idolo de Woody Allen... algo mas?

salu2

(la verificacion de la palabra me puso: meate... no es loco?)

Maripaz Brugos dijo...

Realmente genial !!!

He descubierto tu blog, y me parece buenisimo ...

Un saludo

Merche Pallarés dijo...

El gran GROUCHO, tienes razón, no debería haber muerto nunca. Menos mal que aún sigue vivo en sus pelis. Besotes, M.

El futuro bloguero dijo...

Todo un personaje, todo un ídolo, un gran maestro.

Siempre me gustarán los hermanos marx, siempre me río con su humor del absurdo y el esperpento, y su comedia blanca, limpia y tronchante.

Sí, soy marxista totalmente.

Groucho dijo...

HOLA CAPRI, ME HA ENCANTADO TU POST, YO ES UN LIBRO QUE LO TENGO EN LA MESITA DE NOCHE. HACE UN TIEMPO ESCRIBI ALGO SOBRE EL, YA TE LO PASARE.
SALUDOS Y GRACIAS.
http://grouchomaniaco.blogspot.com/2008/11/y-tambien-dos-huevos-duros.html

Groucho dijo...

CAPRI SI NO LO HAS LEIDO LEETE "MEMORIAS DE UN AMANTE SARNOSO"
http://grouchomaniaco.blogspot.com/2009/01/memorias-de-un-amante-sarnoso-de.html
EN ESTE ENLACE LO PUEDES LEER O DESCARGARTELO.
YA ME DIRAS.

Capri c'est fini dijo...

*Anónimo, pues Harpo también escribió un libro sobre su vida, creo que se llama: ¡Harpo habla! Harpo y su bocina era el perfecto contrapunto para la lengua viva de Groucho. A mí también me encantan los Marx, me recuerdan a mi infancia. Y en cuanto a tu sobrina, deja que pase unos meses y ya verás como va nutriéndose del humor familiar... Un beso.

*Desconvencida, ay picaruela, leyendo a Groucho en un lugar tan serio como la biblioteca de Letras, jajajaja... yo también leí algunos libros allí, pero yo pensé que tú estudiabas cuando pasabas tan seria por los pasillos... qué buena comedianta!!! Muchos besos.

*JLO, sí, todos tenemos una frase favorita, pero es curioso que una de las más conocidas de Groucho, esa del epitafio (Perdone señora que no me levante) es falsa, aunque bien podía haberlo dicho él, porque resume perfectamente el tipo de humor que hacía. A mí me gusta casi todas, ésta por ejemplo es genial: ¿A quien va usted a creer?, ¿a mi, o a sus propios ojos? (muy fuerte lo escatológico de la palabra de verificación).
Un saludo.

*Maripaz, bienvenida a Capri, me alegro de que te haya gustado esta isla inhóspita. Tienes todas las bendiciones para que entres, busques y rebusques todos lo que quieras. Un saludo.

*Merche, ese es el único consuelo que nos queda, sus películas, sus libros, sus entrevistas grabadas... un legado que perdurará eternamente, menos mal. Besos.

*Yo también soy marxista, futuro bloguero, pero además de los convencidos. Creo que hicieron un tipo de comedia, que difícilmente se podría trasladar al mundo del cine de hoy. Además por su propio talento... Groucho, a pesar de desdoblamiento de su libro, fue Groucho hasta que murió, hubiese o no películas de por medio. Un abrazo.

*Bueno, si había alguien a quien le tenía que avisar de esta entrada era claramente a ti, el grouchomaníaco más reconocido de todos lo que visitan Capri. Estoy contigo que Groucho y yo es un libro para tenerlo en la mesilla de noche y echarle un vistazo al irse a dormir. No he leído Memorias de un amante sarnoso. Gracias por el enlace. Y como regalo, te doy otro enlace de una entrevista del gran Groucho en que cita justo ese libro:

http://www.youtube.com/watch?v=sDBIMOkOBIk

Un saludo.

Lula Fortune dijo...

Tienes toda la razón, era un genio y su humor anárquico me encanta por lo inexplicable. Siempre he tenido tendencia al humor absurdo y creo que en eso, ellos eran los maestros. Así que : "yo también soy marxista"
Besos y bocinas.

CHOPINGO dijo...

Reza en la lapida:" disculpe no me levante,es por causas ajenas a mi voluntad ".

el centollo mecánico dijo...

Este tio era genial, lo que yo no se es si es un personaje creado por el o este tio era asi en la vida real....siempre tuve esa duda...un saludo paisano

atikus dijo...

Aqui un marxista radicalmente perdido te manda un saludo.
Lei una biografía suya en navidades, bueno biografia que hablaba de él y sus hermanos muy interesante, aunque Groucho y yo es mas divertida.

Tengo recomprada memorias de un amante sarnoso, porque perdi la antigua...espero leerla pronto!!

saludos

senses or nonsenses dijo...

soy grouchomarxista convencido.
jugaba con el lenguaje de un mudo genial, aunque paradójicamente, ya lo he dicho en algún sitio, prefiero las versiones dobladas de las pelis de los hnos.marx, qué decepción cuando pude ver las v.o. soy así de rarito... del Bet your life hay montones de vídeos en el youtube.

Capri c'est fini dijo...

*Lula, a mí también me gusta el humor absurdo y si no son los mejores al menos los Marx son los pioneros. Además aún se escuchan sus carcajadas después de 70 años... qué mérito!!! Besos y bocinas para ti y también dos huevos duros.

*Chopingo, bienvenido a Capri. Lo de la lápida de Marx es falso, debió decirlo en alguna ocasión y es tan ingenioso que ha llegado hasta nuestros días, pero yo he visto la verdadera lápida y no pone nada de eso. Sólo el nombre y las fechas. Un saludo.

*Centollo, bueno, por supuesto que Groucho es un personaje creado pero es tan real porque Julius Marx era un poco como Groucho y todo ese ingenio le salía de natural. Hay muchas entrevistas a Groucho en Youtube y nunca se pudo despegar del personaje, porque ya era él mismo. Un abrazo.

*Atikus, te devuelve el saludo otro compañero del partido marxista. Lo que decía en el post, Groucho y yo está genial, pero autobiográfico me parece que tiene muy poco. Eso sí, es un documento estupendo para ver la realidad de los interiores del mundo del espectáculo, durante un lapso de tiempo determinado en Estados Unidos. Entre todos me estáis picando con las Memorias de un amante sarnoso, así que finalmente me la tendré que leer. Un saludo, camarada.

*Senses, no eres rarito, porque es que son unos doblajes muy buenos y estamos habituados a ese curiosa voz de Groucho y compañía. A mí me pasa con muchas pelis clásicas y ese característico doblaje, que luego veo la V.O. y me suena rarísimo. Aprovechando este post, estuve viendo muchos de los videos de Bet your life y entrevistas a Groucho en Youtube... estupendo, para que luego digan que en internet sólo se busca porno. Un abrazo.

M.Eugenia dijo...

Sin duda todo un personaje, por su estilo propio, por su humor, por su ironía y por dejarnos todo un legado de inteligencia.
Saludos

Sibyla dijo...

Has traído a uno de mis personajes favoritos.
Lo admiro, lo adoro, y le echo de menos, pues como tú bien dices, ese tipo de personalidades no deberían de desaparecer nunca.

Gracias por este pequeño atisbo de recuerdo!

Un abrazo querido Capri:)

Stanley Kowalski dijo...

Yo creo que esos genios no mueren nunca, pues quedan grabados a fuego en la memoria de todos nosotros. Es maravillosa esta mezcla de autobiografía y anécdotas que escribiste, con tu sello inconfundible que hace que uno se enamore aún mas de semejante personalidad. Como siempre, un placer leerte.

BESOS

PD:Si podés y tenés ganas, te invito a mi blog, pero eludí los premios (por favor, no lo tomes como una pedantería o porque no me importen) y vas a llegar a mi nueva historia que se llama UNA DAMA, me encantaría saber tu opinión, desde ya muchas gracias)

Strawberry Roan dijo...

Pues a mí no me gusta, nunca lo he soportado, ¿soy raro?

Capri c'est fini dijo...

*M. Eugenia, tú lo has dicho, un legado de inteligencia hecho de humor e ironía... perfecta descripción de Groucho Marx. Un saludo.

*Sibyla, bueno, pues me alegro de haber acertado y de recordártelo. Siempre es bueno tener un momento Groucho cada poco tiempo, así uno no se toma el mundo tan en serio. Menos mal que nos quedan sus películas y sus libros. Un abrazo.

*Stanley, eres muy amable, un personaje como Groucho merece la pena darle un pequeño homenaje, no crees? Enseguida paso a tu blog y leo tu relato, a ver que me parece. Saludos.

*Strawberry Roan, jajaja, no eres raro, simplemente no te gusta. En cuestión de gustos es mejor no meterse porque como los culos cada uno tiene el suyo. Además pones la nota discordante en estos comentarios, algo que me gusta especialmente. Un abrazo.

pe-jota dijo...

Un placer leer esta entrada de reconocimiento y recomendación de una de las mentes más acidamente divertidas e hilarantes que ha dado el pasado siglo.

Vivian dijo...

Me pasa con las películas de los Marx algo curioso, si estoy de buenas me encantan y me parto de la risa, pero si no tengo el día tanta verborrea me da dolor de cabeza. Son películas que varían en mi apreciación según mi estado de ánimo.
Me gustó especialmente la introducción de la entrada, muy Marx, muy Groucho…

Un beso

Capri c'est fini dijo...

*Pe-jota, pues son personajes que precisan de un homenaje de vez en cuando. Me gusta la palabra "hilarante" y describe muy bien al bueno de Groucho. Un saludo.

*Vivian, estoy contigo de acuerdo en que la apreciación de algunas películas varía según el sentido del ánimo... Yo si sé que es una película muy triste, procuro verla sin estar especialmente trist, porque si no me hundo en la miseria. Un beso.

Suel dijo...

De pequeña me ponían nervisosísima sus películas. recuerdo que me enfadaba cuando las ponían los sábados a las 4.00, despues de Dragones y Mazmorras.
Ahora me encanta verlas y me río de lo más agusto. El libro, lo tengo en la lista de pendientes desde hace tiempo, pero acabará entre mis manos, eso seguro.

Capri c'est fini dijo...

*Suel, debes tener más o menos mi misma edad, porque me acuerdo perfectamente de Dragones y Mazmorras los sábados y después la peli de los Marx... Además a mí los Marx me traen precisamente ese recuerdo de la infancia. Y el libro, te lo recomiendo, se lee con mucha facilidad y se disfruta mucho. Un beso.

Madame X dijo...

Pues debo confesar que no aprecié el humor de los hermanos Marx hasta hace pocos años. De jovencita me parecían de un humor excesivamente masculino e infantil y los tenía cierta manía. No podía entender por qué los chicos precisamente más inteligentes los ponderaban tanto. Siguen pareciéndome de un humor muy masculino, pero he aprendido a divertirme con el absurdo de Groucho. Incluso algunas frases me parecen geniales.

"Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien."

Un besito.

Capri c'est fini dijo...

*Madame, es curioso eso de los humores para hombre y para mujeres... creo que el humor de Groucho tiene un puntillo machista, pero es cosa de la época, no creo que lo fuera. Hay una anécdota buenísima que le dio verdaderos quebraderos de cabeza en la televisión del momento. En su programa Apueste su vida, un día fue una señora con muchísimos hijos (no recuerdo bien el número), Groucho le preguntó que por qué había tenido tantos hijos y ella respondió que porque quería mucho a su marido. Y Groucho le dijo, señora, yo también quiero mucho a mi puro pero de vez en cuando también me lo quito de la boca. Me parece buenísimo.

Un beso.

Kinezoe dijo...

Sencillamente un genio. Por cierto, como algún bloguero comentaba aprovecho también el inciso para recomendar ese gran libro que es Memorias de un amante sarnoso. Francamente bueno.

Saludos, Capri! ;)

Capri c'est fini dijo...

*Kizenoe, bienvenido a Capri. Groucho fue un genio de los que no nacen dos. Gracias por la recomendación, después de Groucho y yo, tengo al amante sarnoso en mi punto de mira.

Un saludo.